''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Demasiadas transiciones para una generación

José Vicente Pascual

8 de agosto de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

“El poder nace de la boca del fusil”, decía Mao Zedong, y no mentía. Todos los regímenes políticos del planeta, democráticos o no, tienen como justificación fundacional un acto de violencia. Inglaterra es una monarquía parlamentaria porque Oliver Cromwell consiguió que le cortasen la cabeza a Carlos Estuardo. Los Estados Unidos de América nacieron en guerra contra el imperio británico y se consolidaron en la peor catarsis que conocen los pueblos: su guerra civil. De Francia para qué hablar; o de Alemania, Italia, Portugal, o países que nos resultan más remotos como Japón, China, Irán, Israel… En todas partes, bajo cualquier circunstancia histórica, el poder ha nacido de la boca del fusil.

En España, la historia es sabida aunque poco aprendida. La segunda república fue proclamada después de unas elecciones municipales que dieron el triunfo a las izquierdas en las ciudades más pobladas. Aquella instauración por las bravas no cerró (más bien todo lo contrario) los tremendos conflictos de la sociedad de la época. Y aún más por las bravas se estableció el sucesivo ordenamiento legal, al cabo de una guerra civil cada vez más inútil de calificar. Aquel acto de violencia dio origen a una forma de gobierno que se mantendría durante 38 años.

Si algo tuvo de excepción histórica la Transición del franquismo al período constitucional, fue que ese cambio profundo, la refundación del Estado sobre unas bases ideológicas, políticas y jurídicas radicalmente distintas a las anteriores, no tuvo su origen en un acto de violencia sino en la decisión soberana de los españoles por “perseverar en la historia”. Por una vez, al menos eso parecía, el poder no nació de la boca del fusil sino de la interpretación y gestión común del nexo elemental entre el presente de un pueblo y su futuro. La democracia española nació con el pulso entusiasta y dramático de una colectividad aferrada a dos convicciones necesarias: el pasado común y la “voluntad de ser” en adelante. Desde este punto de vista, la Transición no fue “una negociación a la mínima” en términos políticos, sino un acuerdo “a la máxima” en los ámbitos de lo metapolítico, los cuales son definidos por algunos historiadores (y yo lo suscribo), como terreno de acción fundamentalmente moral.

Sólo queda un acto de violencia en el pasado que sustente ante la historia, a secas, nuestro actual sistema de convivencia: la guerra civil. En eso nos parecemos a Rusia, surgida tras la URSS, a su vez nacida de la revolución de octubre y la guerra civil de 1917 a 1923. Los rusos tuvieron su propia transición, con más pólvora y sables que la española aunque sujeta igualmente al imperativo ético que trasciende el punto de no retorno político, donde se empieza a hablar de principios naturales compartidos antes que de idearios particulares. En aquella empresa se aplicaron todos los partidos y movimientos sociales, sin apenas excepciones y con autoexclusiones muy poco relevantes. Servidor, que voto NO en el referéndum constitucional porque los trotskistas no estábamos por aceptar la economía de mercado, tenía la impresión, sin embargo, de estar participando en una amplia movilización ciudadana donde el debate político se aplazaba ante lo inevitable: convivir todos los días. Puede que estuviese equivocado (que todos nos equivocásemos), pero es difícil aceptar que entre el pacto histórico por la convivencia y la razón que nace de la boca del fusil haya más alternativa que la primera. Parece más sensato ir donde queremos que correr por encima de la tragedia hasta donde podamos. Cualquiera que viviese aquellos tiempos puede recordarlo y ninguno se atreverá a negarlo: sabíamos adónde íbamos. Todos lo sabíamos.

Por lo dicho, resulta que ahora me ponen un poco de los nervios quienes desautorizan la Transición porque fue “un amaño entre partidos”, insisten en la necesidad de “una segunda transición” que nos conduzca no se sabe dónde ni por qué medios y agitan algo obsesivos las vergüenzas del sistema (que las hay, a caravanas), pero sin concretar más programa que “yo tengo razón, vosotros no”. Ninguno advierte ni señala que una “segunda transición” sólo puede fundamentarse en los mismos elementos subjetivos, de conciencia histórica, que propiciaron la original: prevalencia del interés común por encima de la razón partidaria y restablecimiento de lo público como tarea y competencia de todos. Lo demás, es volver a la pelea, una lucha que nadie imagina ni desea de cariz violento pero muchos exacerban al límite en el terreno de las ideas. Error muy grave, así lo creo. Quien aspire a una victoria definitiva de “los suyos” y una deslegitimación perpetua de “los otros”, se queda sin utopía que alcanzar y con un único referente de fuerza en el pasado: 1936/39. Y eso, ya se dijo antes, menos a algún perturbado y algunos indeseables que todos conocemos, no convence a nadie. Porque no están los tiempos para tonterías.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 09 de agosto de 2013

EXCELENTE ARTÍCULO

Enhorabuena !!!

# Publicado por: padi (madrid)
jueves, 08 de agosto de 2013

volver a las andadas

El problema a mi entender es que los que perdieron la guerra,pretender
ahor ganarla con los mismo (descendientes),que ya estaban a través
del Pacto de San Sebastian,con su pacto maldito acabr con la repu
blica e instaurar un gobierno totalitario,lo mismo que ahora,siguen los
odios,lo incívico,lo criminal,sus protagonistas,los mismos que ayer:
la izquierda y los separatistas.

# Publicado por: josepxicot (Barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |