''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 23 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
En torno al nuevo atentado de Londres

Yihadismo en Europa: que digan la verdad


¿No estáis hartos ya de oír siempre la misma canción? "El terror no vencerá a la democracia". "La barbarie no acabará con nuestras libertades". "El problema no es el islam, sino los terroristas". Y ante todo: "Hay que evitar la islamofobia". ¡Basta ya!
José Javier Esparza

6 de junio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


¿No estáis hartos ya de oír siempre la misma canción? “El terror no vencerá a la democracia”. “La barbarie no acabará con nuestras libertades”. “El problema no es el islam, sino los terroristas”. Y ante todo: “Hay que evitar la islamofobia”. Basta ya. Digamos la verdad.

Es un hecho que las medidas de alerta desplegadas por los gobiernos europeos están fracasando. Es un hecho también que para este nuevo tipo de terrorismo no valen los métodos convencionales de salvaguarda del orden público. No estamos ante un grupo terrorista organizado que actúe con una estrategia homogénea. Tampoco ante una acumulación azarosa de “casos aislados”. Estamos ante un proceso de violencia extrema de carácter simultáneamente religioso y político, arraigado en una comunidad concreta, pero implantada en países muy diversos, de manera que cualquiera puede matar en cualquier parte. Y lo más importante: no estamos ante un problema contemporáneo, sino ante la trasposición a suelo occidental de un fenómeno que acompaña al islam desde sus mismos orígenes.


La raíz del yihadismo

Quieren presentarnos el yihadismo como un problema marginal, cosa de algunos “chicos malos”, incluso como una suerte de demencia que aqueja a gente con problemas de adaptación social. Que dejen de mentir. Cualquier persona medianamente informada sabe que el yihadismo es un problema específicamente musulmán desde hace catorce siglos. ¿Significa eso que todos los musulmanes son yihadistas? No, por supuesto. Lo que significa es que el islam tiene en sí mismo, desde su origen, una serie de problemas estructurales que se alimentan entre sí y le conducen a esta situación. Y eso no se resuelve invitando a las comunidades musulmanas en Europa a cantar “Imagine”.

¿Cuáles son esos problemas estructurales? Primero, la confusión de los planos político y religioso, que hace muy difícil a las comunidades islámicas vivir bajo órdenes políticos no musulmanes. Segundo, la inexistencia de una autoridad jerárquica unánimemente reconocida que actualice la doctrina, lo cual empuja al creyente a una interpretación literal de los textos sagrados y, por otra parte, faculta a cualquiera para convertirse en portavoz de la verdad. Tercero, la justificación de la violencia como medio para imponer la fe, imperativo que, combinado con los dos anteriores, resulta simplemente letal también para la propia comunidad musulmana. En la práctica, esta naturaleza conflictiva se ha manifestado como una triple guerra: una, la eterna guerra interior ente musulmanes suníes y chiíes; otra, la guerra que los integristas, los salafistas, declaran a los gobiernos no suficientemente islamizantes; por último, la guerra que el yihadista declara a los no musulmanes. Todo cuanto hoy ocurre cabe en ese esquema. Hoy, como ayer.

Estos problemas estructurales del islam –hay que repetirlo no son nuevos: datan de su mismo origen en el siglo VII. El yihadismo no nos golpea ahora porque los países europeos hayan andado metidos en las recientes guerras de oriente medio. Eso sólo son pretextos, tan válidos como cualesquiera otros. El argumento de la “culpabilidad occidental”, tan habitual en bocas de izquierdas, naufraga en cuanto se mira a Nigeria, Filipinas o Bangladés, escenarios igualmente de terror islamista. No: si el yihadismo golpea hoy aquí, en nuestro suelo, es fundamentalmente porque hemos “importado” a millones de personas de una civilización ajena, y con ella han traído sus tradicionales desgarros.


El yihadismo y Europa

El prejuicio ideológico no puede anteponerse a la realidad de los hechos. El poder desea hacernos creer que las comunidades musulmanas pueden vivir libremente integradas en el orden social y cultural europeo, y de hecho así ha parecido ser durante años, pero es una evidencia que hoy las cosas han cambiado trágicamente. Primero: el porcentaje de población musulmana ha crecido exponencialmente. Segundo: esa población, en buena parte, ha creado sus propias comunidades quebrando los viejos modelos de integración. Tercero: en su seno se ha expandido una radicalización identitaria que ha desembocado en la simpatía hacia el yihadismo. Cuarto: en el último año, además, nos hemos encontrado con una afluencia masiva de inmigrantes falazmente importada bajo la etiqueta de “refugiados”. La ola de violencia que estamos viviendo en este último periodo define por sí sola la entidad del problema. El poder desea hacernos creer que el terrorismo es sólo el producto de un grupo particularmente malvado –el Estado Islámico-, pero es cada vez más una evidencia que el terror yihadista aparece sin vínculos orgánicos con estructura alguna. El poder desea hacernos creer que el islam puede ser una “religión de paz”, pero es una evidencia que los musulmanes europeos, y en especial las generaciones más jóvenes, están ampliamente penetrados por discursos que enseñan exactamente lo contrario. ¿Es difícil aceptarlo? Seguramente. Pero, hoy, eso es lo que hay.

Los europeos hemos de cambiar de mentalidad. La Europa actual ha querido constituirse como un mundo libre de identidades y fronteras, capaz de acoger en su seno a cualquier persona, a cualquier comunidad. Para ello hemos gastado cantidades ingentes en programas de integración y asistencia social, al mismo tiempo que demolíamos nuestra identidad propia. Todavía hay quien piensa, incluso en las estructuras de las Fuerzas Armadas, que la “natural” superioridad de la racionalidad occidental terminará digiriendo el problema yihadista, mero trastorno de orden público que mañana se apaciguará bajo la caricia del bienestar y la prosperidad, como si el destino natural de cualquier ser humano fuera convertirse en un moderno burgués occidental (una perspectiva etnocentrista que, paradójicamente, pasa por “antirracista”). Nadie, quizá por complejos históricos, ha querido aceptar que esa idea de la sociedad sin identidad, de la sociedad en la que “todos caben”, es una idea exclusivamente occidental, es decir, que no deja de ser producto de una identidad determinada, y que no tiene por qué ser aceptada por otras culturas. Por eso han crecido en los márgenes de nuestras grandes urbes enormes comunidades musulmanas donde el yihadismo ha prendido no como reacción al malestar social, al paro, a la crisis, sino, sobre todo, como manifestación identitaria. Y nosotros, poniendo velitas y flores.

Y bien, ¿qué hacer? Actuar en consecuencia. No tiene sentido seguir promoviendo la “normalización” del islam en nuestras sociedades (festejando su ramadán o cediendo a sus menús escolares, por ejemplo) cuando el islam no es “normalizable”. No tiene sentido seguir favoreciendo la inmigración masiva de musulmanes cuando sus posibilidades de integración real son exiguas: en buena medida, el fenómeno de la inmigración musulmana ha trasplantado a Europa los desgarros que laceran a esas sociedades en su suelo natal, y esto no ha hecho más que empezar. Tampoco tiene sentido seguir estrechando lazos con las potencias musulmanas árabes (Arabia Saudí, Qatar, Kuwait, etc.) cuando consta que su dinero está detrás de la radicalización islámica de los últimos veinte años. Y sobre todo, no tiene sentido pensar que Europa es una no-identidad donde todos caben, porque la realidad es que no todos desean caber.


Es urgente rectificar

La obsesión de nuestras instituciones comunitarias por presentar a Europa como esa no-identidad donde todo el mundo cabe choca contra estas feroces realidades: los musulmanes, o parte de ellos, están dispuestos a afirmar su identidad colectiva, una identidad que, en muchos aspectos, es incompatible con las normas europeas de convivencia cívica. Consecuencia lógica: al yihadismo en suelo europeo hay que combatirlo frenando la expansión del islam en nuestras sociedades. No hay otra opción. Por desgracia, parece que nuestros gobernantes piensan lo contrario. Desde que comenzó la denominada “crisis de los refugiados”, es decir, la afluencia masiva y descontrolada de inmigrantes al socaire del movimiento de desplazados de la guerra de Siria, los medios de comunicación hegemónicos, controlados habitualmente por empresas muy vinculadas a la gran finanza y al poder político, vendieron unánimemente una versión oficial de los hechos, a saber: Europa debía “acoger” a toda esa masa de población e integrarla en su seno, la inmigración era una “oportunidad” y los temores a las turbulencias islamistas no eran más que falsedades propaladas por la “extrema derecha”. Dos años después, la presencia cotidiana del terrorismo yihadista en Europa es una realidad y la afluencia de “refugiados”, sin ser la causa, tampoco ha sido ajena a esta espiral de muerte. La evidencia debería mover a cambiar de posición, a rectificar abiertamente. De lo contrario, esos mismos poderes estarán siendo ya no cómplices, sino responsables directos de la calamidad.

¿Es posible vencer al yihadismo? El yihadismo es un problema específicamente musulmán que sólo puede resolverse desde el mundo islámico. Pero nosotros, europeos, sí podemos hacer algo para prevenir las consecuencias del fenómeno. Primero, en nuestro suelo, truncar el desarrollo de comunidades culturales que no acepten las normas de convivencia generales y, en vez de integrarse, buscan implantar su propio orden. Y además, en el plano internacional, favorecer la consolidación de estructuras estatales en el mundo musulmán que contengan el fenómeno dentro de márgenes políticos estrictos, como están haciendo Marruecos y Egipto, por ejemplo. Hasta hoy, la política europea ha sido exactamente la contraria: debilitar la identidad propia en beneficio de la ajena y secundar la descabellada política americana de desestabilización de los regímenes instalados en el mundo musulmán. Es urgente rectificar esa política. No descubrimos nada nuevo: todos lo saben en Bruselas, Berlín o París. Más dudoso es que algún líder político, en esta Europa castrada y acomplejada, dé el primer paso.

Es imprescindible plantearse aquí algo que para nosotros debería ser fundamental: el destino de Europa, de todas las naciones que hacemos Europa. Es normal que el enemigo ataque; lo que no es normal es que uno renuncie a defenderse. La Unión Europea ha querido construirse como una no-identidad, como un espacio económico vacío y neutralizado, un laboratorio del final de la Historia en la indiferencia del mundo global. Es un horizonte que sólo promete aniquilación. El problema es mucho más que político y económico. Si queremos salir de esta viscosa impresión de camino cerrado, es preciso recuperar la conciencia de nosotros mismos, y eso pasa necesariamente por reivindicar la propia identidad histórica y político, única forma de señalar un proyecto colectivo. Exactamente lo contrario de lo que hoy proponen los mandamases del asilo europeo.

© La Gaceta


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 09 de junio de 2017

Pregunta a José Carlos de Arganda:

¿Cómo encaja usted en su visión de un enfrentamiento entre Occidente y el Islam el hecho de que las potencias occidentales y sus aliadas las monarquías sunníes del Golfo Pérsico apoyen en Siria a los yihadistas que combaten contra un gobernante musulmán ayudado por una potencia cristiana (Rusia) y otra islámica (Irán) y que Occidente facilitara a bombazo limpio que los yihadistas derribaran hace seis años en Libia a un gobernante musulmán y que la mayoría de las víctimas del terrorismo yihadista sean musulmanes?

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 09 de junio de 2017

si fuesen mas españoles

Podrían contenerlos. La judeomasoneria siempre esta detrás.

# Publicado por: Manuel Godofredo Rodriguez pacheco (Escuela de Arte Presidente General Augusto Pinochet Ugarte)
jueves, 08 de junio de 2017

Delenda est Europa

Con tantos progres y buenistas convertidos en los don julianes e hijos de witiza ante la enésima etapa de invasión europea por parte del Islam, algunos conscientes de lo que hacen por afán de destruir nuestra cultura, nuestras tradiciones y raíces y otros sin comprender lo que está ocurriendo por falta de formación o comprensión de la realidad, abandonado el elemental sentido de la supervivencia , estremecidos antes las medidas que se habrían de tomar desde el Estado para frenar la expansión de las comunidades islámicas en nuestro suelo, son el peor obstáculo para desarrollar cualquier estrategia de defensa ante la avalancha que se nos viene encima. ¿ Se repetirá la fatídica fecha del 711 y los supervivientes tendremos que refugiarnos en las montañas de Asturias para, durante otros ocho siglos tener que recuperar palmo a palmo la patria perdida ?. Si permitimos que la historia se repita es que no merecemos respeto ni mucho menos conservar el legado que nos transmitieron nuestros padres y antepasados

# Publicado por: Jose Carlos (Arganda)
miércoles, 07 de junio de 2017

A jj de Estella

Un solo asesinato me parecen demasiados lo cometa quien lo cometa (no hablemos ya de los cientos de miles de muertos de la guerra de Siria, por ejemplo, en la que Occidente apoya a los yihadistas), pero ni un solo atentado yihadista en España en trece años (aceptando barco como animal acuático, es decir, el 11-M como atentado yihadista) me parece eso: ni un solo atentado en 13 años. No entiendo porque la policía y los servicios de inteligencia británicos, franceses y alemanes no preguntan a los españoles cómo se hace.

Me alegra leer mensajes como los de miguel y alizo rojo. Esperemos que cada vez más gente deje de chuparse el dedo.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
miércoles, 07 de junio de 2017

A ver

1 Cuidado! el pretendido ´´fracaso´´ de los gobiernos europeos no será intencionado? No resulta más obediente una población amedrentada? 2 La introduccion del yihadismo en Europa y de la inmigración tiene como objetivo el empobrecimiento de los europeos, pero la cosa va más allá: se trata de crear caos en las sociedades occidentales y debilitarlas (es lo que pretende, entre otros, el Acuerdo de Paris sobre el clima). 3 Reconozcamos que el propio musulmán padece un estado de alienación y de esquizofrenia, igual al que pretenden provocar en el europeo: el musulman no sabe si sus males provienen de un islam cerril a toda renovación o al rechazo del europeo que le señala justamente su fanatismo y embrutecimiento. 4 Por último, no olvidemos que este terror está sufragado por servicios secretos occidentales, CIA Mossad, MI6 tienen mucho que ver con los Al Qae4da, ISIS, DAESH, etc. Hay que organizar una alianza entre Estados Europeos Soberanos (nada de UE) para cooperar en la expulsión y aniquilación de yihadistas, acabar con Servicios secretos corruptos y detener la degradación de instituciones nacionales y de sus fronteras.

# Publicado por: miguel (madrid)
miércoles, 07 de junio de 2017

Yihadismo

La ´´confusión de los planos político y religioso´´ la tiene el señor Esparza. Eso de confundir yihadismo con lo que haceb los mercenarios armados y financiados por la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-saudí no es gratuito cuando de lo que se trata es de pretender desviar la atención de la gente poco o nada informada que son la mayoría de los europeos sobre todo españoles. Pero en el mundo no sólo hay españoles señor Esparza.

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
martes, 06 de junio de 2017

las otras bombas

No son los terroristas lo que más nos debe preocupar. Incluso los regímenes democráticos pueden ser capaces de vencerlos si les da por ponerse a ello. Lo preocupante es el horizonte futuro de mayorías musulmanas en Europa. Si cuando son un diez por ciento de la población nos aterrorizan y nos ponen de rodillas, ¿qué pasará en veinte o treinta años, cuando sean el veinticinco por ciento de los ´´europeos´´? ¿Qué hará la casta política cuando su escaño dependa del apoyo del mullah?
Por otro lado, una sociedad como la nuestra, sin identidad, sin mitos, sin ideales, unida solo por la codicia, merece morir. Es el afán de lucro de la plutocracia lo que ha traído el Islam a ´´Europa´´, es decir, a un espacio geográfico y administrativo donde las antiguas naciones han sido emasculadas y corrompidas sistemáticamente. Es natural que los recién llegados, sin castrar y creyentes en un Dios y en unos valores, desprecien esta pocilga y la quieran limpiar a su manera. Tampoco les hacen falta bombas ni cuchillos, basta con seguir teniendo hijos. Nuestros nietos verán alminares en San Pedro y en Chartres.
A cada cerdo le llega su San Martín, y a la UE le ha llegado el suyo. Preparémonos para lo que viene. Creemos nuestros reductos y actuemos por nuestra cuenta, porque de este sistema y de estas élites no cabe esperar nada.
Y los gobiernos, las oenegés y los cristianos de Bergoglio a lo suyo, a cantar ´´Imagine´´.
Si es que no podemos ser más moñas. Nos lo hemos ganado a pulso.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
martes, 06 de junio de 2017

Totalmente de acuerdo con Esparza

¿202 asesinados por el terrorismo islámico te parecen pocos,Ovaldo?

# Publicado por: jj (ESTELLA)
martes, 06 de junio de 2017

No debe de ser tan difícil

No debe de ser tan difícil prevenir el terrorismo yihadista cuando en España, tan codiciada por los islamistas a causa de los ocho siglos de dominación mora, llevamos más de trece años sin un solo atentado.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |