''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja


Partiendo de una casi anécdota, las relaciones sentimentales entre José Antonio Primo de Rivera y la bella escritora Elizabeth Bibesco, a la que el fundador de la Falange llamaba, por razones obvias, "mi Princesa Roja", Javier R. Portella nos conduce por medio de este libro al meollo del pensamiento joseantoniano.
José Vicente Pascual

8 de octubre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL


Está de moda la figura intelectual de José Antonio Primo de Rivera. El personaje histórico interesa menos, pues aún ejerce su plomo civil y su autoridad de metro iridiado la historiografía "progresista", quien lo señala como fundador de Falange Española (que lo fue), rebelde a la República (que lo fue), y justo ajusticiado por un tribunal popular en Alicante, en 1936. Eso, ya lo fue menos. Ajusticiado sí; pero justamente, no. Hablamos de una víctima de la guerra civil cuya memoria se acoge a la famosa ley resarcidora de represaliados en aquella barbarie. Y este último beneficio enoja aún más al antifascismo español. Les molesta y les repugna lo más grande ver aún, en algunos lugares públicos, recordatorios y homenajes a la denostada persona que murió suplicando aquello de "Ojalá sea mi sangre la última que se vierte...". Intocable su recuerdo, según la ley. Por cierto, cuando hablo de antifascismo me refiero a ese mismo antifascismo que ahora, ochenta años después, recoge en su discurso rupturista con el sistema la base, digamos, esencial del pensamiento joseantoniano: transversalidad del discurso político, superación de las injusticias del capitalismo por intervención del Estado mediador, transgresión del viejo concepto de lucha de clases por la interacción de masas con distinta función en el sistema de producción... Desde hace mucho, para la izquierda hegemónica en el ámbito de las ideas (esa episteme casi obligatoria, las superestructuras ideológicas), lo importante no es de qué color sea el gato, sino que cace ratones. Más o menos lo que decía José Antonio: "El ser derechista, como el ser izquierdista, supone siempre expulsar del alma la mitad de lo que hay que sentir".

Los movimientos populistas últimos no han reivindicado el pensamiento de Primo de Rivera hijo (sólo faltaba), pero lo han puesto en valor, poco a poco. No hay prisa, claro está. Hoy, el corporativismo anticapitalista no es una aberración "fascista" ni un reniego revisionista de la doctrina correcta (marxista, por supuesto), sino un punto de partida válido para la movilización, la agitación y propaganda de los nuevos subversivos (con perdón por lo de "nuevos"). El grito de "¡Un solo pueblo!", del que abominaría el José Antonio racional e inquisitivo que aparece en sus propios escritos, no es hoy un clamor de la derecha autoritaria sino del separatismo hispano, tan español como para juntar derechas e izquierdas, capitalistas y proletarios, pueblo y élite, banqueros y desahuciados bajo una misma bandera y un mismo lema redentor: la patria.

Partiendo de una casi anécdota, las relaciones sentimentales entre José Antonio Primo de Rivera y la bella escritora Elizabeth Bibesco, a la que el fundador de Falange llamaba, por razones obvias, "mi Princesa Roja", Javier R. Portella nos conduce por medio de este libro al meollo del pensamiento joseantoniano, una serie de textos cuidadosamente seleccionados que muestran la verdad (no la leyenda, no el mito, no el cerril anatema, no...: la verdad), de cómo el joven líder del "fascismo español" entendía conceptos tan fundamentales como la lucha de clases, la ilegitimidad inherente al capitalismo, la vía revolucionaria hacia el Estado Social, el sentido de la historia, la nación, el individuo, la espiritualidad, la religión, el papel de los intelectuales... Un compendio sorprendente de glosas y pequeños ensayos que revierten una imagen de José Antonio muy distinta al monstruo fascista que quiso la izquierda y el icono folclórico que ideó el franquismo, a mayor demérito y debilidad intelectual de un régimen cuya fuerza estaba, sobre todo, en los ejércitos y en las sacristías.

Está de moda... No muy de moda, claro; de moda sin más. Está de moda evocar a José Antonio Primo de Rivera, lo que supuso su aportación teórica al "problema de España", lo que podría haber sido y lo que podría haber hecho si unas gentes que no sabían por qué mataban no lo hubieran fusilado. Él sí supo por qué moría. Este libro editado y compendiado por Javier R. Portella me parece un aporte utilísimo, amén de oportuno, para comprender los motivos de este penúltimo regreso. 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 10 de octubre de 2015

Una hipotética evolución de José Antonio

Primo de Rivera hubiera evolucionado hacia la socialdemocracia, como lo hizo Ridruejo. Era ya un socialdemócrata (de la democracia orgánica). Sólo hubiera tenido que pasar de demócrata orgánico a demócrata sufragista. Es posible que si los partidos de izquierda de la II República Española hubieran sido verdaderamente demócratas (que no lo eran) Primo de Rivera no hubiera tenido inconveniente en ser sufragista. Hoy, probablemente sería un simpatizante del ala derecha del PSOE (Bono, Vázquez, Lazo, Leguina)

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
jueves, 08 de octubre de 2015

ARNAUD IMATZ Y JAVIER PORTELLA

Imprescindibles libros los de ambos autores sobre la figura de José Antonio. Publicados en Áltera. El primero, una biografía completa y clarificadora de la trayectoria vital, política e intelectual del personaje. El segundo, una selección de textos escritos por José Antonio que, a pesar de los años transcurridos, resulta de una vigencia y actualidad sorprendente.
Quien quiera acercarse a tan conspicuo personaje, ambos libros le resultarán de gran ayuda.
Repito: imprescindibles.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |