''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Respondiendo a un artículo de "El Manifiesto"

La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad

Jesús Laínz

20 de mayo de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ

No es ningún disparate lo que ha dicho el arzobispo de Granada. Evidentemente una frase aislada, sobre todo si se saca de contexto, no puede explicar mucho y puede ser tergiversada fácilmente. [La frase, dentro de su contexto, dice así: “Lo que se silencia es el dato –perfectamente constatado– de que el uso masivo de los preservativos no ha detenido el sida en África, sino que lo ha propagado”. N.d.R.] Pero reflexionemos un momento: no es el condón, sino la promiscuidad sexual –de la cual el condón es herramienta esencial– la que extiende el sida.

En las últimas décadas se han disparado las enfermedades de transmisión sexual, incluido el temible sida. Ello ha coincidido con la revolución social, cultural, musical y sexual que transformó la sociedad occidental en torno a la famosa década prodigiosa. Adulterio, promiscuidad y prostitución han existido siempre. Pero nunca hasta ese momento, con la irrupción del amor libre, el make love, not war, etc., el número de parejas sexuales había sido tan elevado. Es una evidencia la gran cantidad de contactos sexuales esporádicos, con personas recién conocidas, que tiene hoy la juventud. Todos conocemos decenas de chistes sobre las sorpresas de la noche de bodas, chistes que en el siglo XXI han dejado de tener sentido. Pues bien: este cambio social ha provocado que se hayan disparado los casos de enfermedades de transmisión sexual.
Pero la culpa la tiene la Iglesia, clama todo el mundo, como si fuera ella la que hubiese promovido dichos cambios en la sociedad. Además, tiene prohibido el uso del preservativo: otra prueba de su culpabilidad. Pero ¿usted de verdad se cree, sincero lector, que alguna persona de las que han contraído el sida habría querido ponerse condón, pero no lo hizo porque se lo prohibieron los obispos y el Papa?
Luego está la píldora del día después, que ha provocado, lógicamente, un nuevo aumento de casos al percibir sus usuarios que el condón ya no hace falta para evitar el embarazo. ¿Culpa de quienes la promovieron y aprobaron? No, de la Iglesia.
También está el aborto rampante, crudelísimo síntoma de la depravación incurable de una sociedad que desprecia la vida del ser humano. Culpa también de la Iglesia. Es evidente: la misma persona que no tiene inconveniente en abortar hubiese querido evitar el embarazo con un preservativo, pero dada su fidelidad a la doctrina de la Iglesia, no lo utilizó. ¿A que todo es muy lógico?
Después está la natalidad descontrolada en otros continentes, que tanta miseria causa. Culpa también de la Iglesia, por no permitir el preservativo. Aunque allí el catolicismo sea prácticamente inexistente (en Asia, el 2%). Además, el hambre en Calcuta es culpa de la Madre Teresa, que no dejaba a los indios morirse tranquilos.
Por no hablar del sida, que en África ha cobrado proporciones tremendas. Culpa también de la Iglesia Católica, aunque los católicos en África sean sólo el 14%, aunque el concepto “fidelidad matrimonial” no exista por no existir ni el matrimonio ni la familia como los entendemos en Occidente, y aunque la gran mayoría de los africanos no sepan ni qué es la Iglesia, ni quién fue Cristo, ni quién es el Papa, ni dónde está Roma, ni qué es un condón.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de mayo de 2009

libertad, libertad

solo queria hacer notar lo absurdo del titulo de este articulo:
1 no es respuesta a un articulo del manifiesto sino de un asunto que no esta dejando en evidencia ante la Santa Sede y ante el mundo.
2 ´´libertad, lacra de la modernidad´´ ¿realmente este era el encabezado del sr Lainz?,.. es que hoy a todo lo llaman libertad, amor, etc.
Una cosa mas, para Ana (Bcn): ´´espero que te lo pases chupi´´

# Publicado por: gandija (playa gandia)
jueves, 21 de mayo de 2009

¡Viva la jodienda, hombre!

¿Cuándo será la segunda venida, con los siete jienetes, los muertos levantándose de sus tumbas y demás? ¡Dios mío, si los muertos vivientes ya caminan sobre la tierra! ¡A follar en el nombre del padre, del hijo y del espíritu en ese caso, hombres de dios, que para eso se tiene polla y coño!

# Publicado por: roveony (Tierra Santa)
jueves, 21 de mayo de 2009

¿Existe el promiscuo/a FELIZ?

Me gustaría que alguien me de el nombre de un promiscuo/a, ya nos entendemos, que sea FELIZ. No que se ría mucho, sino que su vida sea plena y FELIZ.

# Publicado por: Isabel (Bilbao)
jueves, 21 de mayo de 2009

Estamos todos locos

Cinco mil años de historia, dos mil del nacimiento de un Hombre llamado Jesus,y el SIDA, una enfermedad del siglo XX es culpa de la iglesia......un dicho que dicen en mi tierra: cuando las cabezas se van ya no vuelven....puestos a decir chorradas J.L.Zapatero es el mejor presidente que hemos tenido nunca en la historia de España, hay queda eso.

# Publicado por: Carlos (Cartagena)
miércoles, 20 de mayo de 2009

Al hilo de esto... (y 2)

Porque, ¿qué mejor manera de transmitir valores que a los propios hijos? Pues no, esta gente prefiere que sea el ESTADO el que inculque valores a los escasísimos hijos que sus fantásticos ´´valores´´ les permiten... Sí ´´queridos´´ demócratas-progresistas-modernistas, ESTAIS EN EXTINCIÓN. ¿No creeréis que los diferentes colectivos inmigrantes que os están SUSTITUYENDO piensan como vosotros o que son tan endofóbicos? Y no sólo los inmigrantes, no: Dentro de los españoles, los que más y mejor se reproducen, aparte de los gitanos, son los dos extremos: las clases muy altas -sobre todo católicas- y las clases bajas, muy bajas y/o agitanadas, tipo bacalatuneros y poligoneros. Enhorabuena por dar lecciones de VIDA al mismo tiempo que OS SUICIDAIS.

# Publicado por: Ernest (Madrid)
miércoles, 20 de mayo de 2009

Al hilo de esto... (1)

No por casualidad los izquierdistas, los progresistas, los anticatólicos y antirreligiosos en general, los modernistas, los multiculturetas, los deslocalizadores de personas que están en contra de las deslocalizaciones de empresas, etc. etc. No por casualidad, digo, los que forman parte de esos colectivos -que dicen tener una mentalidad sana y avanzada-, son los que, en general, menos hijos tienen. Obviamente con una tasa de natalidad tan baja, tienden a su auto extinción y serán sustituidos por otros colectivos que no piensan como ellos. Es paradójico, por no decir PATÉTICO, que los que más se llenan la boca con conceptos tales como FUTURO, MODERNIDAD, etc. sean los que menos creen en ese futuro y los que menos intención muestran de querer transmitir su ´´sana´´ forma de pensar...

# Publicado por: Ernest (Madrid)
miércoles, 20 de mayo de 2009

Tened, al menos, la valentía de decirlo

Bien, el condón fomenta la promiscuidad... y al mismo tiempo elimina los riesgos de la promiscuidad (enfermedades venéreas y embarazos no deseados). ¿Me puede decir alguien de una santa vez dónde está el problema? Pues como nadie se atreve a decirlo, lo diré yo: todo el problema (para vosotros) está en que el placer sexual, múltiple, intenso, desenfrenado, es nocivo, malo, pecaminoso. Una ofensa contra Dios (¡¿y qué le importará a Ése, ya me diréis?!). En todo caso, gracias, Juann, de verdad, por desearme que me lo pase de lo mejor de día y de noche. También yo te deseó que disfrutes mucho de tu abstinencia. Es algo que no entiendo, que me supera, pero en todo caso seguro que lo respeto muchísimo más de lo que vosotros debéis respetar mis ´´extravíos´´ y ´´deslices´´.

# Publicado por: Anna (Barcelona)
miércoles, 20 de mayo de 2009

Anna, creo que no ha entendido usted nada

Yo no veo mojigatería por ningún lado. El Sr. Laínz se limita a decir que esos chistes ya no tienen sentido porque la realidad ha dejado atrás la época de inocencia que daba lugar a situaciones chistosas. Yo no confundiría la inocencia con la mojigatería. En cualquier caso, no era ése el tema del artículo.

El Sr. Laínz denuncia simplemente la hipocresía de quienes culpan a la Iglesia de la propagación del sida. Es muy fácil de entender: el condón fomenta la promiscuidad. Y una vez dado ese paso, el día que falta el condón, ¿nos contendremos?

Al final, la única defensa efectiva contra el sida es la templanza. Eso es de pura lógica, aunque pueda fastidiarnos.

En cualquier caso, diviértase de noche y de día.

Juann

# Publicado por: Juann (Pernambuco de Arriba)
miércoles, 20 de mayo de 2009

¡Ay, qué pena, las mujeres ya no les llegamos vírgenes!

Y como no llegamos vírgenes a la ´´noche de bodas´´ (¿y quién le ha dicho que sólo se puede follar por la noche, oiga?), los mariditos ya no pueden hacer los chistes que antes hacían y que al Sr. Laínz se ve que le hacían tantísima gracia. Y los hombres, ¿tenían que llegar acaso vírgenes? Ah, no, para ellos era distinto, claro. br Y después aún se van a extrañar de que nadie les haga caso a los carcas... Desengáñese, la suya es una causa perdida. Lo que me revienta es que por culpa de toda esa mojigatería sexual estén echando a perder tantas otras cosas por las que es indispensable luchar. ¡Ay, tanto como me han gustado sus libros sobre España, Sr. Laínz! Y ahora sale por aquí. Qué triste.

# Publicado por: Anna (Barcelona)
miércoles, 20 de mayo de 2009

SEXO disciplina Olímpica

¡Qué agradable es leer una prosa como la del señor Laínz! ... y encima con contenido.

# Publicado por: Luis Miguel (Madrid)
miércoles, 20 de mayo de 2009

Brillante

Rematada argumentación.Bravo,sr.Laínz.Nada que añadir

# Publicado por: Arturo Díaz (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |