''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
De Expaña a España

Imagen de la corrida en el Circo romano de Nimes.

Se celebraba en Nimes la Feria de la Vendimia: toros, pasodobles, sangría, paellas, tapas, flamenco, banderas rojigualdas y ambientazo.
Fernando Sánchez Dragó

26 de septiembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Mi patria son mis zapatos, pero siempre he sido sensible a lo que los latinos llamaban genius loci. Lo llevo dentro y por eso me molesta lo que pasa. Molestar no es doler. No soy Unamuno. Escribo esta columna en París con nueve días de retraso. Son los que han transcurrido desde que cogí el portante y, harto de mi país, abatido por su barbarie, ensordecido por su estrépito y asqueado por su vulgaridad, busqué refugio en Nimes. ¿Cerca de Cataluña? ¡Qué va! Lejísimos. Más, imposible. Se celebraba allí la Feria de la Vendimia: toros, pasodobles, sangría, paellas, tapas, flamenco, banderas rojigualdas y ambientazo. Me pellizqué. ¿Dónde estaba? ¿En Madrid, en Sevilla, en Barcelona? ¿Era aquello un espejismo? ¿Habían cancelado el vuelo que me llevaba a Marsella sin que yo, adormilado a tan temprana hora de salida, me hubiese dado cuenta? No. Salí del hotel Atria y allí se alzaba el imponente anfiteatro que levantase Roma. Parecía el Vizconde Demediado de Calvino, con medio rostro emblanquecido por las tareas de restauración del monumento y el otro tan ennegrecido por el paso de los siglos como lo estaba la Capilla Sixtina cuando la vi por primera vez. Al día siguiente asistiría en él a una faena prodigiosa de Enrique Ponce, magister ludi -como el protagonista de El juego de abalorios- de lo único que aún queda del país de las maravillas en el que nací. Hermoso de Mendoza hizo algo similar a horcajadas de sus divinos corceles. Así, huyendo de Expaña, llegaba a España. Luego me vine a París, que no se acaba nunca (Vila-Matas) y sigue siendo una fiesta que no té por al terrorismo. El viernes rendí homenaje a Hemingway, a Scott y Zelda, a Cortázar, a Marguerite Duras, a Gertrude Stein... ¿Cómo? Santiguándome frente a las casas que habitaron. Una rosa es una rosa es una rosa y París es París es París es París. Soy nieto de un francés que se parecía a De Gaulle. ¿Por qué mi madre no solicitó para mí la nacionalidad francesa a la que el ius sanguinis me daba acceso? En la tarde del viernes, al pie de la estatua de Danton en la que Jorge Semprún, a la sazón Federico Sánchez, solía citarme para conspirar contra Franco, me abordó un francés que buscaba una calle, reparó en mi acento y me preguntó que si era español. Le respondí con el verso de Cernuda que encabeza el último capitulillo (apenas dos líneas) de Gárgoris y Habidis, que en estos días se reedita: “¿España?, dije. Un nombre. España ha muerto”.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 26 de septiembre de 2017

España es una unidad de destino en lo Universal.

España no es el territorio es mucho más, por eso España no ha muerto, ha transmutado, como diría el Canciller Otto von Bismarck, España es el país más fuertemente porque los españoles llevan tiempo intentando aniquilarla y no han podido, el día que los españoles se unan serán invencibles. España es mágica y como tal no podrán acabar con una unidad de destino en lo Universal. Cuando acabe España, habrá acabado el mundo.

# Publicado por: españolito (Granada)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
Juan y Medio
¡A mí la Legión!
Tienen miedo
El hombre sin atributos
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
4 SERTORIO
El dedo y la llaga
5 "¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |