La patraña de las Tres Culturas


Es mentira. El cuento de que aquí moros, cristianos y judíos convivíamos en fraternal armonía es una falacia.
Ana Pavón    


Es mentira. El cuento de que aquí moros, cristianos y judíos convivíamos en fraternal armonía es una falacia. Ni había igualdad, ni tolerancia, ni mestizaje, ni la sociedad musulmana era un paraíso de sabiduría y bienestar.

Desde el mismo momento en que el islam entró a zurriagazos en la Península, estuvimos en guerra con él (y entre nosotros, pero es que nosotros somos así). Y sí, había cristianos en zona musulmana y viceversa. Ciudadanos de segunda. Pagaban impuestos adicionales, vivían en barrios separados e incluso leyes especiales impedían la mezcla, la convivencia, y hasta que los musulmanes vistieran como los cristianos, los cristianos como los musulmanes o los judíos como cualquiera de los anteriores.

El mismo Alfonso X, que según los culturetas modernos es paradigma de la armonía entre las tres culturas, legislaba contra los matrimonios de cristianos con musulmanes o judíos. Los moros nos consideraban literalmente animales (algunos, lo siguen pensando) y los judíos hablaban de la actual España como “la tierra maldita”. Averroes, el filósofo musulmán que siempre ponen de ejemplo los defensores del cuento de las tres culturas, fue desterrado por su propia gente por considerar que se había alejado de la fe mahometana.

La inmensa mayoría de los avances que hoy nos venden como pertenecientes a la presencia musulmana son en realidad de otras culturas o simples mejoras de avances ya existentes. Hoy tratan de vendernos que la sociedad musulmana era un ejemplo de prosperidad e innovación, pero bajo su dominio nuestros antepasados eran esclavizados. No en vano, la mayoría de los países musulmanes no han abolido la esclavitud hasta hace cuatro días, como aquel que dice. Y en muchos de ellos sigue existiendo de forma más o menos encubierta.

Los últimos estudios genéticos de diversas universidades europeas han confirmado que nuestros antepasados no recibieron apenas aporte genético que no fuera el sustrato ibero original. El dominio musulmán era militar, político y religioso, pero no demográfico. Esa invasión, la demográfica, la sufrimos ahora, no en la Edad Media.

Las expulsiones de unos y de otros se produjeron por el bien de la estabilidad social y de la seguridad de nuestro pueblo. La difícil convivencia con la judería daría para otro artículo (o para una enciclopedia) y en cuanto a los moriscos, lejos de integrarse en la España de aquellos tiempos, provocaban disturbios y ayudaban a los piratas turcos ¿Les suena de algo esa situación?

Hace 450 años los piratas turcos, con la complicidad de los moriscos, atacaban nuestras costas y mataban a todo el que no podían llevarse como esclavo. Hoy, los terroristas atacan con la complicidad de moderados e instituciones (sí, lo de las instituciones no pasaba con los Austrias) La única diferencia positiva es que no se llevan a nadie como esclavo. De momento…

No tenemos ninguna deuda histórica con ellos. No tenemos nada de lo que arrepentirnos y, por supuesto, no tenemos por qué pedir perdón… Excepto por el humillante y ridículo comportamiento de nuestros gobernantes en el siglo XXI.

© Despiertainfo.com

Artículos relacionados: “El mito de la España de las Tres Culturas”, por Jesús Saínz.

                                           “La época de Al-Alandalus fue terrorífica”, entrevista con Serafín Fanjul.