''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al hilo de los clásicos

Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular


Si su amigo aún unifica inocentemente ambos conceptos, usted le va a remitir al texto ya clásico Mi testamento histórico-político, de don Claudio Sánchez-Albornoz, pedazo de historiador donde los haya, y presidente del Gobierno republicano en el exilio.
Francisco Núñez Roldán

29 de diciembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


El lector seguramente tiene amigos sociatas, podemitas incluso. Yo también. Es comprensible.
Nobody is perfect, sabemos todos desde Billy Wilder. No se preocupe el lector. Más de uno hemos bolchevizado en la vida. Algunos de nosotros, cuando estaba prohibido y era peligroso. Cuando se debía, entonces. Cuando pensábamos que el enemigo de un malo tenía que ser por fuerza un mejor. Hasta que descubrimos que podía ser un peor, un mucho peor, y que a lo mejor nuestro malo nos había salvado de alguien mucho más satánico, por más que lo ideal hubiera sido ni lo uno ni lo otro. Pero uno no elige su pasado, su historia. En todo caso la conoce, o no, y la interpreta, o tampoco. Con el tiempo uno descubre cosas tan sencillas, aunque tan ocultas, como que lo contrario a una verdad es siempre una mentira, pero lo contrario a una mentira puede ser otra mentira distinta, mayor incluso.
El amigo progre del lector será partidario de la Ley de Memoria Histórica, que de haberla aplicado san Fernando o los Reyes Católicos no tendríamos hoy la mezquita cordobesa ni la Alhambra. Los Borbones habrían desollado todos los blasones de los Austrias y la II República habría hecho desaparecer todos los escudos reales previos. Ya verán ustedes dentro de un siglo las tesis doctorales para intentar saber en qué época se hizo tal o cual edificio, que desde Zapatero parece que todos los ha hecho la actual monarquía, si atendemos a la simbología externa.
Y ese mismo amigo progre le repetirá el mantra de que los militares de sublevaron contra la República. Usted entonces le remitirá a la lúcida última obra de Stanley Payne, El camino al 18 de Julio, para que vea cosa algo distinta. Puede que el amigo insista en documentarse en el apesebrado Paul Preston, obviando su sesgo y errores, y quedándose con lo que el historiador quiere demostrar desde el principio, lo de la injusta sublevación antirrepublicana.
Entonces usted le recordará a su amigo que todos los bandos de guerra al principio de la misma acababan con “Viva la República”, le hará ver también que la bandera tricolor fue común hasta finales agosto del 36 en los dos lados, y le nombrará a personajes como Mola, Queipo o Muñoz Grandes, declaradamente republicanos, pero no frentepopulistas, desde luego.
Si su amigo aún unifica inocentemente ambos conceptos, usted le va a remitir al texto ya clásico Mi testamento histórico-político, de don Claudio Sánchez-Albornoz, pedazo de historiador donde los haya, y presidente del Gobierno republicano en el exilio de 1962 a 1970, detalle que su amigo está obligado a conocer. En dicho libro, don Claudio reniega lógicamente del “¡glorioso movimiento!”, como él gusta escribir,lo, pero abomina mucho más del bando comunista en la guerra, y más aún, si cabe de la Unión Soviética, garante principal de dicho bando, al hilo de los Frentes Populares que la URSS propició en Europa para que los partidos comunistas acabasen tomando el poder. Por poco ocurrió en Francia, casi en España también, y desde luego sucedió a fondo en los países ocupados tras la Guerra Mundial.
En el mismo libro asegura don Claudio que un señor llamado Azaña —le sonará a su amigo—, le hace la siguiente confesión: “Como ganemos la guerra, los republicanos vamos a tener que salir en el próximo barco, si nos dejan”. Lúcida aunque tardía reflexión del entonces presidente, en vista de la deriva de los acontecimientos. Y, por favor, que no le diga su amigo de usted que la radicalización de los sublevados fue lo que hizo echarse a la República en brazos de la URSS. Los republicanos de centro y de derechas fueron tan o más fusilados desde el principio en la llamada zona leal. El espectro republicano puro fue adelgazando conforme avanzaba la guerra entre los revolucionarios de varias tendencias y los sublevados. Y sin embargo hoy, con pretendido marchamo histórico, una de las falacias mayores de nuestros neototalitarios es esa: soldar el nombre de República sobre el del Frente Popular, de modo que al pensar en este se lea el nombre mucho más equitativo de aquella. Gran falacia que don Claudio vio casi desde el principio. Azaña también, aunque un poco, tarde y mal. Stalin y el PCE podían haberle dado clases al respecto.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 03 de enero de 2017

Verdades como puños

Estupendo artículo. Cosas evidentes. Y sin embargo, dado el abrumador dominio de la izquierda en nuestra historiografia académica...¡ hay que seguir repitiendo estas verdades elementales!


# Publicado por: Carlos Caballero Jurado (Alicante)
viernes, 30 de diciembre de 2016

La verdad

Muy cierto: lo contrario de la verdad es la mentira, y no viceversa -más hoy cuando abundan tantas ´´verdades´´ como uno guste. Estas memorias deberían ser libro de lectura de la asignatura de Historia en Bachillerato y libro de referencia pedagógica para dicho profesorado, como base imprescindible para el estudio de la II Republica y la Guerra Civil, asi como los alzamientos múltiples y desde todos los flancos durante ambos periodos de nuestro pasado

# Publicado por: RODRIGO ALVARGONZÁLEZ PICÓN (Las Palmas de Gran Canaria)
jueves, 29 de diciembre de 2016

Exhumación

Hay un aspecto de la susodicha ley que es muy razonable y no tanto desde el punto de vista político sino humano: la exhumación de cadáveres de las cunetas. Cuando se comenzó la búsqueda se estimaba que se iban a encontrar cientos de miles de cadáveres. España iba a parecer la Camboya de Pol Pot. Después de 10 años la cifra de exhumados no llega a 1000. Lo cual da que pensar. Quizá Franquito no fusiló tanto.
Respecto al Valle de los Caídos hay gente muy insensible incapaz de admirar la belleza arquitectónica y escultórica de ese conjunto.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 "¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |