''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 18 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)

SERTORIO
Dixie
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Podemos, o la izquierda borrica

Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"


A Pablito Iglesias le gustaría ser el cerebro que, como un nuevo Lenin, venga a dotar a los parias de la tierra de un discurso redentor. Pero sus parias no quieren un discurso, sino una liberación de rencor bruto.
José Javier Esparza

22 de septiembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

Podemos no se parece tanto al viejo PCE como a la aún más vetusta y atávica CNT, la cepa del anarquismo español, aquella formidable colección de utópicos carniceros.
A ellos les gustaría verse como el PCE de los años heroicos: un compacto y disciplinado bloque de lucidez implacable, armado con el fanatismo de saberse vanguardia del proletariado. Pero uno ve a sus bases, lee las declaraciones de sus dirigentes, escucha los comentarios de sus militantes y constata que Podemos no se parece tanto al viejo PCE como a la aún más vetusta y atávica CNT, la cepa del anarquismo español, aquella formidable colección de utópicos carniceros que chapoteaba en sangre –propia y sobre todo ajena- mientras declamaba poemas a las florecillas del campo. Podemos no es la izquierda científica; Podemos es la izquierda borrica.

Una vieja historia

 

En España siempre ha habido una izquierda obtusa, bruta, borrica, cerril. Una izquierda del instinto, la hoguera y el tiro a bocajarro. Los liberales que quemaban conventos y mataban frailes en el Madrid de 1834 –y el año siguiente en Barcelona y Zaragoza-, los chalados del cantonalismo de la I República, los anarcosindicalistas de la Restauración, etc. Los gorros y las banderas son distintos, pero la pasión es siempre la misma. Son gente que no construirá nunca un Estado, ni falta que les hace: lo suyo es romper lo que hay para dar rienda suelta a un instinto destructor, a un resentimiento que anida en lo más hondo del alma. De nada sirve discutir de ideas con ellos: la ideología, en su caso, sólo es la cobertura retórica de un pathos nihilista.
Por eso, también, están dispuestos a creerse cualquier fabula siempre y cuando avive el fuego. Ayer eran las monjas que envenenaban caramelos para matar a niños proletarios y hoy son los policías que meten droga en el País Vasco para corromper a la sana juventud abertzale. En los primeros años 80, una conspicua dama del PCE madrileño trató de convencerme de que el exponencial aumento de la delincuencia que vivía España no se debía a la excarcelación de presos preventivos ordenada por el ministro socialista Ledesma, sino a que unos señores de Fuerza Nueva muy ricos y muy malos pagaban a los gitanos (sic) para que cometieran delitos y, así, desestabilizar al Gobierno del PSOE. Lo más triste es que, probablemente, aquella dama estaba convencida de que semejante disparate era verdad, igual que los muchachos de Podemos se tragan hoy la historia de la policía narcotraficante en Euskal Herria y cualquier otra matraca. El rencor provoca alucinaciones. Esta veta del temperamento nacional despierta cuando las cosas se tuercen hasta el punto de la desesperanza. Por ejemplo, hoy. 

Metafísica del rencor

 

Decía el venerable Vilfredo Pareto que detrás de cada idea hay un instinto, y que las ideologías (políticas) no son sino construcciones racionales elaboradas a partir de sentimientos instintivos, primarios, irracionales. Cuanto más vehemente es el instinto y más primaria la construcción racional, más se ve el hueso del sentimiento bajo el ropaje de las ideas. En el caso de la izquierda, esa pulsión instintiva suele ser el rencor, el resentimiento (justificado o no) de los “parias de la tierra”, y su ideología se manifiesta habitualmente como voluntad de redención universal, tanto más utópica cuanto más primitiva. Como el género humano tiende a no dejarse redimir, el redentor traduce su resentimiento en violencia desatada, y ahí nos caben buena parte de las grandes matanzas que el mundo ha conocido.
Toda la Historia de las Ideas está salpicada por corrientes de este tipo, desde la Liga de los Elegidos de Tomás Müntzer hasta los jemeres rojos de Pol Pot pasando por los jacobinos de “la Terreur”. El anarquismo español, que tintó en sangre nuestra Historia desde finales del XIX hasta los años 30 del XX, forma parte de la siniestra cofradía. Vale la pena recordar cómo era aquella gente: idealista, utópica, fanática, y paralelamente sanguinaria, criminal, salvaje. Todas las grandes figuras del anarquismo –Durruti, Ascaso, García Oliver, etc.- son ante todo homicidas con buena conciencia: el resentimiento (instinto) les lleva a matar y la revolución (la ideología) les procura un bálsamo reparador. Es el mismo mecanismo psicológico por el que Pablito Iglesias (pongámosle el diminutivo para distinguirlo del homónimo precedente) quiere partirnos a todos la cara so pretexto de “justicia proletaria”. El muchacho sabe lo que su público quiere. Todo un programa de regeneración democrática, ¿verdad?
Un rasgo característico de estas ideologías del “santo rencor” es que no admiten refutación intelectual. Quiero decir: claro que es posible refutarlas, pero se trata de un ejercicio inútil porque el militante no actúa por ideología, sino por instinto, y con los instintos no se puede discutir. Sobre este patrón mental el marxismo añadió una pretensión científica superior: se trataba de alumbrar una filosofía positiva invencible, y ahí radicó su vigor hasta que tal filosofía se mostró falsa. Pero el anarquista se mueve por potencias telúricas, más profundas: en realidad le importa un bledo que su ideología esté equivocada, que sea irrealizable –por ejemplo, que su programa económico resulte inviable- o venga construida sobre errores de base. Para él la ideología sólo es un relato –cuanto más simple, mejor- que le provee de una armadura racional en la que envolver la fuerza del resentimiento. Por eso es inmune al choque con la realidad. Y cuando la realidad le decepciona, no duda: la suprime. Dostoievski ejemplifica este mecanismo psicológico en el Schatov de “Los demonios”: Schatov tiene tan alto concepto del género humano que cuando un hombre de carne y hueso se muestra como es –débil, voluble, frágil, mezquino- no duda en abofetearle en público. A la realidad hay que violarla hasta que se adapte a la idea. Y si no, se la extermina. 

“La bárbara robustez del instinto”

 

A Pablito Iglesias le gustaría ser el cerebro que, como un nuevo Lenin, venga a dotar a los parias de la tierra de un discurso redentor. Por desgracia para él (y para todos), sus parias no quieren un discurso, sino una liberación de rencor bruto. A lo mejor conviene recordar a los líderes de Podemos cuál fue el destino de Manuel Azaña, aquel imprudente que, enaltecido en su soberbia, soñó con ser la “inteligencia” que otorgara un sentido a los “brazos del hombre natural, en la bárbara robustez de su instinto elevado a la tercera potencia a fuerza de injusticias”, según decía el pobre diablo en sus discursos del Ateneo en noviembre de 1930. Al final, como es sabido, los “brazos del hombre natural” pasaron de cualquier inteligencia y se dedicaron a hacer la revolución por su cuenta, convirtiendo la II República en un trágico disparate y reduciendo al propio Azaña al grotesco papel de una amarga marioneta.
Iglesias lo sabe, claro, y por eso insiste en imponer una especie de ciberleninismo –lo dice Antonio Elorza, que algo sabe del asunto– sobre esas bases borricas y cerriles que la crisis del capitalismo global le ha puesto en las manos. Todo será inútil: el temperamento posmoderno, tan individualista, tan narcisista, tan hedonista, tan volátil, se adapta mal a las exigencias disciplinarias. Por el contrario, se siente comodísimo en la protesta que se agota en sí misma, en el ombliguismo de la contestación, en el onanismo infantil del anarquismo. Por eso Podemos nunca será un partido de gobierno. Pero, por el camino, podrá fácilmente seducir a un 20% de la población dispuesta a convertir su resentimiento vital en potencia destructiva. Y a su paso sólo dejará cenizas.

© La Gaceta


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 23 de septiembre de 2014

Anarquismo irrealizable?

Sinceramente lo felicito por el léxico en esta fábula ampliamente difundida desde los años en que dejaron de correr libres los gatos españoles debido a la hambruna, allá pasado el 36... Ciertamente la historia pertenece al destructor, por lo menos al que destruye mejor, por ejemplo Israel en estos últimos meses... Reconozco que hay fuerza en su texto, sin querer decir resentimiento, vaya a ser que repita palabras, aunque ya puestos me quedo con bárbaros, irrealizable, homicidas, irracionales,... Buff... No se cuales más elegir de su barbarie!
Una angustiosa, sombría y desoladora sensación me sobrecoge cuando se habla de un sentimiento social que aspiraba a la libertad, el apoyo mutuo y la igualdad como bases de una sociedad, convirtiéndolo en un grupo de instintivos, bárbaros,primitivos, llenos de rencor santo, quema-iglesias o casi demoniacos?
Hagamos pues desaparecer también la palabra amor, arte, conciencia, creatividad pues seguro que nada tendrá que ver con estos ´´parias sanguinarios´´
Las utopías de hoy son las realidades de mañana. Espero no le toque compartir caverna con ningún anarquista de esos...



# Publicado por: Miguel (Begaar)
lunes, 22 de septiembre de 2014

El instinto

Si detrás de cada idea hay un instinto, cabría preguntarse cuál es el instinto que nos une a los que estamos en contra de lo expuesto. La derecha no tiene instintos porque es parte del sistema y presupuesto sine qua non para que existan los Pablo Iglesias, en un eterno juego dialéctico y como tal destructivo.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
lunes, 22 de septiembre de 2014

nos estan llevando al huerto

Creo y espero que el Gobierno este siguiendo con exquisito cuidado las maniobras de estos anarquistas,para meterles mano en el mejor momento.Yo he visitado varias veces Venezuela y Cuba y me aterra pensar que nuestro pais pudiera hundirse como ellos.

# Publicado por: felix casellas (malaga)
lunes, 22 de septiembre de 2014



Magistral; deberían enseñarlo en las escuelas y pasarlo por televisión a todas horas.

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
lunes, 22 de septiembre de 2014

podemos-no

Muy bueno el articulo de Esparza sobre el infeliz partido reciente. Dice el articulista verdades históricas como puños y que vayan aprendiendo los que no saben Historia. Toda ideología marxista es un vicio feo y ya viejo vicio. No nos dejemos engañar una vez mas.

# Publicado por: norberto (ZARAGOZA)
lunes, 22 de septiembre de 2014

El partido del barquero

Podemos es el partido de las verdades del barquero. Describe en trazo grueso (tosco más bien), las contradicciones e injusticias del sistema que todo el mundo conoce de sobra aunque, hasta hoy, muy pocos estaban dispuestos a combatir (era más seguro pagar la hipoteca y seguir tirando). Del diagnóstico (aproximadamente acertado) al tratamiento (aproximadamente demencial) va un infinito de garrulería; como salido de aquel famoso recetario para urgencias de un médico rural, en la montaña de León: ´´Para huesos atragantados en la garganta, patadas en los cojones´´

# Publicado por: José V. Pascual (Sta. Cruz de Tenerife)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Dixie
2 Locas, encoñadas y desarraigadas
3 JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta
4 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
5 Aquel niño sirio y este niño europeo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |