''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Lo que nos une y lo que no nos separa

José Vicente Pascual

21 de octubre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 Alicia Sánchez-Camacho afirma sin desmayar que “es mucho más lo que nos une que lo que nos separa”. El Príncipe Felipe brinda con las autoridades en el palacio Real por “todo lo que nos une”. Rosa Díez insiste siete veces cada tarde en que el discurso nacionalista es insidioso porque subraya lo que nos separa y menosprecia lo que nos une, y así un etcétera muy largo. Los dirigentes, partidos y movimientos sociales que se oponen al delirio nacionalista recurren por sistema al método de la balanza (en un platillo lo que nos une, en el otro lo que teóricamente nos separa) para deducir que el resultado de la medición es favorable a la soberanía y unidad de la nación, dos principios que ya se contemplan en la Constitución Española. Lo malo es que en estos terrenos de la política minados por la sentimentalidad, las cuentas siempre cuadran al gusto de quien las hace. El debate contra la secesión, en consecuencia, se hace eterno.

Lo que nos une es mucho, de acuerdo. ¿Y lo que nos separa? ¿Alguien de verdad está en condiciones de definir y enumerar qué es lo que separa a unos españoles de otros? A ver si es posible que dejemos de confundirnos y, de paso, hacerle el juego a los desalmados que intentan construir sus patrias en contra de la ciudadanía que no comparte su proyecto de exclusión. Lo cierto, la realidad histórica y también la cotidiana, es que nada nos separa.

Hay sin duda elementos históricos, culturales e incluso legislativos que distinguen a unos ciudadanos de otros. Los diferencian. Pero ser distintos no significa estar separados, no implica escisión ni obligación de superar lo disímil en aras del bien superior de la unidad. Eso y sumar peras con manzanas viene a ser lo mismo. La diferencia es un elemento de integración tan necesario como la pertenencia y convivencia en lo común. En España hay lenguas diferentes, leyes civiles distintas, tradiciones históricas y culturales diversas. ¿Dónde está el problema? Mirémonos como lo que somos, sin complejos de superioridad ni quejumbres de atávicos agravios, y nos daremos cuenta de que justamente lo que nos separa es lo que nos une. A lo largo de muchos siglos hemos sido capaces de forjar una nación integrada por tradiciones y modos culturales distintos, y ésa es la única y suficiente generosidad que necesitamos para sentirnos ciudadanos de una nación moderna y democrática. Particularmente me resultaría insoportable, aburrido y de una grisura como de domingo sin paella y pasteles ser habitante de una nación homogénea, de una sola lengua, unas costumbres intachablemente idénticas, un ideario colectivo sin fisuras, obligatorio para todo buen hijo de vecino. Ese horror bostezante es justo a lo que aspiran los iluminados nacionalistas: construir una comunidad nacional sobre todo lo que les une, excluyendo y renegando de lo que diferencia a unos individuos y colectivos de otros. Eso no es una patria, es un batallón de cartagineses disfrazados de romanos por imperativo legal.

“Mi única patria es mi idioma”, dice por ahí algún escritor con satisfecha expresión de huevo recién puesto. ¡Y una leche! Para leer a Cunqueiro, Flaubert, Pla, Dickens, Dostoievski, Jünger y Dante, una de dos: hay que tener muchas patrias o muchos idiomas. El idioma ni es nuestro ni nos separa: pertenece al legado de la humanidad y sirve para reconocernos en la casa compartida del pensamiento y la creación. De la misma manera, los usos y símbolos de cualquier civilización no se concibieron para separar sino para unir (escribo conscientemente civilización, no me refiero a banderías de fanáticos). Lo volví a constatar, por vía de la experiencia directa, el último 12 de octubre, en Barcelona. Me tocó agitar durante unos minutos la parte catalana, la senyera, de la inmensa bandera que cubría el paseo de Gracia. A mi lado, una señora muy entrada en años se esforzaba en la misma tarea. Me miró sonriente (se la veía emocionada), y me dijo con marcado acento de la tierra: “Al final, han conseguido convertirla en bandera española”. Se refería a la misma senyera que todos alzábamos porque ahora es de todos.

Los que inventaron una bandera para separar, la ya célebre estrellada, tienen lo que querían: la cuatribarrada, símbolo secular que teóricamente distinguía proyectos históricos enfrentados, adelgaza y se destila hasta su esencia y se muestra como lo que era y nunca ha dejado de ser: lo que nos une. Vuelvo al principio de este artículo: ¿Dónde está el problema con la diferencia? ¿Dónde lo que nos separa?

Publicado en La Gaceta, 18/10/2013


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 21 de octubre de 2013

Suiza

Suiza es rica y seria sabe lo que le conviene hacen referendums cuando
ven que algo altera su manera de vivir,esa es su riqueza.

# Publicado por: josepxicot (Barcelona)
lunes, 21 de octubre de 2013

Separatismo

El separatismo es la herramienta del Nuevo Orden Mundial para destruir a las Naciones Europeas.Suiza con sus Cantones de 4 idiomas distinctos y gracias a la democracia directa tiene una unidad muy firme desde mas 5 cinco siglos sin ninguna pelea interna.

# Publicado por: Jean-Pierre MALEN (Mandelieu La Napoule - Francia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |