''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 24 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Un siglo de Spengler


JESÚS LAÍNZ
El juramento de Felipe V que Felipe V nunca juró

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
IDENTIDAD
Europa estará muerta en 20 años

Francisco Pradilla y Ortiz, "La rendición de Granada". Lo que una vez fue posible otra lo volverá a ser.

La ecuación es sencilla: a partir del momento en que una inmigración-desagüe es autorizada (alentada) por el Estado desde hace cuarenta años, con una tasa de reproducción de dos a tres veces superior por parte de las poblaciones inmigrantes, con un 90% de ellos musulmanes, y una huida de las elites jóvenes, Europa estará muerta en veinte años.
Guillaume Faye

19 de mayo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

GUILLAUME FAYE


El debate sobre el islam, el laicismo, la integración, la asimilación de migrantes, el “comunitarismo”, la “desradicalización” antiislamista, etc., está desconectado de la realidad y del sentido común. Está intelectualizado […]. Es una ensalada de postulados ideológicos y de píos deseos. Pero el corazón del problema es práctico, material, demográficamente cuantitativo y, además, étnico. Diez principios deberían ser evidentes sobre esta cuestión.

1- No combatir solo los efectos de la inmigración, sino, sobre todo, sus causas

Querer prohibir los velos en los lugares públicos, controlar la financiación y la altura de los minaretes de las mezquitas, rechazar en escuelas, hospitales –y en cualquier sitio– las practicas islámicas, etc. –y hacerlo mediante leyes y reglamentos–: todo esto es necesario. Pero habremos perdido desde el comienzo si no comprendemos que todo esto también es insuficiente. Todo esto fracasará si no se aborda el origen del problema. Y éste es a la vez puramente cuantitativo y demográfico, pero también étnico: la inmigración extraeuropea de mayoría musulmana en progresión exponencial y la fecundidad netamente superior de los inmigrantes. Esta es la doble causa que hay que tomar en consideración.

2 - Pensar a largo y no a corto plazo

Matemáticamente, si no se hace nada para bloquear el flujo de la inmigración, si ninguna “remigración” (retorno a su país) es puesta en marcha, dentro de la segunda mitad del siglo XXI Francia (y lo mismo cabe decir de la mayoría de los países europeos) no será un país étnicamente “europeo” y el islam será netamente mayoritario. Nuestros países serán países afro-árabo musulmanes que conocerán la pauperización e incesantes violencias etnorreligiosas, con un éxodo masivo de los últimos europeos de origen. Además de una probable guerra civil de carácter étnico y de forma endémica. Es la ley de hierro de la demografía (inmigración y natalidad). En este caso, simplemente los países europeos desaparecerán, y hasta  puede que desaparezca su propio nombre.

Pero esta perspectiva a medio y largo plazo es ignorada totalmente por las oligarquías (los dirigentes actuales estarán muertos o serán nonagenarios cuando se produzca el hundimiento final) que piensan y actúan solo a corto plazo. Es el reflejo de una sociedad de lo inmediato, que no se proyecta en el futuro, que olvida su pasado, que toma Prozac o fuma porros para no pensar en el presente.

3 - Comprender que las fuerzas que desean la destrucción étnica de Europa están trabajando para ello

Estas fuerzas se infiltran en los diversos Estados, en la tecnocracia europea, en las oligarquías mediáticas, partidocráticas (incluido el FN francés) y sindicales. Imponen la ideología inmigracionista y colaboran en la islamización.

Fundamentalmente antidemocráticas (“antipopulistas”, como dicen en su jerga), animadas por un sentimiento nihilista de odio hacia la cultura, la historia y el arraigo de las naciones europeas, aliadas objetivas del islam invasivo, estas fuerzas empujan a las autoridades políticas de derechas o de izquierdas al etnocidio de los europeos. Todo está hecho para dejar entrar la marea migratoria y para destruir las raíces culturales de las identidades europeas, especialmente en la enseñanza pública y los medios de comunicación.

4 - El etnopluralismo es como el motor de agua: nunca funcionó en ninguna parte y nunca funcionará

Es una idea a enterrar en el cementerio de las utopías, como el comunismo. Existe una incompatibilidad de vida en común (cohabitación territorial) en una misma unidad política entre poblaciones étnicamente diferentes: sobre todo, si algunas son árabo-musulmanas o africanas. Las excepciones no son más que burbujas artificiales compuestas de élites.

Sobre todo para quienes viven una zona étnica, se ha puesto más que de manifiesto la imposibilidad del etnopluralismo (revelado ya por Aristóteles). Y, sin embargo, plantear tal cosa es un tabú, una prohibición ideológica. Un tabú, una imposibilidad que no experimentan las élites inmigracionistas y antirracistas por la sencilla razón de que esta gente, contrariamente a los “pequeños blancos”, no viven ni están nunca en contacto con sus queridos inmigrantes arabo-musulmanes o africanos, los cuales sólo son para ellos puras abstracciones. Es por ello por lo que difunden para los demás –no para ellos– el concepto de “vivir juntos”.

5 - ¿Combatir el “comunitarismo”? ¡Demasiado tarde!

El combate contra el “comunitarismo” (esa palabra trampa que sirve para enmascarar el término de “colonización étnica”) no sirve de nada, como tampoco sirve de nada el combate contra la islamización y la radicalización. Es demasiado tarde. A principios de los años ochenta del pasado siglo todavía se podía pensar en integrar y asimilar en la “República” y la cultura franco-europea a inmigrantes extraeuropeos. Pero ello es rigurosamente imposible desde que suponen porcentajes considerables, mayoritarios en ciertas zonas urbanas. Es inútil intentar mejorar las cosas: hay que darle la vuelta a la cuestión. Es decir, bloquear los flujos migratorios e invertirlos.

6 – Hay que abandonar la idea de que ellos son “nuestros compatriotas”. ¿Cómo lo serían, si no quieren serlo?

Es rigurosamente imposible constituir una nación unida con una proporción creciente de poblaciones árabo-musulmanas y africanas, incluso si hablan la lengua del país. La candidez de los inmigracionistas y asimilacionistas de querer que esos millones de inmigrantes o hijos de inmigrantes sean “nuestros compatriotas” es equivalente a la hostil negativa, por parte de un número cada vez mayor de ellos –sobre todo entre los jóvenes–, a considerarse franceses –o españoles, alemanes, etc.– incluso si tienen la nacionalidad. No quieren integrarse o asimilarse. Cada vez más jóvenes de origen árabo-musulmán, africano o turco, por toda Europa, incluso con nacionalidades europeas legales, se consideran ciudadanos de sus países de origen, mientras que Europa es detestada como una tierra de conquista. Tienen reflejos racistas. Ese es su problema.

7 - Querer crear un “islam de Francia” es una ridícula utopía

El islam no es solo incompatible con la “República”, sino que es incompatible con todo lo que no es él mismo, ya sea religión o cultura. Implica un profundo enraizamiento psíquico, étnico. De Gaulle lo había comprendido, y de ahí su rechazo a la Argelia francesa como apéndice de Francia. La idea de un “islam de la Ilustración”, moderado y reformado es un callejón sin salida. Los musulmanes franco-compatibles o republicano-compatibles son minorías utopistas, o son embaucadores faltos de sinceridad. El islam es intrínsecamente hostil a todo lo que representa la civilización europea. Las únicas ideologías que han flirteado con él son totalitarias: antes el nazismo y actualmente el marxismo, con el “islamo-izquierdismo”. Y no es por casualidad.

8 - Contra el terrorismo islámico: desislamizar Francia y Europa

No es solo con el espionaje y tratando de desmantelar las redes islamistas cómo se evitarán los atentados, ni tampoco programando en las cárceles (escuelas del crimen) ridículas e inoperantes (a la vez que contraproducentes) operaciones de “desradicalización”. Es, sobre todo, prohibiendo la entrada en el territorio (inmigración cero) de todo nuevo inmigrante musulmán y revertiendo los flujos migratorios a través de deportaciones masivas. Está mal decirlo, pero el riesgo de atentados terroristas en un país occidental es proporcional a la importancia numérica de su población musulmana.

9 - Admitir que la influencia musulmana y árabo-africana alcanza la totalidad del territorio nacional

La causa de todos los problemas es demográfica y matemática. Constatación de Patricio Riberiro, secretario general del sindicato de policía Synergie-Officiers: “Ningún lugar está inmunizado: el fenómeno de la comunitarización y de la insularidad de un montón de barrios se observa por todas partes con la infiltración y la invasión del tejido escolar, asociativo y deportivo; es un mar de fondo”. Menciona que “la negación de la realidad por parte de un cierto número de cargos electos” revela, en realidad, “la aquiescencia y la connivencia intelectual”. Piensa que “este buenismo o clientelismo cínico nos conduce a la catástrofe”. Nada que añadir. El problema es estrictamente demográfico, nada más. Por razones de corrección ideológica y semántica hablamos de “comunitarismo”, espantoso neologismo, mientras que se trata sencillamente de una invasión exterior (inmigración) e interior (natalidad).

Por otra parte, el escritor argelino Boualem Sansal señala: “El orden islámico intenta instalarse en Francia, es un hecho patente: en muchos lugares ya está instalado” '(FigaroVox. Entrevista 17/6/2016)

10 - Integración y asimilación: misión imposible

La integración (es decir, la adopción parcial de las costumbres del país de acogida, como el idioma, pero conservando una parte de sus usos y costumbres de origen) es posible si los inmigrantes representan, como máximo, el 5% de la población de acogida. Para la asimilación (la adopción total de la cultura de acogida y el abandono de la propia) el porcentaje es todavía más bajo. Para decepción de todos los discursos (del FN, de la derecha y del centro), ni la integración ni la asimilación son posibles por una razón matemática: la proporción de inmigrantes es demasiado alta. Las masas de niños africanos o árabes de origen nunca podrán, salvo excepciones individuales, por supuesto, ser asimilados o realmente “afrancesados” por la escuela. La Francia universal, supracultural, supraétnica es una imposibilidad, el fruto de una utopía intelectual abstracta construida en tiempos en que la inmigración masiva no existía.

Conclusión: resolver el problema global supondrá un enorme choque

Los problemas de creciente comunitarismo, de “guetización”, de fricciones y enfrentamientos incesantes con las costumbres musulmanas en expansión que degradan la vida cotidiana de los autóctonos europeos; los problemas de criminalidad multiforme en alza constante, de hundimiento del nivel de una escuela pública multiétnica, de terrorismo, evidentemente: nada de ello se podrá resolver mediante simples políticas interiores que nunca estarán a la altura de los problemas.

El referéndum británico a favor del “Brexit” ha sido, en realidad, un desesperado voto protesta de las clases populares inglesas contra la inmigración. Pero una Gran Bretaña separada de la UE –si el referéndum es respetado–, ¿limitará la inmigración? No es seguro.

La solución general vendrá, en primer lugar, del restablecimiento de las fronteras nacionales y de la interrupción total de toda inmigración extraeuropea, incluso legal, de trabajo y de reagrupación familiar; en segundo lugar, de una decidida política de expulsión de todos los clandestinos e inmigrantes en situación irregular y de “remigración” para aquellos que están en situación regular. En cuanto a aquellos que, a causa del derecho del suelo (que deberá ser imperativamente prohibido), son “franceses de papel” (o de cualquier otra nacionalidad europea), su situación será la más difícil de resolver, pero deberá hacerse.

Cierto, estas soluciones suponen un inmenso coraje. Provocarán choques, dramas y conflictos que habrá que afrontar. Pero continuar sin hacer nada desembocará en una situación todavía peor. La ecuación es sencilla: a partir del momento en que una inmigración-desagüe es autorizada (alentada) por el Estado desde hace cuarenta años, con una tasa de reproducción de dos a tres veces superior por parte de las poblaciones inmigrantes, con un 90% de ellos musulmanes, y una huida de las elites jóvenes, Francia y los demás países europeos estarán muerto en veinte años.

© Alerta Digital


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 04 de agosto de 2017

Viriliter

El fomento del aborto y de la homosexualidad y la comodidad de no molestarse en criar y tener hijos suficientes para la patria, fue hundiendo a la Europa ´´cristiana´´. Solo es cuestión de tiempo; poco tiempo para que les llegue la Sharia; feministas, maricas, abortistas, gobiernillos de mujeres machistas, etc. la van a pagar mucho más caro. Pobrecita de Europa, ¡Qué lástima le tengo! El que tenga ojos, que vea.

# Publicado por: Jorge Rioszar (Guadalajara)
lunes, 22 de mayo de 2017

De acuerdo pero no del todo

Estoy muy de acuerdo con el articulo escrito yo tambien creo que Europa tal como la conocemos hoy dia dejara de existir dentro de algunos 20 o 30 años.Yo no soy europeo aunque si mayormente descendiente de gente mediterranea.A la hora de expresarse en esta forma tambien hay que tener en cuenta los grandes conflictos etnico religiosos y culturales ocurridos entre los mismos europeos desde hace milenios y los cuales han menguado la poblacion por millones de personasSolamente hay que recordar los dos grandes conflictos ocurridos el pasado siglo y en los cuales perdieron la vida muchisimos millones de europeosDe esto no haber sucedido la cosa seria muy diferente.

# Publicado por: Enrique Navarro Laureano (San Juan PR)
sábado, 20 de mayo de 2017

Datos significativos... ¡y estimulantes!

Cuando el presente artículo, lanzado el viernes 19 de mayo de 2017, aún no lleva colgado ni dos días completos, ya ha alcanzado cifras de récord: 7.000 visitas y 721 ´´Likes´´ en Facebook.
Después se dirá que la gente es insensible a lo que representa la invasión migratoria. No, no lo es. Pero, salvo canales alternativos como el nuestro, nuestro pueblo carece de cualquier posibilidad de plasmar su angustia y su indignación.

# Publicado por: Redacción de El Manifiesto (Madrid)
sábado, 20 de mayo de 2017

No serían 20 años, pero HAGALO

Hasta la mamá de uno ´´de letras´´ puede hacerlo.
Se cojen dos folios, mejor rayados. Y escribes el numero de parejas que viven hoy en él. E imaginas cuando y cuanto se reproducen.
Por ejemplo, un hijo cada treinta años.
Entonces calculas treinta años despues, cuanto gente vivirá.Y cuanto habrá muerto. ( ¿acepta un 20 de los iniciales)
Con el nuevo dato... se repite la operacion... dentro de 30 años.
Y como le has cogido el ´´truco´´... sigues
Ahora se coge el otro folio. Y se hace lo mismo, pero para emigrantes. Que son el 10 por ciento de los nativos en el año origen,
Pero estos tienen cinco hijos en veinte años... Salen otros numeros, y los repites para 20, 40, 60.. años.
Llega un momento que la segunda lista alcanza a la primera.
Pero el ´´peligro´´ llega antes... Cuando el numero de jovenes en edad militar de la segund alista alcanza al de jovenes ene dad militar de la primera...
Por fa., no cavilen.. Cojan dos folios y haganlo. Lleva quince mintutos y gasta dos cebtimos en dos foilios.

# Publicado por: Puig (Valencia)
viernes, 19 de mayo de 2017

Esterilización forzosa

Urge un programa desde el Estado para proceder a la esterilización forzosa de las masas musulmanas y chinas en Europa. Quizá también de las masas latinoamericanas no blancas. Curiosamente, los latinomericanos blancos tienen tendencia a reproducirse con moderación. En realidad, el latinoamericano blanco no supone el menor impacto étnico a este lado del Charco, y en muchas ocasiones se empareja con un o una local. Dirán que la esterilización es inhumana, pero mucho peor es el aborto.

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
viernes, 19 de mayo de 2017

¿Elegir entre la peste y el cólera?

Excelente comentario (como de costumbre) por parte de Sertorio. En efecto, lo primero es lo primero; y lo primero aquí es reconocer la degeneración nihilista que nos infligen nuestras élites viles y oligárquicas, pero que nada podrían sin la servidumbre voluntaria de los de en medio y de abajo. Si no estuviéramos así de degenerados, jamás habríamos abierto las puertas a la inmigración masiva que nos invade procedente de culturas ajenas. . . o abiertamente hostiles, como ocurre, amigo Sertorio, en el caso del islam. No, el islam no es sólo el enemigo de la democracia nihilista y mercantil, en la que no hay, en efecto, ´´nulla salus´´. Es, más generalmente, el enemigo de Europa y de lo que ésta representa (o representaba).

# Publicado por: Javier R. Portella (Madrid)
viernes, 19 de mayo de 2017

Por algo sería...

Extá claro que todo tiene un por qué. Cuando se expulsaron los musulmanes de España, sería por algo...

# Publicado por: Burt1985 (Ciudad Real)
viernes, 19 de mayo de 2017

la verdadera enfermedad

Excelente artículo, pero Guillaume Faye se olvida de la causa principal: la plutocracia dominante. Hasta que no se erradique, la enfermedad seguirá haciendo estragos. Eso implica una revolución, cosa que no parece muy posible a día de hoy. Ya veremos qué pasa de aquí a diez o quince años.
Por otro lado, la Europa actual no merece vivir. Esta chusma degenerada y degradada debe desaparecer o regenerarse.
Sin una revolución en los espíritus y sin la extinción de la mentalidad individualista y liberal, centrada en el beneficio económico, nada hay que hacer. Lo primero es ganar la batalla de las mentes y formar ´´reductos´´ comunitarios que movilicen a los europeos para las batallas del futuro, que inevitablemente vendrán.
El Islam es un mal menor, en el caso de que lo sea. Si los europeos fuésemos musulmanes, habríamos atajado muchas de las causas de la degeneración actual. No podemos reprochar a los musulmanes que no quieran formar parte de la mugre ´´uropea´´.Están aquí para ganarse las habichuelas. El Islam es una idea muy superior a la ´´democracia´´ y preferible a ella. Ya lo vieron muy claro los grades maestros de la Tradición: Schuon, Evola, Guénon.
In democratia nulla salus

# Publicado por: sertorio (cáceres)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Identidad
El catalán, dialecto del valenciano
Hispanidad con futuro
Europa: no a la invasión
El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
A favor de la inmigración
Eran musulmanes, eran musulmanes, eran musulmanes…
Aquel niño sirio y este niño europeo
Un curioso "racismo blanco"
Un general italiano dice "¡Basta!" a la invasión migratoria
Las clases laboriosas y la izquierda
"¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"
Los otros refugiados
Imprudentia victrix
El chollo de ser inmigrante en España
Si es usted progre, debería hacerse de la derecha populista
Bastiones musulmanes de Francia que ya no son franceses
Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
Maestras con hiyab y otros disparates
La Gran Sustitución
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
Sacar los tanques
2 SERTORIO
El dedo y la llaga
3 Los presos les hacen la vida imposible a los Jordis
4 Errores comunes sobre la historia de Cataluña
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |