''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 25 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
No me sea usted islamófobo


Ante unos crímenes con firma y sello islamistas, nuestros mandamases parecen preocupados sobre todo por evitar que caigamos en la "islamofobia".
José Javier Esparza

8 de abril de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


Que el islamismo radical ataque a Occidente no es nuevo. Lo nuevo es más bien esto otro: ante un atentado con firma y sello, los líderes del mundo parecen preocupados sobre todo por que no caigamos en la islamofobia. Es decir que nuestros jefes, los que han de protegernos, no claman tanto contra las causas directas del crimen como contra nosotros mismos, contra nuestros fantasmas, contra nuestra potencial maldad: la potencial maldad de la víctima.
Uno lee los editoriales de la prensa hegemónica en estos días y se diría que el verdadero problema de Europa no es el islamismo violento descontrolado (descontrolado, por cierto, por los mismos que tanto nos amonestan), sino Marine Le Pen, Pegida, incluso usted mismo. Nuestros mandamases han asistido impávidos a la matanza de miles de cristianos (y musulmanes) en Siria e Irak, incluso han estimulado indirectamente el proceso (esta misma semana, secuestro masivo de coptos por nuestros “amigos” libios), pero lo que de verdad les preocupa es que no se nos haga usted islamófobo. ¿Sorprendente? Quizá no tanto. Porque nuestros amados líderes tienen buenas razones para comportarse así
Primera razón, preventiva: es verdad que los terroristas son minoría, pero la solidaridad de fe en esa comunidad es muy fuerte; advertir contra las generalizaciones es una forma de prevenir la extensión del problema. Más aún, el sistema cree posible que, con un poco de suerte, sean las propias comunidades musulmanas en Europa las que señalen a los violentos y faciliten su detención.
Segunda razón, electoral (oh, sí): en Europa hay casi 25 millones de musulmanes y en Estados Unidos más de 4 millones. En el caso de Francia, nadie ignora que el voto musulmán ha sido determinante en la mayoría socialista. En otros países –España, por ejemplo- ese peso es menos determinante, pero, con carácter general, nadie quiere ganarse la animadversión de un nicho electoral bastante homogéneo.
Tercera razón, financiera: el dinero árabe pesa mucho. Los emiratos del Golfo y la monarquía saudí tienen en sus manos una parte no desdeñable de la deuda pública española. ¿Cuánta exactamente? No lo conocemos porque el Tesoro oculta esos datos, pero sí sabemos que en octubre de 2008 el Gobierno (era aún el de Zapatero) abrió nuestra deuda pública a los fondos de inversión árabes y después hemos visto cómo las grandes empresas españolas firmaban contratos en Kuwait o Arabia, por ejemplo, al mismo tiempo que el dinero de Qatar y Bahrein empezaba a verterse en España.
Cuarta razón, socioeconómica: la demografía europea en general y española en particular está hecha unos zorros, cada vez parimos menos y, por lo que se ve, ningún gobierno occidental quiere invertir la corriente; el déficit de población quiere cubrirse con mano de obra inmigrada y, en ese paquete, la afluencia de gente procedente de países musulmanes es un filón inagotable. La reagrupación familiar, inaugurada en Francia en los años ochenta e imitada después en España, ha permitido compensar el déficit demográfico porque, además, los recién llegados tienen más hijos que nosotros. A nadie parecen preocuparle las consecuencias sociales y culturales de este “reemplazamiento demográfico”. Lo que el sistema necesita para sobrevivir es que entre más gente –preferiblemente, con sueldos magros- y bajo ningún concepto puede darse la impresión de que el musulmán será rechazado.
Todo esto bastaría para explicar la sorprendente islamofilia de los portavoces del desorden establecido, pero hay más. Hay una quinta razón. Una razón de orden ideológico que quizás es la más importante, porque toca el auténtico fondo de la cuestión. Se trata de lo siguiente: desde hace casi medio siglo, desde antes incluso de la caída del muro de Berlín, eso que aún llamamos “occidente” se ha construido como una no-identidad, como un espacio de vida sin raza (con perdón), ni credo (con perdón), ni cultura autóctona (perdón, perdón, perdón), como una suerte de Cosmópolis en la que todos cabemos a condición de que todos dejemos de ser lo que somos. Bueno, no todos: sólo nosotros, los de aquí. Los demás, los que llegan, ya se “integrarán”, es decir, se “diluirán” en una civilización concebida como aparato, como estructura, como máquina neutra. Es el viejo sueño ilustrado del “Estado Mundial”. Un sueño que exige la destrucción previa de la identidad colectiva. Justamente esa identidad en la que uno podría parapetarse para hacer frente al vecino hostil. Eso es lo que se esconde tras la acusación preventiva de “islamofobia”. Y en lugar de esa identidad, ¿qué nos proponen? Lo llaman libertad, pero en realidad quieren decir otra cosa. Otro día lo veremos.
© La Gaceta

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de mayo de 2015

No me sea usted islamofobo


En este articulo tambien se dicen las cosas claras acerca de la naturaleza religiosa de algunas barbaridades:
http://www.theatlantic.com/features/archive/2015/02/what-isis-really-wants/384980/

# Publicado por: Jorge. (Austria)
viernes, 10 de abril de 2015

POLITICOS COBARDES

Los políticos españoles son indignos y cobardes, sobre todo cuando se habla del gran problema del mundo actual, que son los musulmanes..
Rajoy y su ministro de exteriores han hecho unas declaraciones sobre el asesinato con ensañamiento del espeologo español, por los marroquíes me producen asco.....
Desde hace algún tiempo EEUU y sus aliados, en coalición, están bombardeando posiciones de los bastardos del Califato...De los pocos países de Europa que no aportó aviones, uno de ellos es España, con el agravante de que somos los que estamos más en peligro y amenazados directamente por esos bastardos de negro.
España participó en los bombardeos de Serbia para proteger a los

musulmanes de Kosovo y de Bosnia; ¿qué demonios hacíamos allí ?.
En la antigua Yugoslavia existía un conflicto interno que la prensa de
Occidente nunca explicó bien y que desde luego no se amenazaba a

ningún país como ocurre actualmente con los musulmanes, que son una amenaza mundial.....

# Publicado por: JOSE LUIS (SIERO. ASTURIAS)
miércoles, 08 de abril de 2015

Pero entonces, ¿cuál es el peligro?

¿El Islam o el Nuevo Orden Mundial?
A De Prada se le entiende mucho mejor, sr. Esparza.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
miércoles, 08 de abril de 2015

COMPLICES

Certero,como siempre.Y mientras los miembros del Califato,apoyados por la artillería y la aviación israelí,masacran a los palestinos y los sirios,y las monarquías extremistas islámicas lanzan sus bombardeos sobre la población de Yemen,igual que aplastaron cualquier intento de ´´primavera árabe´´en ellas a sangre y fuego,como en Barein,matando con armamento USA.Y al final a los terroristas del Califato quienes los combaten de verdad son el Ejército Sirio,el Iraní, y los palestinos,mientras aquí nuestros suicidas gobernantes reducen en ejército aun más si cabe.

# Publicado por: Jesús Javier Corpas Mauleón (NAVARRA)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 Los otros refugiados



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |