''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Demasiado amor


Anatole France, que no se caracterizó precisamente por pecar de reaccionario, advirtió hace un siglo sobre esos peligrosísimos optimistas antropológicos que inspiran su acción política, de corazón o de palabra, en la bondad.
Jesús Laínz

21 de abril de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Anatole France, que no se caracterizó precisamente por pecar de reaccionario, advirtió hace un siglo sobre esos peligrosísimos optimistas antropológicos que inspiran su acción política, de corazón o de palabra, en la bondad. O en su particular interpretación de la bondad, lo que suele ser más peliagudo. "Robespierre era un optimista, confiado en la virtud –señaló France–. Los políticos de su temple hacen todo el daño posible. La locura de la Revolución consistió en querer instituir la virtud sobre la Tierra. Cuando se quiere que los hombres sean buenos y sabios, libres, moderados y generosos, se llega fatalmente a querer matarlos a todos".
Efectivamente, el bueno de Robespierre, el virtuoso de Robespierre, tan virtuoso que le gustaba ser conocido como L’incorruptible, declaró que "el gobierno revolucionario se fundamenta en la virtud y el terror", ya que –y es de suponer que al acuñar tan estupenda frase levitaría de satisfacción– se trataba del "despotismo de la libertad". Con la envidiable coartada de tan liberal despotismo no es de extrañar que afirmase sin rebozo que "la república consiste en la destrucción de todo lo que se le oponga".
Su camarada Carrier abundó en la idea al resumir así sus proyectos de regeneración del insuficientemente virtuoso pueblo francés: "O Francia se regenera a nuestra manera o la convertiremos en un cementerio". Fue hombre de palabra, vive Dios: el fondo del Loira atestigua su eficacia.
Pero el que quizá se llevó la palma de la bondad y del amor al pueblo fue Jean-Paul Marat, no por casualidad apodado L’ami du peuple, como el periódico del que fue director. Tras su muerte fue objeto de funerales oficiales, en los que se recordó que, "como Jesús, Marat amó ardientemente al pueblo y nada más que a él". Efectivamente, tanto amó Marat al pueblo que, junto al Incorruptible, desató la orgía que anegó Francia en sangre durante aquellos modélicos años revolucionarios. Y lo más divertido de todo ello es que la vocación totalitaria y la voluntad exterminadora de los revolucionarios jamás habría podido ser ni imaginada por el más absoluto de los reyes absolutos, tan humanos en comparación con sus libertarios, igualitarios y fraternos guillotinadores.
Mi admirado y añorado George Orwell, que tanta falta nos haría en estos nuestros luminosos tiempos de globalización, atinó de manera casi sobrenatural al imaginar el Ingsoc, el Socialismo Inglés, ideología totalitaria dominadora de un mundo de pesadilla a través de cuatro ministerios: el de la Verdad, encargado de las noticias, los espectáculos y la educación; el de la Paz, a cargo de los asuntos de la guerra; el de la Abundancia, rector de los asuntos económicos; y, el que más nos interesa, el del Amor, encargado de mantener la ley y el orden. Efectivamente, como demostraron los revolucionarios franceses en la realidad y los socialistas ingleses en la ficción orwelliana, querer tanto al pueblo suele traer como consecuencia el deseo de controlar hasta el más pequeño de sus movimientos para que no se haga daño a sí mismo.
Por cierto, ¿serán lectores de Orwell los creadores –venezolanos, naturalmente– del Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo? Porque si no lo son, merecerían serlo.
Esta insaciable ansia de bondad, virtud y felicidad traspasa países y épocas, realidades y ficciones, para impregnar el ideario de cualquier partido izquierdista. Por ejemplo, en uno de los primeros libros editados por el PSOE tras la muerte de Franco se proclamaba con énfasis, ya desde la portada, que el objetivo del PSOE era "la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores dueños del fruto de su trabajo, libres, iguales, honrados e inteligentes". Sólo les faltó añadir "y guapos".
Pero como todo es empeorable, ahí está ese pluscuamcursi texto de Pablo Iglesias presumiendo de la "belleza de nuestro proyecto político"y del amor que se les nota a los dirigentes de Podemos cuando se muestran juntos en un escenario ("Se nota que os queréis. El cuerpo no miente. A nosotros ya no nos pasa", cuenta Iglesias que le dijo un viejo dirigente izquierdista), para concluir con la traca final de no despedirse con un saludo, sino "diciéndoos que os quiero".
Algo debe de haber en el aire, pues eso que llaman amor impregna crecientemente todos los ámbitos del mundo de la política. Un ejemplo regional: hace unos días el charlamento cántabro organizó un acto institucional denominado Los políticos y la Felicidad (así, con mayúscula) en el contexto de algo llamado IV Jornadas de la Felicidad. La mamarrachada consistió en desplegar carteles con lemas tan mimosos como "Eres un amor... o mejor... eres amor", "Vivir sin amar... es sólo existir" y "Es sencillo ser feliz... lo difícil es ser sencillo". Algún charlamentario reconoció que, para preparar sus discursos, "todos hemos buscado en internet para saber qué decir". El esfuerzo no fue vano: "La felicidad no es lo que tengo, es lo que soy" fue una de las inspiradas sentencias que emanaron de la tribuna. La representante de Podemos aprovechó para barrer para casa afirmando que su partido es “una máquina de amor” (Ra-Ra-Rasputín, Russia’s greatest love machine). Según parece, la cosa concluyó con la petición por los organizadores de que cada uno de los allí presentes se abrazara con un desconocido.
Sorprende que no se les caiga la cara de vergüenza por dedicarse a hacer el payaso de esta manera. No deben de tenerla. Además, los políticos no están ni para amarse entre sí ni para amar al pueblo. ¡Qué hipocresía! Su obligación es el servicio a los ciudadanos, así como la eficacia y la honradez en el desempeño de su trabajo. No el amor. Porque el amor es eso que cada persona tiene por sus seres queridos. Cualquier otra reivindicación de amor es mentira. Y mentira es la palabra más suave que podría decirse.
Si las indecentes medidas que muchos de los gobernantes de años pasados tomaron en relación con el problema terrorista hicieron que la política española oliera a chamusquina; si la corrupción generalizada, que ha conseguido que los políticos se apelotonen en los banquillos de los acusados, ha añadido un intenso olor a alcantarilla; tanta belleza, tanta bondad, tantos os quiero, tantos besos, tantos abrazos, tanto amor y tanta felicidad han conseguido que España empiece a oler a burdel.
© Libertaddigital

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 25 de abril de 2016

JAJAJA

Hacía tiempo que no reía tanto!. Por aquí por Chile también tenemos estos ´´amadores´´. Parece que el amor es lo se lleva en política hoy. Aquí el partido comunista (si si; en Chile hay un Partido Comunista aunque no lo crean) organiza ´´el día de los abrazos´´. También me he reído con progre descarriado. ¡Tanta imbecilidad resulta impúdica!.

# Publicado por: Pablo Errázuriz (Chile)
jueves, 21 de abril de 2016

¡Cuánta bondad!

Lo que no se entiende es porque estos osos amorosos nos quieren prohibir los burdeles a los que somos puteros, las iglesias y la semana santa a los que somos cristianos (¿no es el cristianismo la religión del amor?), y masacranos a impuestos a los que amamos nuestro dinero. Por otro lado, me gustaría señalar aquí que otros optimistas antropológicos rusonianos son los anarcocapitalistas (los neoliberales), que creen que se puede vivir sin Estado, sin policía estatal y sin Justicia estatal. Excelente artículo.

# Publicado por: Progre Descarriado (Navalcarnero con esteroides)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
No hay nada que negociar con Cataluña
La guerra que Occidente no podrá ganar
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |