''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Cataluña, cara y cruz de la radicalización

José Vicente Pascual

17 de julio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 Visité Barcelona durante mi juventud, muchas veces, cuando la ciudad era una excepción controlada dentro del orden político y social del franquismo, una especie de península donde podía vivirse el simulacro más parecido a la libertad y el aperturismo europeísta que las leyes de entonces toleraban.

Viví en Barcelona durante los años 2006 y 2007. Todo había cambiado mucho. La península se había convertido en oasis nacionalista. La ciudad europea, abierta, cosmopolita, vital y bulliciosa, transmutó en capital de Cataluña, nada menos. El ideario oficial, repetido ad nauseam por todos los medios de comunicación (incluidos los nacionales como RTVE y RNE), tenía una sola preocupación, más bien obsesión: la reforma del Estatuto de Autonomía. Eran los tiempos del tripartito, del sombrío Montilla y el pasteloso Rovira. Era la época de “Todos somos Rubianes”, o sea, “que se metan la puta España en el puto culo”. La información meteorológica en radios y TV’s se ceñía exclusivamente a Cataluña; en el resto del mundo, ni frío ni calor. Televisión de Barcelona, emisora municipal pagada con los impuestos de todos, realizaba a diario encuestas-entrevista a pie de calle, sobre temas de actualidad, pero sólo aparecían catalanes hablando catalán; ni una palabra, ni una, en español de España ni en ningún otro idioma. Barcelona habitada exclusivamente por catalanohablantes, el gran sueño. Los demás no contaban. El alcalde era un individuo con fama de majo en el PSOE, Jordi Hereu. Zaragoza existía porque en las alturas de Montserrat había un indicador de tráfico: “Saragossa”. Pero si viajabas a Zaragoza y querías saber previamente el tiempo que te esperaba, te jodías. Y como en esos años aún no se había popularizado el uso del navegador GPS, más de ciento perdieron la mañana buscando el solitario cartel que enrutaba a Saragossa, una ciudad del Estado perfectamente extranjera.

 He vuelto, por caprichos que se da el destino. Vuelvo a residir en Barcelona desde hace meses. No todo ha cambiado pero muchas cosas ya no son iguales, al menos esa es mi impresión, la cual tengo contrastada con bastantes amigos, igual que yo sensibles al tacto epistemológico, o por decirlo con menos prosopopeya: lo que se respira en el ambiente.

 Lo primero denotado es el descenso de celo en la periferia catalanista. Hay un efecto, yo creo que apreciable, de presurización-dispersión. Lo explico en dos frases: en la medida en que el nacionalismo tradicionalmente moderado (CiU) se ha dejado arrastrar hacia las posiciones maximalistas de ERC y otros trabucaires, y en la medida en que el núcleo intransigente del secesionismo catalán se ha radicalizado, las posiciones contemporizadoras son expulsadas o se autoexcluyen. El catalanismo como opción política y como expresión cívica del anhelo de pervivencia de determinadas expresiones culturales, ya no existe. Ahora, o todo o nada. O conmigo o contra mí. Independencia o fracaso histórico. Soberanía plena o esclavitud ante España.

 Parece lógico que una notable mayoría de catalanes no esté dispuesta a jugar una apuesta tan incierta. Preocupa Europa, posiblemente y por lo general más que España, pero también causa desazón la idea de un Estado pequeño, subordinado geoestratégicamente a los intereses de Francia (en primer lugar) y de España. Quedan el puerto de Barcelona y la magnífica T-1 del Prat para salir del atolladero. Pero, ¿qué barcos y qué aviones permanecerán al abrigo de aquellas dársenas? Las grandes compañías navieras y aeronáuticas trabajan por beneficios distintos a convertirse en las más importantes de Cataluña rica y plena. Al menos eso han dicho y repetido hasta el presente. Todo lo cual genera incertidumbre, desconfianza en el futuro y progresivo alejamiento respecto a quienes, con insistencia fanática, repiten al ciudadano que todos los males de su país, la crisis, el desempleo, la corrupción, el desvanecimiento de la identidad catalana en el magma de la globalización (pongan todos los etcéteras que quieran), tienen un único culpable: España. Ese discurso ya no convence, aquí, ni a los convencidos.

 Pero los núcleos duros están precisamente para eso, para enquistarse en la sociedad y someterla a su ley propia de exclusión: “Si no eres de los míos, calla o te haré callar”. Lo cual, traducido en términos políticos que se ajusten a la realidad de nuestra historia reciente, tiene un nombre: batasunizarse. “Los españolitos no cabéis aquí”, le espetaron a la joven militante de Ciutadans, el pasado 6 de julio, antes de partirle la cara. Ni el PSOE con sus complejos cómplices ni el PP con su constitucionalismo de bajo perfil, van a ser decisivos en la búsqueda de alternativas. Hasta dónde puede alcanzar el proceso, es una incógnita con una única variable posible: la resistencia de quienes viven y trabajan en Cataluña ante la histeria y brutalidad del discurso nacionalista que tiende puentes entre el poeta Maragall y la boina de Sabino Arana.

 

Publicado en La Gaceta, 12/07/2013


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 17 de julio de 2013

DESDE EL EXILIO

Hace ya tiempo que decidí, por higiene mental, no comentar cualesquiera noticias o artículos sobre ese piélago de corrupción y podredumbre que es la política española. Opté, si se me permite la expresión, por un exilio interior.

Sólo diré una cosa. Todos, y digo absolutamente todos, los males que sufre España tienen su origen en un momento determinado. A saber, la aprobación por referéndum de la malhadada constitución española. Culpables son aquellos que, sin leer ni una línea del texto, acudieron en masa a las urnas. Analfabetos funcionales que prestaron una ayuda inestimable para que ese pastiche infumable saliese adelante.

El hombre-masa votó SÍ. Ahora sufrimos las consecuencias de tan pastueño acto.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
miércoles, 17 de julio de 2013

La debilidad del Estado

Podremos discutir 100 años de la decadencia palpable de Barcelona como gran metrópoli, de la radicalidad de su separatismo etc.
Lo único que NUNCA se discute es de la debilidad manifiesta desde hace más de 30 años del estado en controlar esa situación. Hace dácadas se sabía que a los niños catalanes se les adoctrinaba en una historia falsa, nadie hizo nada por cobardía, o por el que dirán (sobre todo la izmierda), de esos polvos estos lodos.
La agitación periférica tiene 2 causas principales que es la debilidad de las clases dirigentes españolas, que sólo son oligarquías ignorantes y corruptas.
La otra causa es la desaparición de Castilla como identidad común de muchos pueblos sustituida por una identidad española hecha de retazos de floklore andaluz e historia imperial, Castilla como región con una fuerte identidad haría palidecer a esos que se denominan diferenciales.

# Publicado por: Cayo_Julio (Castilla)
miércoles, 17 de julio de 2013

El teorema geopolítico inverso

La comunidad de naciones iberoamericanas no incluirá a la Cataluña independiente, pero sí a Portugal y la gran Castilla, de modo que no dejaremos pasar catalanes por nuestra frontera, a no ser que hablen castellano o portugués, que serán los idiomas reconocidos por la comunidad Iberoamericana. Además, deberán demostrar al menos un cincuenta por ciento de antepasados Ibéricos. La nacionalidad se otorgará luego de diez años de residencia o demostrando servicios extraordinarios a nuestra comunidad. De todos modos, las relaciones con el estado multiracial catalán serán muy buenas, lo mismo que con los demás estados multiraciales europeos. Es lo que pasa cuando cinco millones de personas desconocen a quinientos millones de los que podrían haber formado parte.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |