''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Plebe rica y plebe pobre


Olvidemos el engaño igualitario y su aplanamiento por abajo. Reivindiquemos con todo vigor al pueblo —pero también a las élites. Pronunciemos sin sonrojo la palabra maldita: elitismo.
Javier Ruiz Portella

10 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
 
Se habla cada vez más de esta pareja mal avenida: las élites y la buena gente. O, dicho con otras palabras, de la buena gente… y las malvadas élites.
 
Malas —calamitosas—, claro que lo son nuestras élites, esta Nueva Clase mundialista, desarraigada, compuesta de tecnócratas y oligarcas que ejercen por doquier su dominio. Es sobre ellos sobre quienes pesa, ante todo, la responsabilidad por el hundimiento de nuestros principios y valores, por la reducción del mundo a un montón de objetos, dinero y diversiones, por la reducción de nuestros pueblos a un conjunto de átomos tan gregarios como individuales.
 
El problema es que nuestra élites son cualquier cosa… menos élites. Lo calamitoso, en efecto, es exactamente lo opuesto de lo mejor. Quienes han substituido a nuestros antiguos aristoi (“los mejores”, en griego) no son ni los más excelentes ni los más grandes. Pequeños cual enanos, desprovistos del menor sentido de grandeza, se complacen chapoteando en lo bajo y rastrero.
 
También en lo hipócrita, pues a la vez que usurpan el sitio de los mejores, fingen no ocuparlo. Pretenden que nada es, en sí, superior o inferior. La tabla rasa de la igualdad es su lema, al igual que el elitismo es el pecado capital de la bienpensancia que los bienpensantes expanden.
 
¿Y el pueblo, en todo ello? El pueblo desapareció, se esfumó. “Ya no hay clase alta ni pueblo —dice Nicolás Gómez Dávila en uno de sus aforismos—; sólo hay plebe alta y plebe baja.” ¿Qué ocurre, pues, con la plebe pobre y baja? ¿Qué ocurre con el pueblo, o con lo que de él?… ¡Oh, el pueblo!… El pueblo deja que le den. Incluso se complace en ello. O se complacía, mejor dicho, cuando iba recogiendo las migajas del gran festín en que parecía haberse convertido el mundo. Pero la fiesta se ha acabado. A base de llevar su codicia más allá de todos los límites, la Nueva Clase ha terminado matando la gallina de los huevos de oro: el reino de jauja gracias al cual hacía creer a todos que todo iba de lo mejor en el mejor de los mundos.
 
Ahora bien, para que pueda establecerse semejante consenso entre “la plebe rica y la plebe pobre”, también ha tenido que cambiar radicalmente la trama social de esta última. Ha hecho falta que, prestando oídos al llamamiento igualitario lanzado no sólo por la plebe alta: soplando a través del aire mismo del tiempo, una fracción sustancial de las clases populares —fracción hoy mayoritaria: las clases medias— se pusiera a escalar denodadamente con ánimo de alcanzar la cumbre.
 
El llamamiento igualitario era por supuesto un engaño. Ni los de abajo (salvo excepciones individuales) han llegado a cumbre alguna, ni llegarán jamás. En los planos económico y social, quiero decir. Porque en el plano de la ideas, ahí sí; ahí es donde ambas plebes se encuentran y abrazan. Ahí es donde una misma visión del mundo llena con su vacío tanto a la plebe rica como a la pobre: a la fracción intelectual de esta última, sobre todo, a esa franja que, amontonada en lo que Éric Zemmour llama “las Ciudades Mundo”,[1] se halla compuesta por una multitud de profesionales, prestatarios de servicios, enseñantes, universitarios, periodistas… Poderosos o insignificantes, son ellos quienes soplan en el gran molino de viento en el que va machacándose el aire vacío del tiempo.
 
Al desvanecerse el pueblo, ¿ha pasado éste al otro lado de la barrera? No, pues quienes agitan y machacan el aire vacío del tiempo sólo son una franja —inmensa, es cierto— de las antiguas clases populares. Quedan todos los demás, quedan todas las buenas gentes que, casi siempre mudas, son los únicos que han conservado en el fondo de su corazón el sentido de cosas tales como la patria, la familia, lo sagrado, el comedimiento, la honestidad… —“la decencia común”, decía Orwell.
 
Son nuestra esperanza. Sin ellos nunca nada cambiará. Y ahí están, empezando a moverse, a romper el silencio, a sublevarse contra el infinito desprecio con el que las falsas élites los han aplastado. Pero no nos engañemos: si se mueven, es porque otros —un embrión de auténticas élites— han empezado a indicarles el camino.
 
Olvidemos el engaño igualitario y su aplanamiento por abajo. Reivindiquemos con todo vigor al pueblo —pero también a las élites. Pronunciemos sin sonrojo, con orgullo, la palabra maldita: elitismo. Entregado a sí mismo, el pueblo se convierte en la masa estúpida y amorfa que conocemos. Necesita élites —pero verdaderas. Se necesita esa “aristocracia del espíritu” que un Dominique Venner ansiaba con toda su alma. Sin ella, sin los mejores, sin su entrega y acción y un Dominique Venner algo sabía de lo que significa la entrega, nada jamás se podrá lograr.


[1] Éric Zemmour, Le suicide français, Paris, 2014. Libro que es mucho más que un libro: todo un fenómeno de sociedad. Con 15.000 ejemplares vendidos diariamente desde que salió a la calle hace unas semanas, se está despertando en torno a él un auténtico clamor popular. Es tanto más importante este clamor cuanto que las 500 páginas de este detenido análisis histórico (desde la Francia de De Gaulle hasta hoy), constituyen uno de los más decididos ataques contra los valores feminizantes, apátridas —nihilistas, en suma— que conducen a lo que el autor denomina “el suicidio” de nuestras sociedades. Huelga decir que este iconoclasta pensador, a la par que mordaz polemista, está recibiendo (pese a que sus orígenes judíos dificultan que se le efectúe la habitual reductio ad Hitlerum) una desaforada ola de ataques e injurias por parte de los medios de comunicación oficiales. Por primera vez desde hace muchos años; por primera vez, como mínimo, desde mayo de 1968, los mandarines bienpensantes sienten temblar la tierra bajo sus pies. No sólo por este libro: por toda la gran cantidad de libros, iniciativas y autores parecidos que, desde hace unos cuantos años, se están desplegando… al otro lado tan sólo (ni siquiera hay que precisarlo) de los Pirineos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 10 de diciembre de 2014

Bravo

Estupendo artículo. Pediré ese libro a los Reyes.

# Publicado por: Vivarium (León)
miércoles, 10 de diciembre de 2014

Pues claro que sí

Hay que reivindicar a los ´´aristoi´´, injustamente descalificados por el vulgo como ´´privilegiados´´. Porque ellos son los referentes que justamente nos sacan de lo vulgar. Pero creo que debemos limitar su ejemplaridad a lo moral y a lo existencial. Meterlos en política sería desastroso. Dejemos que ´´manden´´ los que dicen ocuparse de los asuntos publicos (politiquillos al uso) y que ´´seduzcan´´ los que de verdad tienen los dones para hacernos ser mejores.

# Publicado por: miguel (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Europa estará muerta en 20 años
2 SERTORIO
El khmer rosa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |