''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal

Javier Ruiz Portella

8 de enero de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
Querida Leonor:
Te decía en mi anterior carta que el capitalismo, por formularlo de esta manera simplona, a  mí sí «me parece muy mal». Y sería lógico que a ti también te lo pareciera. Por una sencilla razón: cuando combatimos el materialismo, el feísmo, toda la absurdidad de nuestro tiempo, ¿qué estamos combatiendo en realidad? Lo que estamos combatiendo es ese estado de espíritu, esa cosmovisión que engendra instituciones económicas, sociales y políticas regidas por un lema tan claro como rotundo: «¡Enriqueceos!» (Y si no os enriquecéis, ¡consumid!…, que ya otros se enriquecerán con lo que vosotros consumáis.)
«¡Enriqueceos los unos a costa de los otros!» (capitalismo puro y duro). O «¡Enriqueceos… todos por igual!» («capitalismo»… marxista, llamémoslo así). Si la oposición entre ambos es manifiesta, también lo es, o debería serlo, la concordancia de su espíritu más profundo: ese espíritu que, sometido en ambos casos a la materia, hasta parece fuera de lugar llamarlo «espíritu».
En ambos casos… Con una diferencia, sin embargo. Cada vez que el «materialismo igualitarista» ha puesto en práctica su doctrina, su «¡Enriqueceos!» se ha convertido en un «¡Empobreceos!»,y su «igualdad», en la igualdad que se establece entre los mortales a los que se extermina. ¿Cómo podría no haber sido así? La abolición del mercado, de la iniciativa empresarial, de la propiedad privada —la abolición, en suma, del ser propio de los hombres en cuanto productores—, ¿cómo podría semejante cosa no haber conducido al mayor de los desastres? Pero ello no es todo. ¿Cómo el odio vertido como cemento social —«lucha de clases» se llama—  podría no haber conducido al Gulag generalizado: a la gran ola exterminadora abatida sobre todas las clases, obreros y campesinos incluidos?
Pero esta aniquilación —es esto lo que aquí nos importa— ha conducido a otra cuyos efectos aún padecemos en carne viva. La hecatombe del «socialismo real» ha hecho que quedase aniquilada toda alternativa frente a un capitalismo que, gracias a ello, ha conseguido hacerse, como te decía en la anterior carta, con la mayor de las coartadas.
Nos hemos quedado sin palabras —sin conceptos, sin ideas— para enfrentar el capitalismo (o la plutocracia, o la degeneración materialista del  mundo, si te asusta menos llamarlo así). ¿Cómo enfrentar el capitalismo cuando el anterior enfrentamiento condujo a lo que condujo?
Tu miedo es comprensible. Pero olvidas que este miedo —y la parálisis a la que conduce— está impregnado por el esquema mismo de lo que tanto temes­. Tal parece como si acabar con el capitalismo —hacer que su «¡Enriqueceos!» deje de guiar al mundo— significara acabar con el mercado, aniquilar la propiedad, exterminar la burguesía: implantar el socialismo. Y no. Acabar con el capitalismo significa exactamente todo lo contrario de lo que intentaron aquellos locos, aquellos desalmados.
Acabar con el capitalismo no significa en absoluto liquidar a los capitalistas. No hay que matarlos, claro está. Pero es más —y esto sí que te sorprenderá— tienen que mantenerse como agentes económicos.
Acabar con el capitalismo significa todo lo contrario de instalar «el odio de clase» como cemento social; todo lo contrario también de convertir al proletariado —ese fantasma— en clase dominante que sojuzgue a las demás.
Acabar con el capitalismo…,¿qué significa entonces?
Significa preservar, como decía, la existencia de capitalistas y burgueses…, pero poniéndolos en su lugar: en el importante aunque subalterno lugar que lo económico debe ocupar en el mundo y la vida.
Acabar con el capitalismo significa que el «¡Enriqueceos!» —sin desaparecer como impulso productivo— deje de ser el santo y seña que lo rija, invade, degrade todo. Hasta lo más alto, hasta lo más sagrado, llámese arte o llámese religión. («Trajeron putas a Eleusis»: ¿te acuerdas de aquellas palabras de Ezra Pound que te cité en mi anterior carta?)
Acabar con el capitalismo significa también que, sin fantasear con la igualdad que todo lo aplasta, se impongan toda clase de trabas a los desafueros que hoy ejerce la oligarquía, se limite tanto su desenfrenada codicia como la insolente desigualdad que de ella se deriva.
Sí, ya sé que todo esto te va a parecer una locura… ¿Cómo es posible —te dirás— que desaparezca el espíritu del capitalismo… y no arrastre consigo a los propios capitalistas? Vale, de acuerdo, ya no se les podría dar tal nombre. Pasarían a ser meros poseedores, simples «ricos», como los llaman los envidiosos que se mueren de ganas de serlo.
Pero lo que late en el fondo de tu pregunta es otra cosa: ¿cómo podría seguir habiendo dinero, mercado, propiedad… y verse todo ello —todo lo económico— relegado al subalterno lugar que es el suyo?
¿Cómo?… De forma parecida a como semejante lugar había sido el ocupado por lo económico desde siempre: desde el inicio de los tiempos y hasta la llegada del capitalismo. (Con una diferencia decisiva a nuestro favor: hoy disponemos de una tecnología extraordinaria, fabulosa: a condición de que también ella la circunscribamos a su función y la limitemos a su lugar. Y es esta tecnología la que hace, por ejemplo, que la mano de obra esclavista o servil resulte simplemente innecesaria…, salvo para quienes, movidos por su codicia, se dedican a «deslocalizar» fábricas por esos mundos de Dios.)
Volvamos al lugar secundario que debe ser el propio de la economía. Pensemos, por ejemplo, en Roma. Tanto los patricios[1] como los grandes comerciantes y productores de la plebs tenían en sus manos las riendas de una economía que era todo lo importante que quieras (algunas explotaciones casi alcanzaban dimensiones «precapitalistas»), pero que no era en ningún caso lo que daba sentido a la existencia del mundo romano. Su sentido, Roma lo encontraba en otro sitio: en los dioses, en el arte, en la Res publica, en la conquista y civilización de quienes de ella procedemos.
No, Leonor, te equivocas si te imaginas que estoy pretendiendo —ya sabes que no soy un reaccionario— volver a ningún «pasado feliz». Lo único que pretendo es que la historia nos enseña algo capital: resulta perfectamente posible dedicar todos los esfuerzos que requieren lo útil y lo productivo, al tiempo que, expulsándolo del centro del mundo, lo circunscribimos a su periferia. Sí es posible disfrutar de todo lo bueno que aportan los bienes y la riqueza, a la vez que repudiamos, como santo y seña, el «¡Enriqueceos!» de nuestra codicia y perdición.
¿Y cómo se consigue tal cosa, cómo se obra tal maravilla, me preguntarás con toda la razón del mundo? ¿Qué estructuras económicas, sociales, políticas van a permitir que tal sueño se plasme en la realidad? ¡Ah! La gran pregunta, la pregunta decisiva… para la que es imposible, sin embargo, ofrecerte aquí ningún ramillete de recetas y respuestas. Hay que buscarlas, claro está. Hay que coger el toro por los cuernos y plantearnos a fondo la gran cuestión: la de la concreción, por esquemática que sea, de un nuevo orden económico, social, político. Pero ello es imposible si antes no nos hemos puesto de acuerdo sobre los presupuestos que semejante orden implica, sobre el horizonte de lo que anhelamos y por lo que luchamos.
Clarificar tales presupuestos —nada más… y nada menos— es lo que he intentado hacer en estas dos cartas. ¿Te sabe a poco?  A  mí también, la verdad. Y, sin embargo, no sólo es indispensable: es lo esencial. Pero a condición de no quedarnos ahí. A condición de indagar, ahondar, perfilar, concretar las cosas… A condición, en suma, de emprender un gran debate sobre el nuevo orden político, social y económico que, sin inspirarse en socialismos, fascismos o liberalismos —abandonando las viejas recetas, pensándolo todo sobre nuevas bases… y sobre la base de lo que nos enseña lo viejo—, impida que perezca el espíritu, permita que reviva el mundo.
El Estado y el nuevo orden económico del mundo
Permíteme, para facilitar tal debate, plantear una última cuestión. Es decisiva. ¿Qué pasa con el Estado, con eso que los antiguos llamaban Res publica: la cosa pública, la de todos, la que, agrupándonos a todos, a todos trasciende a la vez? ¿Tiene el Estado algo que ver, hacer o decir respecto al nuevo orden económico de cosas?
No lo parece. Después  de las catástrofes económicas engendradas por los grandes intervencionismos estatales, existe hoy una especie de consenso generalizado según el cual al Estado sólo le toca callarse como un muerto: intervenir como máximo en ultimísima instancia. La cosa hasta tiene un nombre: principio de subsidiariedad, ese principio según el cual el Estado sólo debería intervenir cuando ya no quedara más remedio, cuando la sociedad civil —esa cosa considerada intrínsecamente buena, sana y santa— ya no diera más de sí.
Pero… ¿da de sí la sociedad civil como para arrinconar por sí sola el «¡Enriqueceos!», como para repudiar el «¡Acumulad y sólo acumulad!»? ¡En absoluto! A la sociedad civil —«explotados» y «explotadores» reunidos— le encanta la desmesura del «¡Enriqueceos!», del «¡Acumulad!» (El problema es que no todos pueden enriquecerse y acumular, que si lo pudieran…) ¿Qué es, en últimas, la sociedad civil sino el conjunto de átomos humanos que, entregados a sí mismos, quedan encerrados en sus ansias más elementales…, como es lógico y natural cuando se carece de normas y símbolos, de cauces e instancias superiores —de nada «sagrado»— a lo que remitirse? Se han desvanecido todas las altas instancias. Quedan entonces las bajas: las chatas normas y los rastreros símbolos que impone el Mercado, ese Moloch más implacable aún que el Estado y al que los esclavos felices de la libertad se pliegan contentos y satisfechos.
¿Cómo podría «la sociedad civil» salir por sí misma de tanta complacencia? Y, sin embargo, hay que reconocerlo: si la sociedad como tal no cambia, si no se transforma el sentir mismo de la gente —el aire de los tiempos—, nada pueden entonces instancias, cauces, símbolos. Por grandes y altos que sean. Nada puede entonces el Estado.
«El Estado nunca puede nada», me dirás sin duda. «Nada bueno, nada grande», precisarás pensando en el funcionario de rostro cetrino que te escupe su mirada  mientras van girando, ciegas, las ruedas de la gran apisonadora que machaca la vida: «el más frío de los monstruos fríos», lo llamaba Nietzsche.
Éste es el problema. Todo está confundido. Uno dice «Estado»… y al instante surge el monstruo. Porque lo han trastocado todo. Al mismo tiempo que lo agigantaban, destruían al Estado: aniquilaban su auténtica dimensión pública, política. Le han quitado a la Res publica su doble carácter. La han privado tanto de su dimensión inmanente la casa de todos— como de ser la trascendente encarnación de un todosuperior a la suma de las partes. Con el Estado burocrático-capitalista (liberal, si prefieres), la Res publica se ha hecho res privata.[2] Se ha convertido en el monstruo que regula los negocios colectivos de los átomos, actividad que desarrolla con el mismo talante y parecidos principios que el Mercado a cuyo servicio está. Sus pretendidos ciudadanos no son sino clientes a los que cada cuatro años hay que adular…, así como contribuyentes a los que cada día hay que estrujar. Las funciones que asume el Estado —desopilantes, mastodónticas— son ante todo de orden utilitario-asistencial. Sus empresas  y subvenciones nada tienen que ver con el destino de un pueblo, con lo que éste hizo y deshizo a lo largo de los tiempos. Nada late en la pretendida Res publica de quienes nos precedieron por nuestra misma tierra, esa tierra en la que tampoco nada nuestro latirá cuando sean otros quienes por ella sigan caminando.
Y, sin embargo, también el nuevo Estado —el nuevo espacio público del mundo— deberá asumir una parte sustancial de las cuestiones económicas; ésas que aun siendo privadas —sólo conciernen al inmediato subsistir— hacen peligrar todo nuestro destino público. Para evitarlo, deberá el nuevo Estado implicarse a fondo en tales cuestiones. Deberá abrir cauces y alzar diques que impidan que los hombres centren su vida en el mero producir y consumir. Si lavándose las manos dejara que los hombres siguieran dando rienda suelta a sus apetitos más primarios, si el nuevo Estado se limitara a laissez faire, laissez passer…, de sobra sabemos qué cosas se dejarían hacer y pasar.
Y, sin embargo, no era el Estado —más exactamente: no era el aparato administrativo de la Res publica—quien alzaba antaño los diques y abría los cauces que impedían la mercantilización del mundo. Era el mundo como tal: eso que hoy llamamos sociedad. Pero una sociedad que a nadie se le ocurrió nunca que pudiera ser considerada una «sociedad civil». Porque no lo era. Era política. En su mismo seno llevaba inscrita la dimensión pública. El destino del todo —destino presente y destino histórico— a todos y a todo concernía, a todos y a todo marcaba. Era una sociedad cuyos principios aristocráticos, llevándola más allá de lo inmediato y cotidiano, le permitían preservar toda la intimidad de lo privado —familia, casa, linaje…— al tiempo que este mismo ámbito privado quedaba marcado por lo público: por el espíritu que alienta la vida de un pueblo.
Cuando se han desvanecido los principios jerárquicos que permitían alzar tales diques y articular tales cauces, son otros los principios, otras las instituciones, otros los diques y cauces que —con implicación o no del aparato administrativo del Estado— corresponde alzar. Sólo así se podrá impedir que acaben engulléndolo todo los bajos apetitos de esos primates altamente evolucionados a los que se les ha dado el nombre de hombres.


[1] Los gestores de sus bienes, mejor dicho, pues ellos menospreciaban, por razones de principio, la actividad económica: el neg-otium que es negación del otium entendido como vida artística, festiva o guerrera.
[2] Todo esto, por cierto, Hannah Arendt lo ha analizado con su esplendorosa agudeza. Te remito, por si te interesa, a su obra clave, The Human Condition.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 11 de enero de 2014

Segunda carta de Ruiz Portella a Doña Leonor

Interesantísimo intercambio de correos ! Considerando que dispongo de 1500 caracteres me limito a emfatizar que tanto el Capitalismo Salvaje como el Socialismo igualitario son soluciones políticas que tarde o temprano tienden a la catástrofe. Creo que para estas soluciones políticas nunca más oportuna la declaración de la filósofa y escritora estaunidense Ayn Rand (Alissa Zinovievna Rosenbaum) : CUANDO ADVIERTAS QUE PARA PRODUCIR NECESITAS OBTENER AUTORIZACIÓN DE QUIENES NO PRODUCEN NADA; CUANDO COMPRUEBES QUE EL DINERO FLUYE HACIA QUIENES NO TRAFICAN CON BIENES SINO CON FAVORES Y ENCHUFES; CUANDO PERCIBAS QUE MUCHOS SE HACEN RICOS POR EL SOBORNO Y LA CORRUPCIÓN ASÍ COMO POR INFLUENCIAS MÁS QUE POR SU TRABAJO, Y QUE LAS LEYES NO TE PROTEGEN CONTRA ELLOS SINO, POR EL CONTRARIO, SON ELLOS LOS QUE ESTÁN PROTEGIDOS CONTRA TÍ; CUANDO DESCUBRAS QUE LA CORRUPCIÓN ES SUMAMENTE RECOMPENSADA Y LA HONRADEZ SE CONVIERTE EN UNA AUTO-SACRIFICIO Y CASI UN SEMI-SUICIDIO, ENTONCES PODRÁS AFIRMAR, SIN TEMOR A EQUIVOCARTE, QUE TU SOCIEDAD ESTÁ EQUIVOCADA, QUE TU SOCIEDAD ESTÁ CONDENADA Y VA A SER PROBABLEMENTE LANZADA AL ABISMO ! Con el máximo respeto Max Balot

# Publicado por: Maximiliano Balot Batista (lvngen, Gotemburgo, Suecia)
miércoles, 08 de enero de 2014

Ameno e instructivo.

Ameno artículo que, implícitamente, señala la causa del capitalismo y su necesidad de preterirlo. Es la codicia humana la que engendra todo este desfase. Necesitamos, entonces, modificar las conductas y poner cada cosa en su lugar. Los ´´ismos´´ han abandonado la finalidad esencial de nuestra humanidad: ¿Cuál es la finalidad de nuestra existencia como especie?

# Publicado por: Luis Antúnez (San Isidro. Perú)
miércoles, 08 de enero de 2014

VAMPIROS (capitalistas) y Zombies (pueblo)-.- O NUEVO ORDEN.-

1.- Cuando la Revolucion Bolchevique derroco al imperio de los Zares, se convirtio en ejemplo que provoco efecto domino mundial: Los partidos socialistas-comunistas TENIAN EL ARQUETIPO A LA VISTA,.-
2.- Pensando en todos aquellos que de buena fe se enrolaron en estas filas, estoy diciendo que tenian EL SOPORTE POLITICO SUFICIENTE PARA ENCARAR ´´la revolucion´´.-
3.- España es contundente (PARA MOSTRARNOS EL HORROR DE DICHA SALIDA),,la alternativa al capitalismo no puede ser la proletarizacion y menos a balazos...¡¡¡...-)
4.- Hoy no tenemos una caso que se nos ofrezca analogo: aun no podemos anunciar:,,´´TAL PAIS HA DERROCADO A LA BANCA,,,,,Y AHORA RIGE EN TAL PAIS,,,,TAL SISTEMA ,,,,´´
5.- REQUERIMOS HACER UN ESFUERZO para elaborar un programa que se presentE como LA REFORMA ,,,o lisa y llanamente A UNA DECLARACION DE CADUCIDAD DEL MISMO .-(hablo desde el respeto a la propiedad privada, una sociedad donde las diferencias enriquecen a todos (¡¡a cada quien su merito, -todos tenemos alguno¡¡¡.-)
6.- Como soy ´´facho´´, aclaro que tamaña empresa ES IMPOSIBLE DE LLEVARLA A CABO ACUSANDONOS RECIPROCAMENTE DE
.- ´´tu eres un facho de [email protected]´´ 0 ´´Tu eres un zurdo hijo de [email protected]´´,,,
.-AMBAS LINEAS ´´extremas´´ (evidentemente , todas las otras tambien) es IMPERATIVO que dejen de correr paralelas PARA CONFLUIR EN ALGUN PUNTO,,,
.-y decir:,,,,¡¡¡ES HORA DE ARROJAR LOS ´´pera´´ AL MAR,,,,.-¡¡¡.-



# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |