''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero


Su nombre estuvo sobre la mesa de Franco como posible rey de España. Y lo que apenas recordó nadie fue el crucial papel de Otto en el hundimiento del bloque soviético y en el desmantelamiento de aquella cortina de hierro que durante más de cuarenta años dividió a Europa en dos.
José Javier Esparza

26 de junio de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


19 de agosto de 1989. Frontera entre Austria y Hungría. Europa aún está dividida por el Telón de Acero comunista, pero muy pronto las cosas van a dar un giro inesperado. En ese punto de la alambrada, unas manos femeninas van a abrir un agujero. Por él escaparán miles de alemanes orientales hacia el lado occidental. Muy poco después caerá el Muro de Berlín. El promotor de la idea era el más europeo de los europeos: Otto de Habsburgo, heredero del imperio austrohúngaro.
Otto de Habsburgo falleció el 4 de julio de 2010. Iba a cumplir 99 años. En los obituarios, los periódicos hablaron de su triste condición de emperador sin corona y de sus afanes en la construcción de Europa al frente de la Unión Paneuropea. También podían haber contado que su nombre estuvo sobre la mesa de Franco como posible rey de España (¿por qué no? Era un Austria). Y lo que apenas recordó nadie fue el crucial papel de Otto en el hundimiento del bloque soviético y en el desmantelamiento de aquella cortina de hierro que durante más de cuarenta años dividió a Europa en dos.
El Telón de Acero
Breve ejercicio de memoria: a la altura de febrero de 1945, antes de acabar la segunda guerra mundial, ya nadie dudaba de que los años siguientes verían una feroz oposición en el seno de los vencedores. La Unión Soviética entraría en conflicto con los Estados Unidos, y Europa quedaría demediada. “Una cortina de acero caerá sobre este enorme territorio controlado por la Unión Soviética, detrás de la cual las naciones serán degolladas”, había profetizado Goebbels. Un año más tarde, en 1946, Winston Churchill abundaba en la idea: “Desde Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente una cortina de hierro”.
No era una metáfora: los soviéticos construyeron una densa barrera fronteriza en todos los países bajo su control. ¿Por qué? Porque la gente se escapaba. En los cinco años posteriores a la guerra, un total de 15 millones de personas había emigrado del este al oeste. Entonces el bloque soviético cerró sus fronteras. El ejemplo más gráfico es el Muro de Berlín, que empezó a levantarse en 1952 bajo forma de vallas y alambradas entre el Berlín comunista y el occidental. Como la gente seguía escapándose –hasta tres millones de fugitivos entre 1949 y 1961, los comunistas construyeron un muro de hormigón densamente custodiado por policías que disparaban a matar. Los 1.400 kilómetros restantes de frontera entre las dos Alemanias fueron guarnecidos con verjas y placas de hierro. También las fronteras que separaban a Checoslovaquia y Hungría de Alemania y Austria quedaron cerradas con vallas electrificadas y puestos de policía. El Telón de Acero no era un concepto: era una realidad física. Según los soviéticos, era un “muro de protección antifascista” para defenderse de los “ataques al socialismo”.
Esa vergüenza empezó a soliviantar conciencias muy pronto, pero no fue hasta los años ochenta, con los cambios introducidos por Gorbachov en el mundo soviético, cuando los europeos del este pudieron levantar cabeza. Aquellas reformas permitieron a la gente, por primera vez, hablar; no mucho, pero sí lo suficiente como para sacar al exterior todas las miserias acumuladas durante largos años de represión. En el resto del bloque soviético la atmósfera era todavía más agitada: polacos, húngaros, checos y alemanes orientales hervían literalmente dentro de una olla que seguía cerrada por la policía, pero cuya tapadera estaba a punto de saltar. La Unión Soviética ya era un gigante debilitado. Y quienes creían en una Europa libre y unida, como Otto de Habsburgo, resolvieron que algo había que hacer.
 Salchichas y cerveza
En el verano de 1989, Otto tiene una idea: escenificar públicamente la hermandad de los europeos por encima del Telón de Acero. ¿Qué hacer?, se preguntó Otto. Y se contestó como sólo podía hacerlo un vienés: una gran fiesta en el campo con cerveza y salchichas. Un gran picnic paneuropeo en algún lugar al que pudieran acudir miles de personas de las zonas vecinas. ¿Dónde? En la frontera de Hungría con Austria, que por otra parte era una zona llena de alemanes orientales pasando sus vacaciones. El lugar en cuestión fue un punto entre Sankt Margarethen im Burgenland (Austria) y Sopronkőhida (Hungría), a escasos kilómetros del lago de Neusiedl, entre hermosos bosques y fértiles campos. La fecha: el 19 de agosto de 1989.
Había mucha gente en el ajo: los políticos húngaros Imre Pozsgay y Gyula Horn, el vicecanciller austriaco Alois Mock… Todos ellos convenientemente “tocados” por Otto. Desde varios días atrás, la voz se había corrido por toda Hungría y también por la Alemania comunista. Al amanecer del 19 de agosto de 1989, miles de alemanes orientales se apiñaban en la frontera magiar: no podían pasar al oeste desde su propio país, pero sí trasladarse a otro país comunista como Hungría.¿Y podrían pasar después la frontera húngara hacia Occidente? En principio, no. Y de hecho, el ejército húngaro había desplegado unidades en los alrededores. Pero en eso consistía el reto.
Eran las tres de la tarde cuando una de las hijas de OttoWalburga, líder de las juventudes paneuropeas y maestra de ceremonias en aquel picnic, cortó un trozo de alambrada entre los aplausos de la concurrencia. Era sólo un trozo de metal; nada más que eso. Pero aquel alambre de espino simbolizaba medio siglo de vergüenza. Y el agujero, por otra parte, no era un símbolo: era un hueco bien visible. Sin perder un minuto, seiscientos ciudadanos de la Alemania oriental cruzaron la frontera.
En otro tiempo, el ejército húngaro habría resuelto el asunto a tiros. Esta vez, sin embargo, nadie disparó. Dato curioso: el jefe del puesto fronterizo estaba de vacaciones –en la URSS y su segundo de a bordo, llamativamente, no hizo acto de presencia en todo el día. La frontera quedó al cargo de un subalterno, el subcoronel Arpad Bella, que tuvo que decidir sobre la marcha: o abrir fuego y escribir una nueva página de sangre en la historia del comunismo, o dejar salir a la gente y exponerse a las sanciones de sus superiores. “Sabía que probablemente pasaría meses, incluso años en la cárcel”, declaró Bella al periódico alemán Süddeutche Zeitung. No hubo tal. De hecho, Arpad Bella terminaría siendo uno de los oficiales más condecorados de su país.
El agujero de Otto de Habsburgo en la frontera austriaca duró apenas tres horas, pero fue suficiente para que se desencadenara una fuerte presión popular. El 11 de septiembre Hungría declaró abiertas todas sus fronteras. Más de 50.000 alemanes del este pasaron a la Alemania federal antes de que las protestas se generalizaran y terminaran provocando la caída física del Muro de Berlín, en el mes de noviembre. El bloque comunista se deshizo de un golpe: Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Bulgaria derrocaron a sus dictadores rojos.
Todos los 19 de agosto sigue conmemorándose el picnic paneuropeo en aquel lugar de la frontera austrohúngara. Desde 1996 se eleva en las cercanías una estatua creada por Gabriela de Habsburgo, otra hija de Otto: representa un pedazo de alambre de espino que se alza sobre el paisaje como una cruz. “Fue en Hungría donde se retiró la primera piedra del Muro de Berlín”, dijo Helmut Kohl. Es verdad. Y el arquitecto que guió la demolición fue Otto de Habsburgo, el emperador sin corona.
(c) La Gaceta

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Nunca hubo genocidio español en América
Después de Barcelona
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
2 La Cataluña española se afirma y resiste
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |