''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
 
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El fascismo y la libertad


Aristocracia del espíritu, apertura de la polis a lo mitológico o poético, realce de lo heroico, entroncamiento con el pasado… ¿Cómo, asfixiados por nuestro materialismo ramplón, no nos va a invadir una profunda nostalgia ante semejante proyecto? Y sin embargo...
Javier R. Portella

18 de febrero de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
Se publicaba hace unos días, en este mismo periódico, un artículo de nuestro colaborador Jesús Sebastián titulado “Arqueología del fascismo”. Al hilo de sus reflexiones, ahí van algunas consideraciones que, lejos de contradecir, pretenden completar dicho artículo.
 
Recordemos los rasgos fundamentales del fascismo, tal y como los recoge Jesús Sebastián. Y recordemos también que, cuando hablamos de fascismo estamos contemplando un fenómeno muy preciso. Deslindándolo del abismo racial que lo separa del nacionalsocialismo alemán, nos estamos refiriendo al único fascismo digno de tal nombre: el italiano, el del Ventenio mussoliniano que va de 1922 a 1945.
 
¡Sólo veintitrés años duró aquello! Nada, un soplo. Nada que ver con los setenta y tantos años del comunismo triunfante en la URSS, o con los dos siglos —se dice pronto— que lleva triunfando y arrasando el liberalismo. “Veinte años no es nada”, dice el tango. Y, sin embargo, en este caso, lo son todo: Veinte años son aquí algo considerable: tan enorme como lo que tuvo que estar en juego durante su transcurso para que, setenta años después de que todo aquel sistema —en realidad, toda aquella cosmovisión— hubiese quedado derrotado, aún nos esté impactando como algo vivo, como algo presente. Ya sea como el señuelo que unos agitan para, atemorizando, asegurar el orden imperante; o ya sea como el sueño al que otros se aferran mordidos por una nostalgia infinita… y por una ceguera política aún mayor: la de reivindicar algo que, en el imaginario colectivo, se ha convertido nos guste o no nos guste, sea justo o profundamente injusto en una huera palabra que sólo significa una cosa: el mal absoluto, sin remisión.
 
¿Qué es lo que se estaba jugando en aquellos años para que casi un siglo después nos siga impactando hasta tal punto? ¿Cuáles son los rasgos que definen al fascismo mussoliniano (valga la redundancia, ya que en realidad no hay otro)? Los señala Jesús Sebastián en su artículo: “el elitismo, en el sentido de una aristocracia no definida por su categoría social o económica, sino por un estado de espíritu (…); el mito, como clave de interpretación del mundo”, o dicho con otras palabras: la destitución del racionalismo —pero sin sucumbir por ello en la irracionalidad— como piedra angular del mundo. A lo cual se debe añadir la afirmación de “la colectividad como un cuerpo orgánico” al que importa servir, y cuyo “corporativismo, como ideal social” conllevó, dicho sea de paso, un auge material que ni siquiera los adversarios del fascismo han puesto nunca en duda. Pero, para el mundo configurado en torno a una comunidad orgánica, el desarrollo económico no es en absoluto ni el más alto de los destinos ni el más decisivo de los designios. “Frente a los contravalores de la burguesía demoliberal”, la comunidad orgánica que es la nación comulga, en cambio, con “los valores heroicos y revolucionarios”, como los califica Sebastián, a la vez que semejante comunidad  entronca la temporalidad en la que se entrecruzan el pasado, el presente y el porvenir en un continuum que, en el caso de Italia, tiene como referente nada menos que el Imperio que fue Roma.
 
Aristocracia del espíritu, apertura de la polis a lo mitológico o poético, realce de lo heroico, entroncamiento con el pasado… ¿Cómo, asfixiados por nuestro materialismo ramplón, no nos va a invadir una profunda nostalgia ante semejante proyecto? Desde que el triunfo del capitalismo hizo que lo sublime, como decía el socialista Georges Sorel, desapareciera de la faz de la tierra, fue la primera vez —la única hasta hoy—  en que tales cosas volvieron a atisbarse por nuestros pagos.  Digámoslo con otras palabras, más claras: ¿no son cosas parecidas —cosas sublimes, heroicas, grandes, nobles…— las que andamos buscando como locos para romper con ese mundo que nos ahoga y poder simplemente respirar?
 
Indudablemente. Y sin embargo…
 
¿Aristocrático, el fascismo?, podría objetar cualquiera. Si por aristocracia entendemos  jerarquía y mando —añadiría quizás—, claro que lo era, y por los cuatro costados. Pero que dicha jerarquía lo fuera del espíritu, que latiera en el fondo de todo aquello un aliento espiritual, mítico o poético (llámelo usted como quiera)…, ¡por favor! ¿Cómo olvidar aquel sectarismo histriónico, aquellos aspavientos, toda aquella chulería, en fin, que se gastaba Mussolini! ¡Cómo gritaba, desde el balcón de la Piazza Venezia! ¡Y cómo le respondían las muchedumbres apiñadas a sus pies! ¡Cómo chillaba la chusma! “¡Duce! ¡ Duce!... ¡Guerra! ¡Guerra!”... Quien no chillaba —podría concluir mi detractor— era el diputado socialista Giacomo Matteoti —o sólo lo haría, acaso, cuando los fascistas lo asesinaron en 1924.  Es cierto, es cierto —añadiría por mi parte—, lo mismo que en 1936 con el Calvo Sotelo asesinado por los socialistas, pero al revés.
 
Da igual que, al menos hasta la guerra, un solo muerto haya ensangrentado las manos fascistas; da igual que los perseguidos y represaliados lo hayan sido en número más que reducido (máxime para un régimen que es presentado como la quintaesencia del horror). Da igual, porque la acusación es cierta: represión hubo; partidos y sindicatos fueron cerrados; periódicos, clausurados; la libertad de expresión, vulnerada.
 
Y lo peor de todo: tal vulneración se hizo en balde, inútilmente, sin necesidad alguna de reprimir o vulnerar nada para conseguir aquello que se buscaba: forjar un nuevo orden impregnado por una nueva sensibilidad, por toda una nueva visión del mundo. ¡Imbéciles! ¿No sabíais que estas cosas nunca se imponen por la fuerza? ¡Y menos cuando se dispone de un consenso, de una adhesión, de un fervor popular como el que el fascismo había conseguido obtener! Los idearios, los mitos fundacionales, las visiones del mundo, el aire que el espíritu del tiempo hace soplar, son cosas que no pueden sino irse diluyendo lenta, hábil, sutilmente en las almas! Como se ha ido diluyendo, por ejemplo, toda la visión del mundo de un liberal-capitalismo que obtiene precisamente de ahí su mayor fuerza, su principal beneficio: esa imagen benevolente, tolerante, que le proporciona el respeto de la “pluralidad democrática” de opiniones y opciones. Una pluralidad que el liberal-capitalismo, es cierto, adultera gravemente (“Procure usted ser millonario—decía entre nosotros José Antonio Primo de Rivera— y tendrá rotativas con las que ejercitar la libertad de pensamiento”). Pero no por ello dicha pluralidad es falsa o artificial. Es, por el contrario, expresión profunda de las cosas: múltiples, diversas, contrapuestas… Haber dado cauce a semejante heterogeneidad, así esté adulterado el cauce, constituye sin duda el mayor logro —el único, en realidad— del liberalismo.
 
Hay que mantener semejante logro. O, más exactamente, hay que mantener toda la pluralidad constitutiva del mundo, pero habilitando otros cauces, abriendo nuevas vías mediante las cuales no quede todo diluido —como sucede hoy— en lo efímero, no quede todo abocado a lo insustancial. Hay que abrir cauces que hagan prevalecer lo justo, resplandecer lo bello, defender lo verdadero. Pero sin emprenderla por ello contra quienes están empeñados en todo lo contrario. Sin aherrojar inútilmente a quienes propugnan lo injusto, alardean de lo feo, sostienen lo falso. Que hablen cuanto les venga en gana: sus errores mismos los confundirán. Combátaseles, hágase que, en lugar de ocupar el centro del mundo, queden relegados a sus márgenes. Pero una cosa es combatir, y otra muy distinta, prohibir; una cosa es relegar, y otra aún más distinta, encarcelar.
 
Jamás los fascistas lo llegaron a comprender. Ni siquiera lo entrevieron. Lo hicieron todo como si, en el mundo moderno, fuera posible dejar de lado la cuestión de la libertad y la democracia —o lo que subyace a sus presupuestos: la indeterminación del mundo, la ausencia de un destino prefijado de antemano. Haber actuado de tal modo facilitó además que sus enemigos —aquellos a quienes la cuestión de la libertad y la democracia sólo les importa, en realidad, para convertirla en su más demagógica coartada— consiguieran poner en jaque con extraordinaria facilidad la totalidad del fascismo, incluido todo aquello que, de su experiencia, merece ser preservado.
 
No hacer como ellos hicieron hace casi un siglo. Plantear de frente la cuestión de la libertad y la democracia en el marco de un mundo totalmente distinto del actual: mundo regido por la jerarquía de una auténtica aristocracia del espíritu; mundo articulado en torno a una comunidad orgánica arraigada en el pasado y proyectada hacia el futuro; mundo impregnado por el espíritu tanto de lo noble y heroico como de lo mítico y poético; plantear, en una palabra, la cuestión de la libertad y la democracia arrancándola a los cánones que le imponen el individualismo y el materialismo del hombre masa, gregario y liberal: tal es sin duda la mejor lección que nos puede ofrecer, más allá de su derrota y de sus errores, la experiencia de Ventenio fascista.
 
Tal es también la más útil tarea a la que podemos entregarnos cuando haga mella en nosotros el cansancio por estar repitiendo siempre lo mismo: siempre la misma —y sobradamente justificada— impugnación de un mundo que nos asfixia, pero para el que hemos sido hasta ahora incapaces de perfilar, más allá de su denuncia, una alternativa clara y positiva, embriagadora y tangible.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 15 de marzo de 2016

Un gran artículo

Me parece el suyo, D. Javier, un gran artículo. La desmemoria histórica es global, y no sólo española. Tiene razón al señalar algunos defectos del fascismo, pero también en oponerlo, con todos sus valores, a un sistema sin ninguna contemplación ética y que constituye el progreso de los mediocres y la dictadura del silencio disfrazada de democracia, en la que todo se vende, incluyendo nuestra soberanía nacional. Tal vez, como usted, deberíamos resaltar la importancia de lo mítico y de lo poético. Las primeras obras perdurables de la civilización fueron así. Asentaron la explicación del mundo con su poesía, nos otorgaron raíces y dieron un sentido a nuestra vida marcado por un proyecto común. Nunca debimos renunciar a la belleza y a la poesía.

# Publicado por: Blancart (Huelva)
lunes, 22 de febrero de 2016

Una maestra del meritrizaje

Yo no pagaba más de 100 euros por un ratito con la Maestre.

# Publicado por: Progre descarriado (Poblachón manchego lleno de subsecretarios)
domingo, 21 de febrero de 2016

¡A Amsterdam!

Esa tiorra de Potemos que enseña las tetas y el potorro en una capilla debería irse a un escaparate del barrio rojo de Amsterdam.

# Publicado por: Progre descarrriado (Madrid)
sábado, 20 de febrero de 2016

F.E. - Fascismo Español - Falange Española

Puede que esa ucronía sobre lo que podría haber pasado sea lógica y posible. En lo que no estoy de acuerdo con Vd. es que el ala derecha del PSOE sea equiparable a los falangistas o francofalangistas de antaño. Felipe González practicó una política más de derechas que la que ha practicado Mariano Rajoy, y Rajoy no es ni mucho menos un falangista. La diferencia esencial de los falangistas con los políticos de hoy es que los falangistas son anticapitalistas y anticomunistas, es decir, antisistemas con clase, con principios, con una jerarquización por capacidad y espiritualidad, elegantes y con buen gusto por lo bello y/o poético. Tanto el PSOE como el PP o cualquier otro partido político que se precie de hoy en día no renuncia ni al capitalismo ni a la UE ni a la OTAN. Lo de Potemos es de potar y no echar gota porque son capitalistas y sectarios (super casta), es decir, quieren implantar la tiranía y su pensamiento único, igualar en la miseria pero discriminar en la ideología, y es leninista-stalinista subvencionados por Venezuela e Irán. Los únicos anticapitalistas a la izquierda son los anarquistas y me temo que potemos no es anarquista.
PD Franco nos trajo la OTAN.

# Publicado por: españolito (Granada)
sábado, 20 de febrero de 2016

La hipotética evolución de José Antonio

Franco no era falangista pero si aplicó buena parte del programa de Falange. Y desde luego hubo muchos francofalangistas. Y muchos de ellos fueron camisas viejas (entre ellos mi señor abuelo). Si José Antonio no hubiera sido fusilado y se hubiera hecho con el poder en el bando nacional y hubiera ganado la guerra, pueden darse por seguras varias cosas: 1) No hubiera habido la salvaje represión de postguerra que hubo. 2) El programa social hubiera sido mucho más fuerte, quizá, hasta el punto de ser considerado ´´rojo´´ por buena parte de la derecha monárquica. 3) Hubiera hecho una separación Iglesia-Estado, igual que hizo el Duce en Italia, y 3) Probablemente, no más allá del año 1955, hubiera convocado elecciones y hubiera convertido a Falange en un partido socialdemócrata-españolista (lo que es, en cierto modo, el ala derecha del PSOE). La deriva de Primo de Rivera hubiera sido, probablemente, muy parecida a la de Dionisio Ridruejo y Narciso Perales.

# Publicado por: Progre descarriado (Poblachón manchego lleno de subsecreteraios)
viernes, 19 de febrero de 2016

¡¡ Arriba España !!

A José Antonio Primo de Rivera (representante del fascismo español -F.E.-) le gustaba todo lo sublime, lo poético y espiritual de su gran amor (ESPAÑA), huía de lo deprimente y degenerado, por eso inventó el grito: ¡¡ARRIBA ESPAÑA!! que mucho indocumentado o desmemoriado histérico confunde con la etapa franquista. Franco no era falangista ni tampoco fascista, era anti-comunista, anti-masón y pro sistema por eso llegó gracias a él la Monarquía, la Democracia y el capitalismo (y la ONU y la UE) ¡¡imbéciles!!.

# Publicado por: españolito (Granada)
jueves, 18 de febrero de 2016

Evolución

La evolución natural del fascismo latino es la democracia parlamentaria, y así quedó demostró en España con la voluntad del Caudillo. El fascismo es una cura -´´el fascio redentor´´- pero no es posible como sistema perpetuo. Supongamos que el Duce no se alía con Alemania, que se mantiene neutral en la guerra y que el PNF se dedica a su propio proyecto nacional:´´el fascismo en sólo país´´ parafraseando a Stalin... entonces termina la guerra en Europa, llegan los años 50, el neorrealismo, la dolce vita... y el régimen, que ya era una dictablanda termina convocando elecciones. El PNF se refunda en MSI y probablemente gana muchas elecciones. Hoy, lo que queda por reivindicar de aquello es una estética poderosa y muchos logros sociales que todavía perduran. Esos logros sociales han sido asumidos por la socialdemocracia (así lo hizo Felipe González en España).

# Publicado por: Progre descarriado (Poblachón manchego lleno de subsecretarios)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |