''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La cosmocracia española


Ha nacido una especie de "cosmocracia" cuyo horizonte ya no es la dirección de la comunidad política, sino el enriquecimiento en un mundo sin fronteras y, lo que es más grave, sin obligaciones para con el prójimo.
José Javier Esparza

9 de octubre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


Lo peor no es la crisis económica. Lo peor no es la corrupción. Lo peor no es el descrédito de las instituciones. Lo peor no es el desgarro del tejido nacional. Lo peor es que nos hemos quedado sin destino, sin proyecto, sin futuro. Ese es el gran problema de los españoles, la verdadera crisis de España. Que no es de ahora, pero que hoy, en el marasmo de un sistema enfermo, sale a la luz con una violencia estremecedora.
España se está convirtiendo en un país de viejos arruinados. La frase es de Jean Sevilla, un historiador francés que, por otra parte, ama sinceramente a España. Y la definición no puede ser más exacta.
Hoy han aparecido nuevas formaciones políticas que aspiran a regenerar el tejido nacional. Ciudadanos en el espacio del centro-izquierda, Vox en el campo de los innumerables decepcionados por el PP, Impulso Social en el ámbito de la derecha católica… Todos ellos se definen por su acertado juicio sobre la crisis nacional, por sus buenas intenciones y por la calidad humana de sus líderes. Representan sin duda una esperanza. Ahora se trata de que lean adecuadamente no sólo el paisaje –negro– del presente, sino también la posición histórica de España y los españoles.
En una reflexión sobre la identidad norteamericana, Huntington levantaba una constatación interesante: la identidad nacional está desapareciendo porque las elites del país ya no se identifican con el pueblo americano y su destino, sino que, por así decirlo, han cambiado su marco de referencias y ahora viven en un universo cosmopolita, alejado de la comunidad a la que pertenecen. Ha nacido una especie de “cosmocracia” cuyo horizonte ya no es la dirección de la comunidad política, sino el enriquecimiento en un mundo sin fronteras y, lo que es más grave, sin obligaciones para con el prójimo. Si esto es verdad en el caso norteamericano, cuánto más no lo será en el caso de países como España, donde toda dimensión propiamente nacional ha sido sistemáticamente laminada. Nuestra clase política –y financiera, y mediática– nada ya en esa “cosmocracia” alejada de la España real, tanto de la continuidad histórica de la nación como de los españoles de carne y hueso. La “rebelión de las elites” de la que hablaba Christopher Lasch se ha hecho realidad. Aunque cabe corregir la fórmula: no es sólo una rebelión, sino también una traición de las elites.
¿De verdad pensaba alguien que renunciando a la soberanía, a las incomodidades de la decisión y del poder, íbamos a ser todos más felices? ¿De verdad pensaba alguien que España hallaría la paz renunciando a la gran política y, en su lugar, sumergiéndose en un utópico gran mercado sin nacionalidad ni rostro? El mercado no es una institución natural; no más que la rapiña, el trueque o el saqueo. La institución natural por excelencia –después de la familia– es la comunidad política, y ello es así desde el principio de la humanidad civilizada. Si a la comunidad política se le priva de los instrumentos para asegurar su propia supervivencia, si se le priva de la titularidad sobre los propios recursos materiales, inevitablemente quedará al albur de las ambiciones ajenas. La democracia, sin soberanía real, material, se convierte en una parodia, porque la voluntad popular queda reducida a una especie de liturgia insignificante.
Así está España hoy: con una agricultura y una industria sacrificadas a las exigencias de Bruselas, con un poder financiero fugitivo porque encuentra mejor mercado fuera de aquí y, para colmo, sin posibilidad de controlar la propia moneda. Nuestro Estado, en términos económicos, ha quedado reducido a una voraz máquina de recaudar dinero, administrarlo al servicio del propio Estado y distribuir servicios. Ya sería lamentable si la máquina fuera eficiente. Pero es que, además, la máquina es de una incompetencia atroz.
Cambiar todo eso debería ser el objetivo primordial de cualquier formación que aspire de verdad a hacer Política, con mayúscula. Recuperar España. O más precisamente: servir de cauce para que los españoles recuperemos un país que, entre unos y otros, nos han robado.
© La Gaceta

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Estado Islámico: ¿quién le pone el cascabel al gato?
Vomitivo festival de demagogia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |