''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 25 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir


Como por azar, la ola migratoria coincide con un informe de la ONU donde se propone la "migración de sustitución" como solución.
José Javier Esparza

24 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

Compareció Jean-Claude Juncker ante los jerarcas europeos y entonó la palinodia del burócrata solidario: acojamos a los que huyen de la guerra y la opresión; tenemos los medios para ello. Al fin y al cabo, todos los europeos hemos sido refugiados alguna vez. Y fue decir eso Juncker y zarpar una nueva flota precaria desde las costas turcas, con el balance de al menos cuatro naufragios y un número indeterminado de muertos. El “efecto llamada” es criminal. Todos lo saben, pero nadie osa decirlo. Todos saben, también, que Hungría no está haciendo otra cosa que aplicar la política de fronteras de la UE –como España en Melilla-, pero es mucho más fácil inventar un ogro que nos libre de nuestra propia conciencia. Y hay muchas cosas más que todos saben pero nadie osa decir.

¿Todos los europeos hemos sido refugiados alguna vez? Sí, claro. Mayormente, en este siglo, refugiados dentro de la propia Europa. Y cuando hemos tenido que marcharnos a otro lado, ha sido en condiciones muy distintas a las que ahora estamos presenciando. “Los Estados Unidos son un país hecho de emigrantes”, nos dicen a modo de ejemplo. Es verdad: emigrantes muy mayoritariamente europeos –esclavos aparte- en un inmenso territorio vacío donde todo estaba por hacer y en el que hoy, por cierto, sería imposible vivir una marea como la de los refugiados sirios, iraquíes y afganos, porque las leyes de extranjería americanas son mucho más restrictivas que en Europa. Pero seamos serios: ¿alguien cree realmente, demagogias al margen, que un contingente de doscientos mil nigerianos, pongamos por caso, y llegados todos a la vez, construiría un país como los Estados Unidos? No. Construirían otra cosa. No digo que mejor ni peor: simplemente, otra cosa, porque sus hábitos culturales, su religión, su forma de ver la vida y su experiencia vivida son también otras. Todos lo saben, pero nadie osa decirlo.

Al final el argumento de la “acogida” reposa sobre otras motivaciones que no han tardado en aparecer: los emigrantes son una “oportunidad económica” –lo ha explicado el ministro español Guindos- porque “aumentan nuestras posibilidades de crecimiento”.¡Acabáramos! ¿O sea que se trataba de eso? ¿Mano de obra virgen para unos países envejecidos a toda velocidad? ¿Y para quién exactamente va a ser esto una “oportunidad económica”? ¿Para los empresarios, que van a poder bajar los salarios? ¿Para las cajas de la seguridad social, que van a recibir cotizaciones frescas? ¿Para los bancos, que van a tener más clientes? No, desde luego, para unas poblaciones europeas sacudidas por la crisis, el desempleo y la pérdida progresiva de garantías laborales. Todos lo saben, pero nadie osa decirlo.

Emigración de sustitución

Como por azar, la ola migratoria ha coincidido con un informe de la ONU donde se propone la “migración de sustitución” para resolver el problema demográfico de las sociedades europeas. Dicen las Naciones Unidas que Europa debe duplicar su nivel de inmigración para evitar que la población disminuya. Para países como Alemania o Italia, el cálculo es que hacia 2050 el 30% de la población esté constituido por inmigrantes y descendientes.

Es curioso que a la ONU no se le ocurran políticas de estímulo a la natalidad y a la familia en Europa, sino que proponga sustituir a la población autóctona por otra nueva. Es el mismo argumento que subyace en las consideraciones humanitarias de Juncker y en las más pedestres de Guindos. Un argumento, que, al cabo, procede de una perspectiva exclusivamente económica: un país es una unidad de producción, la vida es economía, las personas son “agentes” en el mercado… Por eso se puede sustituir a una población por otra. El problema es que esta visión de las cosas reposa sobre un profundo error. Y todos lo saben, pero nadie osa decirlo.

La economía sólo es una dimensión de la vida. No la única. Del mismo modo, los hombres no son átomos intercambiables. Al revés: los hombres son, esencialmente, seres sociales, y llevan consigo ese macuto como parte imprescindible de su propia identidad. No es razonable pensar que diez mil sirios musulmanes alojados en Lübeck vayan a convertirse en diez mil alemanes. Ni es razonable pensar que un país compuesto mayoritariamente por población extranjera siga siendo el mismo país. Un país no es sólo la suma de los individuos que lo pueblan, la suma de sus “unidades de producción y consumo”. Un país es sobre todo una memoria compartida, una experiencia de vida en común, una identidad colectiva, es decir, cosas que van mucho más allá de la perspectiva económica individual.Precisamente por eso la perspectiva de una inmigración masiva causa pavor en Hungría, Eslovaquia, Polonia, Austria o Dinamarca. Y en otros muchos lugares cuya voz no se escucha. Lugares donde se teme que la actual ola de inmigrantes no sea sino el primer paso de una marea aún mayor.

La Gaceta - 17/09/2015


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 26 de septiembre de 2015

En respuesta al primer comentario

Si Argelia era un departamento más de Francia, ¿por qué tuvo Francia que descolonizar Argelia?
O sea, que primero descolonizas un país y luego tienes que recibir a millones de personas del país descolonizado...¡menudo negociazo! ¿Para eso querían la independencia, para emigrar en masa a Francia?

Sobre la inmigración:
http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/336331-apuntando-alto-quienes-detras-de-inmigracion-pruebas-insaid.html


# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
jueves, 24 de septiembre de 2015

De tal palo, tal astilla

´´Europa tendrá un nuevo rostro, les guste a lo nativos o no.
¿Es esto bueno o malo?
Ambas cosas. En cualquier caso, es irreversible. Europa tendrá un nuevo rostro, tanto si les gusta a los nativos como si no. Vivimos en una era de grandes migraciones. Esto no ha hecho más que comenzar, y es seguro que no va a terminar pronto.´´
Barbara Coudenhove-Kalergi, Der Standard, 8.1.2015
http://derstandard.at/2000010102927/Eine-Voelkerwanderung

Puede que les salga el tiro por la culata a todos los que promueven esta sustitución demográfica, que no es otra cosa que un genocidio de guante blanco. Están haciendo una apuesta muy fuerte. Si la pierden, no les envidio su destino, y yo desde luego no saldré en su defensa.



# Publicado por: El Disidente (Madrid)
jueves, 24 de septiembre de 2015

Wahabistas

No dudo de que haya musulmanes pacíficos, me cuesta más creer que los haya tolerantes, de lo que tengo duda es que el Islam es más que una religión y de que la mayoría de musulmanes no están dispuestos a aceptar nuestro modo de vida que noa ha conducido a un cierta prosperidad sino a imponer el suyo ( Sharia incluida) que les ha conducido a la miseria .

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
jueves, 24 de septiembre de 2015

Islám moderado

Amigo Francisco le recuerdo que los primeros acongojados con el fanatismo islámico son los musulmanes de a pie. Es que se están mezclando las cosas. No se´muy bien de qué hablamos aquí: ¿estamos hablando del terrorismos islámico o estamos hablando de la inconveniencia de que en Europa haya muchos musulmanes, incluso de los moderados, y pacíficos? Francamente, que en Francia tengan un tropel de argelinos no les debería escandalizar tanto teniendo en cuenta que Argelia era un departamento más de Francia. Que les inquiete en Suecia, que jamás tuvo colonias en el Norte de África eso es otra cosa.
Ni los muslulmanes son todos wahabistas ni los cristianos somos todos del Opus.

# Publicado por: Para Francisco Núñez (Madrid (España))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 Los otros refugiados



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |