''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
Cicatriz

elmanifiesto.com

12 de diciembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Simon es una calamidad, un trasto. Es un genio (o casi) de la informática; ha creado a LISA, un programa de identificación de imágenes que sin duda revolucionará los avances en este campo, facilitando la posibilidad de multitud de aplicaciones, incluidas las militares, el espionaje, etc. Sí, en serio: es un genio. Pero es un desastre, un inútil con referencias, un sujeto tan diestro con los ordenadores como negado para la vida no virtual. Simon es como el Raymond de Rain Man, o el de “Simon dice…”, pero tomando decisiones importantes, o sea: cagándola; es como un niño grande jugando a ser mayor y metiendo la pata cada vez que respira; es como el Simón de Radio Futura. Dan ganas de meter la mano entre los renglones de esta novela, sacar al personaje agarrado del pecho, arrimarle un par de guantazos y decirle con los dientes bien pegados a su nariz: ¡Eres tonto, Simon, y no tienes elección!”.


Simon es como el profesor chiflado, un buenazo al estilo de Jacobo: “cuanto más alto, más bobo” (que me perdonen los jacobos que lean esta crónica, si es que hay alguno: no va por ellos). Simon es como un doctor Frankenstein que en vez de cadáveres a cuerpo presente manipula el teclado de su ordenador y configura, a su pesar, un futuro justamente lleno de cadáveres. Definitivamente, el personaje literario con el que encuentro más concomitancias y que más me recuerda a Simon es el famoso Frankenstein. Su criatura, LISA, va a demostrar de nuevo que el sueño de la razón engendra monstruos. Cuando Simon encarga a LISA que le encuentre una futura novia eslava, parecida físicamente a su amor imposible de juventud, una tal Elizabeth Krapowski (notable petarda), y oprime el botón de búsqueda y LISA se pone a funcionar, rastreando a alguna hembra que amenice la existencia al torpe Simon (¿la novia de Frankenstein?), en ese momento el lector sabe que todo se ha consumado, la catástrofe llega imparable, como una predeterminación fatal. Los cuatro jinetes espolean sus cabalgaduras…

Irina, al otro lado del mundo, responde con la contundencia de un disparo de precisión:

Hola. ¿De dónde eres?

Ya no hay remedio ni marcha atrás. Se ha abierto la caja de Pandora donde permanecían agazapas la codicia y la crueldad, el mal en estado puro, la violencia, la guerra, los afanes de venganza, el pasado de sangre y el futuro de muerte. ¿Qué puede esperarse, si Simon ha decidido ser feliz? Simon, por cierto, tiene un hermano mayor (su entrañable Rain Man, digo yo), afectado de Síndrome de Down. Se llama Arthur y es un encanto de criatura, desde luego mucho más inteligente que Simon. Y además tiene la ventaja de que, salvo jugando al UNO, apenas toma decisiones. Simon, por el contrario, no hace otra cosa: tomar decisiones y equivocarse. Por eso la novela está dividida en tres “errores” en vez de en tres partes.

Primer error: enamorarse de Irina. Segundo: no preguntarle por la cicatriz. El tercer error es más complejo de explicar, porque es el argumento de la novela: un asesinato (el primero de muchos), un magnate de la industria informática con muchas ganas de arrebatar LISA a Simon y su socio Tom, dos policías desconfiados que, la verdad, no dan pie con bola; un mercenario de la mafia rusa que ha llegado a lo más alto de la organización criminal gracias a sus virtudes como traidor y asesino; el negocio de trata de blancas en un país donde imperan la brutalidad y la corrupción… Y, claro está, Irina. Ella, la despampanante ucraniana con una cicatriz que le surca la mejilla, bajo el ojo izquierdo, sin que esa huella de ferocidad y horror estropee lo más mínimo su belleza, ella misma, Irina, es el vértice donde convergen todos los secretos, la violencia, la avaricia y la miseria, el crimen y la venganza. Irina es la cicatriz que todos los profesores chiflados de este mundo, tarde o temprano, llevarán en el alma.

Aparte de cinco o seis sentadas de apasionante lectura, tengo que agradecer a esta novela (a su autor, lógicamente), que nos haya privado de un final feliz-feliz. No quiero adelantar una coma del argumento, pero creo que esto sí debe decirse: un final feliz-feliz, ¿cuántas muertes, sufrimiento, incertidumbre y angustia habría costado? Demasiado precio para que el negado Simon sea feliz-feliz. Que se joda, como todos. Ya será feliz en otra reencarnación. O nunca, ¿qué más da? Las personas normales (no los genios de la programación informática como Simon), por lo general ni somos felices ni falta que nos hace. Sólo faltaba que el mendrugo este, el grandullón Simon, hubiese acabado siendo feliz-feliz. Ni hablar del caso. Fin de la historia.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Lejos de Itaca
Un país raro
La Corona de los Tres Reinos
¿Madre no hay más que una?
Del azul nacen los caballos
Heterodoxia
Control mental - El arma oculta de las élites
Cervantes, inventor del doctor Watson
La dependencia de Cataluña
Un país imaginario
Muerte o muerte
Capitalismo, mentira, mito y realidad
"Rebeldes", la seducción de la aventura
La fantasía de la razón en el universo holmesiano
Los bárbaros
Autores indie
El vuelo del águila
El PP se suicida
Este artículo, hace cuatro días, se titulaba "El PP salva los muebles"
Podemos, un partido para los días de fiesta (II)
Podemos, un partido para los días de fiesta (I)
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |