''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 23 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Coloquio-Homenaje a Dominique Venner en París

Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás


El 17 de mayo se celebró en París, ante más de 500 personas, un coloquio destinado a conmemorar el primer aniversario del sacrificio de Dominique Venner. Aparte de los oradores franceses, encabezados por Alain de Benoist, intervinieron, procedente de Italia, Carlomagno Adinolfi, de CasaPound, así como nuestro director Javier Ruiz Portella. Éste es el texto de su alocución.
Javier Ruiz Portella

21 de mayo de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
Permitidme empezar de forma un tanto abrupta. ¿No os pasa que hay momentos en que la pesadumbre os aprieta fuerte el corazón? A mí sí. A base de tanto nadar contracorriente, a base de tanto ir contra el aire dominante, el desaliento a veces le invade a uno. Es entonces cuando viene en nuestra ayuda la principal lección que nos ofrece Dominique Venner. Es entonces cuando aparece esa luz de esperanza que se despliega, paradójicamente, en medio de la crítica más despiadada contra la degeneración de nuestro tiempo.
¿En qué consiste esta degeneración? Consiste en que se han desmoronado los tres grandes pilares que hicieron la fuerza y la grandeza de nuestra civilización. «La naturaleza como base, la excelencia como objetivo, la belleza como horizonte», nos recuerda Dominique Venner. Basta enunciar tales principios para saber que ni la naturaleza, ni la belleza, ni la excelencia constituyen hoy la piedra angular de nuestra casa, el pilar de nuestro ser-en-el-mundo. Se diría que han desaparecido simple y llanamente del mapa.
¿Han desaparecido, se han destruido, se han aniquilado?
No, replica Dominique Venner. Sólo se han «adormecido». Al igual que en tantos otros momentos sombríos de nuestra historia, nuestros principios fundadores se han quedado adormecidos. Lo cual es tanto como decir: pueden despertar un día.
¿Por qué lo pueden? Porque lo que está aletargado son los arquetipos, las raíces mismas de nuestra civilización, es decir, de toda nuestra tradición. Y la tradición, «tal como la entiendo —recalca Dominique Venner—, no es el pasado, sino por el contrario lo que no pasa y vuelve siempre en formas distintas. Designa la esencia de una civilización en la muy larga duración».[1]Por ello, nuestras raíces son «prácticamente indestructibles hasta que no desaparezca (como desaparecieron un día los mayas, los aztecas o los incas) el pueblo que constituía su matriz».
Salvo si se produjera tal hecatombe, queda abierta la posibilidad de que lo que hoy está apagado vuelva —bajo modalidades desde luego distintas— a resplandecer un día.
Pero ¿de qué depende tal día?
En cierto sentido… no depende de nada. Lo imprevisible se halla inscrito —explica, dando mil ejemplos concretos, Dominique Venner— en el corazón mismo de la historia.
Lo imprevisible, lo indeterminado, lo que surge sin causa ni razón, es algo que recibió antaño un nombre: el destino, los hados. Esa fuerza misteriosa a la que los dioses mismos están sometidos, los hados, ¿nos serán un día favorables? No está en nuestras manos determinarlo… Y, sin embargo, sí lo está también. Contrariamente a lo que cree la modernidad, la voluntad de los hombres no lo puede todo. Es cierto. Pero los hados tampoco lo pueden todo… También hay que ayudarles un poco. Si los hombres dependemos del destino, también el destino depende de nosotros. Sólo una cosa es segura: sin nuestro empeño decidido, sin nuestra lucha resuelta, jamás los hados nos podrán ser favorables.
Nuestra lucha
Preguntémonos, pues, por nuestra lucha. ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Estamos realmente a la altura del gran reto que nos ha sido fijado, emplazados como estamos los hombres de nuestros tiempo en la gran encrucijada entre dos épocas «cuya importancia —afirmaba Ernst Jünger— corresponde poco más o menos al paso de la edad de de piedra a la edad de los metales».
¡Qué tiempos tan curiosos, los nuestros! Cada vez es más acuciante la necesidad de que cambien. Cada vez crece más también el malestar derivado de esas existencias nuestras tan planas, tan chatas, tan desprovistas de cualquier aliento superior. Pero este malestar es sordo, esta desazón se diluye, no consigue plasmarse en nada. Seamos lúcidos: ninguna alternativa se alza hoy con fuerza en el horizonte. Una sola corriente, es cierto, conoce en la mayoría de Europa cierta pujanza: el movimiento identitario. Pero su denuncia del gran Remplazo emprendido por nuestras oligarquías no deja de limitarse a un rechazo, a una denuncia puramente negativa. Si desapareciera un día la actual inmigración de asentamiento, ese mismo día el movimiento identitario se acabaría. Ningún verdadero Proyecto histórico, ningún SÍ se apunta debajo del NO identitario. (Y lo mismo se podría decir, salvando todas las distancias, del NO ecologista.)
¿Por qué ningún SÍ se alza debajo de la gran desazón contemporánea?
No es desde luego por falta de ideas, análisis, planteamientos… Ahí están, y son magníficos. Ahí están desde hace más de 40 años: desde que Dominique Venner, precisamente, fue de los primeros en comprender, junto con otros, que había que pasar de la acción directa en la calle a la acción mediata en las conciencias.
El problema es que en las conciencias no se incide tan sólo con planteamientos e ideas —esas cosas «de intelectuales». Tampoco se incide con denuncias carentes de una alternativa visible, imaginable. En las conciencias se incide sobre todo con imágenes: positivas, llenas de contenido, repletas de esperanza; con imágenes que hablen tanto al corazón como a la imaginación; con imágenes que configuren de todo un Proyecto: estimulante, ilusionante.
¿Tenemos algo parecido? ¿Tenemos alguna imagen, algún Proyecto que ofrecer del mundo que anhelamos?
Digámoslo con otras palabras. ¿Alguien tiene una respuesta a las dos grandes preguntas sin responder a las cuales nada podrá jamás cambiar?
Primera pregunta
De lo que se trata es de acabar con el capitalismo. De acuerdo. Pero ¿qué significa, que implica ello? Contrariamente a lo que significa para la locura comunista, acabar con el capitalismo no implica en absoluto liquidar la propiedad o abolir la desigualdad. Acabar con el capitalismo significa, por un lado, reducir las injusticias, limitar las desigualdades. Por otro lado, hacer que el mercado, el dinero y el trabajo dejen de constituir la piedra angular que supuestamente sostiene al mundo.
Bien. Pero semejante cosa…, ¿cómo se consigue, cómo funciona? ¿Se consigue convenciendo a la gente de que, abandonando lo que parece su propensión natural a la materialidad de la vida, le busquen a ésta otros horizontes? ¿Se obtiene haciendo que la denominada «sociedad civil» —esa negación palmaria de lo político— abandone espontáneamente, por si sola, los derroteros que nos han conducido al borde del abismo? ¿O se consigue ello a través de una lucha enconada, abriendo cauces y alzando diques —creando instituciones: públicas, políticas…, pero ¿cuáles?— que guíen nuestros pasos por caminos diametralmente distintos?
Segunda pregunta… O segundo alud de preguntas
«Nada es verdad, todo está permitido», decía Nietzsche. Nada nos ofrece la garantía —tan falsa… ¡pero tan funcional!— que en el mundo de la religión revelada deba certeza inquebrantable al Bien y a la Verdad. Es esta garantía lo que se ha quebrado. Es el fundamento incuestionable de lo Bueno y lo Verdadero lo que se ha desmoronado… y ya no volverá. No hay aquí ningún estado de adormecimiento. Lo que hay es la presencia envolvente —tan maravillosa… como angustiosa, sin embargo, para la mayoría— de lo incierto, lo imprevisible, lo indeterminable. De eso mismo —recordábamos— que tiene por nombre destino. De eso también, dicho con otras palabras que nos aboca a nuestra grandeza de hombres libres… y a nuestra desgracia: de hombres incapaces de asumir semejante libertad.
¿Significa ello que si ninguna Verdad con mayúscula sostiene ya al mundo, todo está permitido? No. Ni lo está ni puede estarlo —si no, todo se hundiría
Todo se hunde, en efecto, pues tal parece como si todo estuviera permitido. Todo vale, todo chapotea en el gran lodazal de la indistinción generalizada, ahí donde lo feo (basta entrar en cualquier galería de «arte» contemporáneo) parece no oponerse a lo bello; ahí donde lo vulgar parece no distinguirse de lo excelente, ni lo falso de lo verdadero. Ahí donde hasta la ideología del género pretende que ser varón sería lo mismo que ser mujer.
Todo se vuelve indiferente en la medida misma en que todo se hace discutible, impugnable, opinable: basado en esa opinión que la libertad denominada precisamente de opinión permite —en derecho— expresar sin restricciones ni cortapisas.
¿Se deberían, pues, implantar cortapisas que impidieran caer en tal degeneración?
Es conocida la respuesta —afirmativa— que los fascismos dieron a semejante pregunta. Pero si rechazamos esta respuesta, si rehusamos un remedio que acaba resultando peor que la enfermedad, ¿qué hacer para no chapotear en el lodazal del nihilismo en el que todo vale y nada importa?
Ninguna sociedad puede mantenerse sin estar asentada en un núcleo incuestionable de verdad. ¿Cómo compaginar semejante núcleo con la exigencia igualmente incuestionable de libertad? ¿Cómo evitar tanto las vacuidades democráticas como las derivas totalitarias? ¿Cómo imaginar, más concretamente, la vida política, el control del poder, la plasmación de una democracia que, entendida como un simple medio de designación de los gobernantes —no como una filosofía igualitarista del mundo— no sea ni una coartada de las oligarquías ni un artilugio huero y demagógico. ¿Cómo imaginar, por ejemplo, el funcionamiento… o la desaparición —pero ¿sustituidos entonces por qué?— de estos monstruos que han llegado a ser los partidos políticos?
*
Tales preguntas Dominique Venner nunca las formuló explícitamente. Pero todo su pensamiento nos conduce a ellas. Interrogarnos siguiendo su rastro constituye el mejor, el más ferviente homenaje que se pueda tributar a quien se inmoló, en últimas, para que resplandeciera la verdad.

 


[1] Añadamos de paso que, con tal concepción de la tradición, lo que está haciendo Dominique Venner es oponerse de plano a todo el pensamiento tradicionalista o reaccionario, para el cual sólo se trata, en últimas, de una cosa: de regresar a la Edad Oro de un pasado al que se añora y al que se fantasea.
Bajo un gran cartel, la tribuna del Coloquio. De izquierda a derecha: Philippe Conrad, Pierre Guillaume de Roux, Javier Ruiz Portella, Carlomagno Adinolfi, Berdad Lugan y Alain de Benoist.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 21 de mayo de 2014

Buenas preguntas

Quizá, D. Javier, habrá que pensar en el fin de la sociedad, al menos tal como se conoce hoy, basada en creencias y anhelos comunes y en sufrimientos compartidos. Quizá el ´´otro´´ como tal, vecino, compatriota o congénere, está ya matado porque nunca nos volveremos a fiar de él... ni de nosotros mismos. La libertad puede con todo, hasta con uno mismo.

# Publicado por: miguel (madrid)
miércoles, 21 de mayo de 2014

El antiguo ritual

Suicidio ritual es el aleph, es la unión de la poesía y la guerra por medio de la propia sangre, que abre una puerta a través de la cual, el más allá entra en nosotros como un viento sagrado. Y quizá (sólo quizá) puede alcanzar con su reflejo algunos espíritus afines.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
miércoles, 21 de mayo de 2014

ISRAEL /// DESTINO MANIFIESTO USA. (el ´´ser´´ no se discute).-


.-El desanimo para los hispano americanos es una costumbre, pues la estabilidad política en los países de golpes de estado o de crisis económicas cíclicas históricas , es una expresión de deseos.-
.-Cuando apareció Peron en Argentina , podíamos decir ´´se acabo un siglo de dependencia económica´´. Tanto Peron como Evita reiteradamente HABLAN DE CIEN AÑOS de ´´sometimiento´´, mas o menos interrumpido. Por ej: ´´La Razon de mi vida´´, ´´Conduccion Politica´´ .-(decadas del 40-50).-
.-Que países tienen bases de desarrollo que no se someten a discusión ¿?, y que los han llevado al éxito ¿?. Paises que dentro de la ´´democracia´´ se convirtieron en GRANDES .-
ISRAEL. Las convicciones sostenidas por generaciones, a través de los mas increíbles avatares.
USA: el destino manifiesto, acaso la fe en la propia nación que tienen los norteamericanos no los convirtió en POTENCIA MUNDIAl ?...no esta USA repleta de hispanos defraudados por sus patrias colonizadas ?...-
. Si es por tradicionalismo, los Reyes Catolicos en su momento FUERON MODERNOS Y REVOLUCIONARIOS. (tema para otro momento--coincido en la aclaracion de la Nota.)
.-Comparo el IMPERIO DE LAS FINANZAS con Napoleon, ES DECIR; por supuesto que no hay chances de cambiar nada.POR AHORA.-
(Opinion. Estoy a favor de cualquier forma de derribar tal sistema, no excluyo ninguna).-


# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
3 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
4 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |