''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 29 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición

ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
 
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos


¿Cómo ese Michéa que pone el dedo en la llaga al meter en el mismo saco a "Hayek y Foucault", puede no ver que Podemos es "Foucault" clavado?
Javier R. Portella

17 de febrero de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


“¡Todo mi libro debe leerse como un apoyo la revolución cultural efectuada por Podemos y a los combates de los partidarios del decrecimiento!”
Así es como Jean-Claude Michéa —pensador francés desconocido en Estepaís y por el que profeso gran estima— se expresaba recientemente en una entrevista publicada por el periódico Libération y en la que se refería a su último libro Notre ennemi, le Capital. Es curioso constatar con qué deferencia los amigos del Capital acogen el pensamiento iconoclasta, antisistema, de Jean-Claude Michéa, quien, lejos de inclinarse ante ellos, aprovecha la ocasión, como lo hacía en esta entrevista, para lanzar envenenados dardos contra el espíritu liberal-libertario que encarna dicho periódico.
La razón más probable de semejante acogida sea sin duda… también la más estúpida: ¡pese a todo, es de la “izquierda” de donde procede Michéa, deben de decirse los pijos progres de las redacciones! Sea lo que sea, lo cierto es que toda esa deferencia mediática no deja de recordar la que los grandes medios de comunicación españoles concedieron y conceden a Podemos; una deferencia sin la cual nunca el partido de nuestros jóvenes izquierdistas habría salido, en tan pocos meses, de la nada en la que estaba hasta llegar a las puertas (aún cerradas) del poder.
Pero ahí se acaba la comparación: cualesquiera que sean las ilusiones que Michéa se hace respecto a Podemos, no hay, en efecto, ninguna relación entre la ideología de este partido y el pensamiento de quien ha puesto de manifiesto la relación íntima que une al liberalismo de “derechas” (el capitalismo, en su dimensión económica) y el libertarismo de “izquierdas” (el mismo capitalismo en su ámbito societal)”.[1] ¿Cómo Michéa, ese gran demoledor del nihilismo libertarista que lo desarraiga todo a su paso, puede aplaudir la “revolución cultural” efectuada por quienes sólo sueñan con disolver los restos de identidad nacional que aún pueden pervivir en España, al tiempo que luchan por liberar a las mujeres que, según ellos, siguen sometidas a la opresión patriarcal? ¿Qué hay de admirable en esos partidarios de la teoría de género que apoyan las reivindicaciones de las asociaciones de lesbianas, gays, transexuales y transgénero, sin olvidar —es finalmente lo más importante— que si llegaran un día al poder, los podemitas no se limitarían a facilitar la vida de la oligarquía salvaguardando la invasión migratoria que sufren nuestros pueblos: adoran tanto la disolución “multicultural” que serían perfectamente capaces de organizar puentes aéreos para ir a buscar directamente a los migrantes en sus propios países.
¿Cómo ese Michéa que pone el dedo en la llaga al meter en el mismo saco a “Hayek y Foucault”, puede no ver que Podemos es “Foucault” clavado? Sin duda no lo ve porque si, en el plano societal, Podemos cae de lleno en el fango nihilista, no ocurre igual en el plano económico. Ahí, es cierto, su libertarismo no se confunde para nada con el liberalismo, pues son más que evidentes las posturas anticapitalistas de Podemos —al menos en teoría, ya que quedan abiertas mil preguntas más.
Hay, en últimas, dos grandes frentes en la lucha del pueblo contra las élites de la oligarquía: el frente societal o cultural, y el económico. Cuando se olvida, en el caso de quienes son calificados a veces de “populistas de izquierdas”, la degeneración nihilista que les marca en materia de invasión migratoria, de desagregación sexual, de negación de la identidad nacional…; cuando sólo se retienen sus “buenas intenciones” en el plano económico, ello equivale a considerar que de estos dos frentes —y ahí no pienso solamente en Michéa— hay uno que se impone resueltamente sobre el otro. Ello equivale a considerar, en una palabra, que el dinero y la pitanza siguen siendo las claves del mundo: su “infraestructura”, como la llaman desde siempre los marxistas —clave o infraestructura, por lo demás, que ningún liberal-capitalista podría nunca en duda.
© Boulevard Voltaire.
Traducción efectuada por el propio autor.
 


[1] “Societal”… Sí, ya sé, esa palabreja. Pero el galicismo, aparte de que el artículo ha sido publicado originalmente en francés, se justifica. Una cosa es “lo social” (por ejemplo, las condiciones de trabajo, de vivienda…) y otra “lo societal” (la manera, por ejemplo, de vivir la sexualidad, o de entender la familia, la escuela, etc.). Así, una manifestación política o por reivindicaciones laborales es un hecho social. Una manifestación del “Orgullo gay” o contra el matrimonio así denominado constituye, en cambio, un hecho societal.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 19 de febrero de 2017

Las banderas y las fronteras

Gritan los podemitas: ´´Abajo las banderas´´. Y vas a cualquier manifa podemita y verás banderas rojas, sindicalistas, de Izquierda Castellana, esteladas, anarquistas, LGTB, ikurriñas..
Gritan los podemitas: ´´Abajo las fronteras!´´ Y para entrar en Bielorrusia -el último país semisoviético de Europa- hay que hacerse un visado bastante complicado, además de pagar una tasa importante.
Gritan los podemitas: ´´No a los CIEs!´´ y a continuación gritan: ´´No a las expulsiones en caliente!´´.
Ay, los podemitas ¿cómo se puede ser tan gilipollas?

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
viernes, 17 de febrero de 2017

Los verdaderos antiglobalización

-PSOE, PP y C´s son pro globalización generalizada.
-Podemos es antiglobalización económica pero pro globalización demográfica.
Vox es antiglobalización tanto económica como demográfica.
Ergo, Vox es el partido más rebelde que hay ahora mismo en el mercado. La derecha más rancia se ha hecho ´´rebelde´´. Manda narices, pero los hechos son los hechos.

Respecto a los podemitas: hubo una una época en la que esta clase de progres eran transgresores y libertinos y estaban a favor del porno, de la prostitución, en contra del matrimonio y a favor del Estado laico.
Hoy en día, esta misma clase de progres, se han hecho probos, y están en contra del porno, de la prostitución, a favor del matrimonio (nótese que la mayoría de progres se casan por lo civil, ya que el matrimonio hoy en día es una institución que favorece el calzonazismo masculino, el fenómeno que El fray -ese visionario- llamaba ´´el hombre blandengue´´) y también están en contra del Estado laico ya que ellos, con sus actos y declaraciones, favorecen la implementación de un Estado confesional musulmán. En España y en toda Europa.

¿Es usted un carca de primera? Vote a Podemos. ¿Es usted un rebelde? Vote a Vox.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
viernes, 17 de febrero de 2017

qué es populismo

Para determinar si un político-partido es populista, o no, lo primero es definir lo que entendemos por eso, ya que hay varias definiciones. Según mi modo de verlo la más acertada sería aquel político que, para ganarse votos, promete lo que sabe que no puede cumplir o que sabe que si lo cumple la consecuencia a medio largo plazo será incluso negativa.
Bajo esta definición entra Podemos, con su renta mínima por ejemplo; sin embargo, politicos como Marine Le Pen o Donald Trump no entran en esta definición ya que lo que prometen al menos no es tan evidente que no lo puedan cumplir y suenan razonables las soluciones que proponen. Luego ¿por qué también se les califica de populistas? Será que la definición que usan es que simplemente son populistas porque hacen promesas que son populares y por eso obtienen votos; Pero con esta definición cualquier político que tenga cierto apoyo, sería populista, lo que impediría que se use el termino como algo peyorativo y sería incoherente, cualquiera que gane elecciones lo hace porque promete cosas que son populares entre gran parte de la población. Luego ¿Qué hace a Trump o a Le Pen que se les iguale a Podemos como populistas? Será que sus propuestas salen del orden centroizquierda, centro, centroderecha que es el que periodistas y politicos del llamado ´´stablishment´´ aseguran que son lo mejor para la sociedad a pesar de los resultados evidentes: Cada vez mayor brecha pobres-ricos, más pobreza, declive moral... Etc.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
viernes, 17 de febrero de 2017

Oportuna precisión

No conozco a este tal Michéa pero no es el único, ni el primero, en equiparar a Foucault con Hayek: hay toda una discusión sobre los últimos años del pensador francés sobre si se ´´habría pasado al liberalismo´´. Lo que pone en evidencia la semejanza de planteamiento entre liberalismo (más individualista) y comunismo y libertarismo (más colectivista). Matices, nada más, de una poderosa ideología de destrucción de la civilización Occidental.

# Publicado por: miguel (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
2 El secreto de los populistas
3 JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición
4 Nenes mimados, adultos blandengues



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |