''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
En Islandia, al menos

«Dios ha muerto», pero los dioses renacen


Ningún culto, ningún rito ha renacido, ningún templo se ha vuelto a alzar desde hace más de mil quinientos años. Por ello la noticia es tan impactante: «Islandia levantará un templo a Thor, Odín y Friga».
Javier Ruiz Portella

10 de febrero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Sus templos fueron aniquilados (los aniquiladores sólo nos han dejado gloriosas ruinas, salvo el Panteón de Roma, convertido en iglesia). Sus creyentes fueron perseguidos y masacrados (en proporción incomparable, por cierto, con la de los mártires cristianos). Y pese a todo, pese al exterminio más sistemático que vieron los siglos, el recuerdo de los antiguos dioses no ha dejado de impregnar de algún modo —oscuro, las más de las veces; espléndido, alguna otra— el espíritu de Europa.
Más de mil años después de que el emperador Teodosio I proclamara su abolición en el año 380 (y bastante tiempo después en la Europa nórdica), los dioses renacían en el Renacimiento. En su arte, cuando menos. Desde entonces hasta el siglo XIX, tanto la pintura como la literatura europeas (valga la redundancia, pues pocas más se conocen) dejó de representar las figuras y las historias de quienes vencieron a los dioses, para hacer figurar en lienzos y libros las figuras de los dioses y mitos vencidos. Pero si lo sagrado estuvo así presente en el arte, no sucedió lo mismo con la sociedad. Ningún culto se restableció, ningún templo se reconstruyó.
¿Cómo se hubiera podido reconstruir cuando «Dios muere» y en las iglesias y catedrales ya sólo «se celebran —decía el mismo Nietzsche— los funerales por la muerte de Dios»? ¿Cómo podría haber renacido culto cívico alguno cuando la religión lleva ya unos dos siglos encerrada en la conciencia individual del creyente? Está encerrada en esa conciencia personal que nada le importaba al paganismo. Un paganismo que no establecía ningún código moral, que no juzgaba ni a los buenos ni a los malos: no era otra cosa que la simbolización través de cuyos ritos y mitos palpitaba en el corazón vivo de la sociedad el enigma de lo divino, que es tanto como decir el misterio de lo humano.
Ningún culto, ningún rito ha renacido, ningún templo se ha vuelto a alzar desde hace más de mil quinientos años. Por ello la noticia es tan impactante: «Islandia levantará un templo a Thor, Odín y Friga», ha informado recientemente ABC y ha repercutido, con objetividad y respeto, Infocatólica: hecho, este último, que merece ser resaltado y saludado como corresponde. (¡Ah, si el actual ecumenismo hubiera estado vigente en la Iglesia primitiva! ¡Ah, si el cristianismo no hubiese pretendido ser la única religión verdadera, si hubiese aceptado convivir con los dioses de Roma y Grecia!... Otro gallo nos habría cantado, otra luminosa historia habríamos conocido.)
Así reza la noticia de Infocatólica: «Islandia contará próximamente con un templo para adorar a los dioses Thor, Odín y Friga, una iniciativa inédita desde la era de los vikingos y que da muestra del auge del paganismo nórdico en la isla. La asociación Asatruarfelagid, que promueve la fe en los dioses nórdicos,[1] es la responsable de este templo, cuyas obras comenzarán este mes en una colina cercana a la capital islandesa. El edificio será de base circular y contará con una cúpula a través de la cual pasará la luz solar.»
Y el periódico católico, en una muestra de ejemplar ecuanimidad, añade: «En el templo se realizarán rituales de bodas y funerales así como ritos relativos al nacimiento y a la iniciación de los adolescentes. Los neopaganos también celebrarán el ritual de sacrificio Blót, aunque ya sin matanza de animales» (algún tributo había que pagar a los modernos y animalistas tiempos…).
De modo que, después de haber sido el único país del mundo capaz de encarcelar a unos banqueros que, en tantos otros sitios, deberían estar también en el trullo; después de haber conseguido salir ejemplarmente de la Crisis y de haber reducido el índice de desempleo a un 2%, esa asombrosa Islandia hace revivir ahora los antiguos cultos. Pero no se vayan a pensar que ello es cosa de un pequeño grupo de freakis perdidos en sus ensoñaciones. Ello es cosa de, como mínimo, el 10% de la población islandesa. Asatruarfelagid, la asociación promotora del templo, sigue diciendo el mismo periódico, «ha triplicado sus miembros en la última década, y el último año contaba con unos 2.400 miembros. Islandia tiene una población total de 330.000 habitantes». Y estamos hablando de miembros activos, militantes. Añádanles los que, adoptando una actitud más pasiva, se limitarán a participar en los rituales.
Y, sin embargo, con ser todo ello importante, aún hay algo que lo es más: las palabras del principal sacerdote de Asatruarfelagid, Hilmar Orn Hilmarsson. El cual ha declarado: «No creo que nadie crea en un hombre de un solo ojo que viaja en un caballo con ocho patas. Vemos las historias, contemplamos los mitos, como metáforas poéticas y como una manifestación de las fuerzas de la naturaleza y la psique humana».
La religión como una metáfora poética… Lo divino como expresión de lo que he llamado en otros sitios «el misterio instituyente del ser». Lo sagrado como expresión de algo que existe tan altamente… y tan pocamente (si a existencia material nos referimos) como existen las historias y personajes de la literatura, o las figuras de la pintura y escultura.
Sólo comprendidos así, sólo entendidos de tan alto modo —el modo del arte, el más alto modo de todo cuanto es— pueden los dioses revivir. Sólo entendido así, «puede un dios salvarnos», que decía Heidegger.


[1] Promover «la fe» en los dioses paganos es un sinsentido absoluto. La fe —esa relación personal, junto con todo lo que implica, que el creyente establece con la divinidad— es cosa exclusiva del cristianismo (o más generalmente de las tres religiones del Libro). En el culto de los antiguos dioses se desconocía lo que el cristianismo entiende por «fe». Lo único que se conocía —y, sobre todo, lo único que hoy cabe conocer— es un culto, un ritual, una simbolización. Junto con la intervención de los dioses —benefactora o nociva: pregúntenselo, si no, a aqueos y troyanos— en los asuntos humanos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 13 de febrero de 2015

En la hora de la muerte...

En la hora de la muerte, ¿a quién le servirán las walkirias?

# Publicado por: Ricardo Cochero (Sajonia)
miércoles, 11 de febrero de 2015

¿Culto a dioses guerreros en un país ultrapacifista?

Abundo en lo que dice J.A. Martínez: mientras los islandeses no vuelvan a surcar los mares en busca de ciudades que saquear y doncellas que raptar (si es que queda alguna), esto no es más que un brindis al Sol, nunca mejor dicho.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
martes, 10 de febrero de 2015

JC

Efectivamente resulta un poco confuso esto de los ocasos y renaceres (´´cuando los hombres dejan de creer en Dios comienzan a creer en cualquier cosa´´)

# Publicado por: Juan Carlos (León)
martes, 10 de febrero de 2015

PATRIAS o FACTORIAS.

El hombre es el único ser dotado de razón, de ahí que se diga ´´a imagen de Dios´´, a diferencia de todo lo demás: ´´no racional´´.-
Las guerras de religión las hicieron todos los pueblos, desde que existe la humanidad, los paganos, los judíos, los cristianos, etc., el hombre siempre actuó en nombre de las creencias que consideraba verdaderas. La mentalidad secular en política, es un acontecimiento nuevo en términos históricos. Por eso la movida islámica actual no puede más que causar un natural rechazo, por ser ´´bestialmente´´ anacrónica. Pero ´´bestial´´ en la antigedad (y no tan lejos) FUERON TODOS LOS PUEBLOS, por ´´norma´´.-
Como católico ´´disidente´´, pues sigo los ritos en latín preconciliares, no acepto al ecumenismo en cuanto ´´jugada masónica´´ (religión mundialista) y promotora de un ´´judeo cristianismo´´ imposible (oxímoron).
El régimen que impera en el Orbe es la Finanza Usurera (intocable) y tiene un eje definido: Washington, Londres, Jerusalen-Roma, Bruselas.
La Roma que se ha hundido, si viviera, exigiría rendición incondicional a LA BANCA, y en esta hora tendería una mano a Moscú: EUROPA RENACERA, a condición de LIBERARSE DE LA INJERENCIA YANQUI.-


# Publicado por: oscarghiso (buenos aires )
martes, 10 de febrero de 2015

Hombres y dioses

Según la Bilblia, Dios creó el hombre a su imagen y semejanza. Me temo que la realidad es inversa, el hombre hace a sus dioses a su imagen y semejanza, me cuesta pues creer que se vuelva dar culto a doses guerreros, a valquirias que recogen a los guerreros muertos en las batallas. En fin creo que Wagner retrató muy bien en su trilogía el ocaso de los dioses. El Walhalla se hundió y con el esas figuras bastante canallitas de sus moradores. Habrá en todo caso que inventar otros dioses, menos guerreros y más usureros que se dediquen a tomar sus decisiones por mayoría simple., aunque igual de inmorales porque el ser humano ha cambiado aunque , tal vez no tanto como creemos..

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
martes, 10 de febrero de 2015

Magnífica

noticia... Ya sabe el autor del artículo cuanto me gustan estos temas. Parece sorprendente este renacer de un paganismo, pero no resultará tan extraño si pensamos que Occidente acumula y de algún modo hace pervivir todo lo que sale a la luz, todo lo que LLEGA AL SER. Y el paganismo es un modo más de celebrar, valorar y estremecerse con todo lo que llega al ser. Y que nadie vea en esto un desprecio del Cristianismo, pero es una relación que proviene de otra tradición. Nosotros, europeos, nunca dejaremos de comprender a Poseidón cuando estalla la tormenta en el mar.

# Publicado por: miguel (madrid)
martes, 10 de febrero de 2015

Buena ocasión para releer la Saga de Egil Skallagrímson

Es una buena señal, pero a Islandia también le llegará el plan Kalergi. Tal vez sea el último bastión.

Si el paganismo tiene algo bueno, es que no tiene dogmas que imponer al resto del mundo, no promueve concursos de santurronería e hipocresía, ni guerras de religión, refuerza los vínculos con la tierra y con los antepasados, no es universalista, no fomenta la culpa y no exige pedir perdón por la sangre derramada en las guerras contra los enemigos. Hay otras virtudes que me dejo en el cajón. De todos modos, es de suponer que esto será una versión más ligera y ´socialdemócrata´ del antiguo y genuino paganismo nórdico.

Hay algo que no me acaba de gustar de Hilmar Orn Hilmarsson: se dedicó durante años a difundir la obra de Wilhelm Reich. Busquen en la Wikipedia si no lo conocen.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |