''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 29 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición

ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?


La moral personal nos obliga a atender a esa gente que huye, pero la moral política nos dice que esta acogida indiscriminada puede ser una catástrofe.
José Javier Esparza

18 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

 
El propio lenguaje predetermina la respuesta. ¿Cómo no acoger a un refugiado? Es sorprendente la unanimidad de casi todos los medios de comunicación occidentales a la hora de escoger las palabras. Quizá las respuestas diferirían si la pregunta se formulara así: “¿Estamos obligados a acoger a los inmigrantes ilegales”? Aún más incierto sería el resultado con esta otra fórmula: “¿Estamos obligados a acoger a los clandestinos?”. Pero no: se habla de “refugiados”. Y, claro, ¿cómo no acoger a un refugiado? ¿Quién tiene tan mala entraña como para no solidarizarse con la desdicha ajena? Las obras de misericordia son un imperativo moral que va incluso más allá de las enseñanzas de la Iglesia católica. Por supuesto que hay que acoger a los refugiados. Lo que ocurre es que, en el fenómeno migratorio que estamos viviendo, la moral personal no es la única que tiene derecho a tomar la palabra. Hay otra dimensión de la moral que es la política, esto es, lo que afecta a la polis, léase al bien común. Y aquí las cosas no están tan claras.
La moral personal y la moral política no son lo mismo. Y esto no es cinismo ni relativismo, sino una evidencia lógica. La moral personal, que es individual, y la política, que es colectiva, no son lo mismo porque las consecuencias de sus actos afectan a ámbitos distintos de la vida. Por supuesto, una y otra responden a los mismo principios básicos –por ejemplo, proteger la vida del prójimo-, pero esos principios pueden aplicarse de manera distinta e incluso contradictoria. Un ejemplo muy claro de esta diferencia entre moral personal y moral política es el de esos misioneros que redimen esclavos en al África central. Acuden a los mercados con un buen montón de dinero y compran la libertad de los cautivos. Llevan siglos haciéndolo (Cervantes, como es sabido, se benefició de esta bendita práctica). Es admirable: un tipo abocado al sufrimiento y la muerte ve de repente cómo vuelve a ser dueño de sí mismo. Gran obra, la de estos misioneros. Al menos, desde el punto de vista de la moral personal. Porque ocurre que, desde el punto de vista de la moral política, tan caritativa práctica despierta muchos reproches. ¿No ve el misionero que al comprar esclavos está alimentando el infame negocio? ¿No ve que el traficante, con ese dinero, irá a buscar más víctimas? ¿No ve que al liberar a uno está condenando a la esclavitud a otros muchos? No. O tal vez sí, pero lo que el misionero ve no es la hipótesis de consecuencias futuras, sino al sujeto de carne y hueso al que ha devuelto la libertad. Es la moral personal. Y se ajusta a razón. El político le objetará que con ese bien está causando males mayores. Es la moral política. Y también se ajusta a razón. Una y otra, aunque contradictorias, son verdad. Cada cual en su propio plano.
Naturalmente, la moral personal y la moral política no son incompatibles. Incluso son complementarias. Es perfectamente factible satisfacer los imperativos de una –por ejemplo, hacer lo posible para redimir esclavos- y al mismo tiempo perseguir los objetivos de la otra –por ejemplo, erradicar el comercio esclavista-. El principio moral es el mismo: extirpar la esclavitud. Las vías para alcanzarlo son diferentes. Eso es todo.
Debate cero
Lo que está ocurriendo con esta crisis de los “refugiados sirios” –llamémosla así, aunque todos sabemos que ni todos son refugiados ni todos son sirios- es un perfecto ejemplo de divergencia entre moral personal y moral política. La moral personal nos obliga, y es bueno que así sea, a atender a esa gente que huye, sacarla del mar, darle cobijo, comida, medicinas… Por supuesto. Pero la moral política nos dice que esta acogida indiscriminada puede ser una catástrofe. Porque va a generar nuevos flujos de inmigrantes a los que ya no podremos recibir con la misma soltura, porque va a ocasionar en las sociedades de acogida problemas de integración perfectamente previsibles, porque entre la ola de refugiados se ha camuflado una porción no desdeñable de yihadistas, porque con nuestra generosidad estamos contribuyendo a privar a otros países de su propia población… Son cosas que al ciudadano privado, a la persona singular, pueden resultarle indiferentes, pero que el responsable público se tiene que plantear. Esa es justamente su obligación. Porque son tan verdad como la necesidad de socorro por razones humanitarias.
Precisamente lo que se echa de menos en el actual debate público sobre esta crisis, y en España de manera muy singular, es que alguien ponga sobre la mesa las consideraciones de carácter moral-político. O eres partidario de acoger al mayor número posible de refugiados, darles casa y trabajo o, aún mejor, una pensión vitalicia, o eres un desalmado que sólo merece las penas del infierno. Los medios de comunicación, en su inmensa mayoría, se han lanzado a una indecente apología de la lágrima que llega incluso al obsceno extremo de ocultar cosas como la detención de yihadistas camuflados (del mismo modo, por cierto, que en su día se ocultaron las violaciones en la Plaza Tahrir de El Cairo durante la “primavera árabe”). Pero es que también los políticos, en perpetua efervescencia electoral, se han sumado al coro prodigando las exhibiciones de buenos sentimientos y humanitarios afanes, abriendo una deplorable puja por ver quién es más “solidario”. Nadie parece preguntarse por las consecuencias de todo esto a medio plazo.
Cuidado con los sentimientos humanitarios cuando vienen en boca de quienes deberían tener en cuenta también otros criterios. Muchos de los que ahora apelan a la acogida masiva de refugiados son los mismos que ayer llamaban a la acción contra los tiranos Bachar al-Assad o Gadafi; los mismos que jalearon unas guerras simplemente calamitosas; los mismos, en definitiva, que han creado la actual crisis y provocado más dolor que el que denunciaban. Eran voces que tronaban con el argumentario de la moral personal y que desdeñaban como ofensiva cualquier consideración de moral política.
El camino del infierno, como es sabido, está empedrado de buenas intenciones.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 20 de septiembre de 2015

Buen y valiente artículo

Sobre todo la última frase remarcada en negrita.

Otro en la misma línea, éste de Eduardo Arroyo:
http://www.elsemanaldigital.com/blog/rusia-colau-mundo-144154.html

Y un artículo imprescindible publicado en la web de Democracia Nacional:
http://democracianacional.org/dn/a-quien-beneficia-la-oleada-de-refugiados/

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 18 de septiembre de 2015

La de Dios es Cristo

Siria hace pocos años era un país tranquilo, en paz, con bastante desarrollo económico, laico, muy turístico (iban muchos turistas españoles).. bastante parecido a lo que era Túnez también hace pocos años. Y, además, la minoría cristiana antioquena, era respetada e incluso tenía cierta influencia social y política.
Llega Estados Unidos y organiza la de Dios en la cuna del cristianismo (Israel es la cuna de Cristo pero Siria es la cuna del cristianismo).
Si a alguien le corresponde acoger refugiados es a Estados Unidos. Como responsables del Apocalípsis.
Por cierto... ¿si el país queda completamente devastado, va a ocupar Israel el solar?

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Estado Islámico: ¿quién le pone el cascabel al gato?
Vomitivo festival de demagogia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
2 El secreto de los populistas
3 JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición
4 Nenes mimados, adultos blandengues



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |