''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Una gran novela de Luis Folgado

El hombre que compraba gigantes

José Vicente Pascual

3 de junio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 ¿Qué hay de fabuloso en la vida de un hombre que mide 2,35 m de altura? En principio, nada. Si hubiese nacido hoy, lo habrían fichado desde muy jovencito para jugar en cualquier equipo de baloncesto y, en caso de demostrar talento y ambición, podría haber acabado en la NBA, como el rumano Muresan, el chino Yao Ming o el sudanés Manute Bol. Pero Agustín Luengo Capilla no nació en el siglo XX ni en el XXI. Tuvo la mala fortuna de adelantarse a los tiempos y venir a este mundo a finales del XIX. No jugó a baloncesto ni estuvo en la NBA. Jugó a sobrevivir y estuvo en un circo. Y ahora está en el Museo Nacional de Antropología. Bueno, lo que queda de él: su esqueleto y un vaciado en escayola de aquel corpachón que se vino abajo, como una inmensa estructura sujeta a la vida con cuatro clavos mal clavados, a los 28 años. A esa edad, nuestro hombretón fallecía víctima de la tuberculosis ósea. Sus restos, tal como había pactado ante notario, pasaron a ser propiedad del doctor González Velasco, quien lo “inmortalizó” para convertirlo en pieza de museo, lo que siempre fue pero a lo fino y lo científico: una rareza digna de exhibirse ante los curiosos.

Si el hombre es un nudo de relaciones sociales, el “gigante extremeño” fue rehén de su propia condición física. Le tocó vivir en un país donde el promedio de altura en los varones era de 1’60 y el nivel de instrucción no alcanzaba el 50% de alfabetizados. Para más desdicha, nació en una localidad extremeña, Puebla de Alcocer, donde sus habitantes se quitaban el hambre a bofetadas y reaccionaban ante el “monstruo” con la perfecta saña de los ignorantes: a golpes y pedradas. Los padres de Agustín lo vendieron a un empresario circense, quien a su vez lo condujo hasta Madrid, a la misma corte de Alfonso XII, donde el gigante extremeño causó tanta admiración que el rey le obsequió un par de botas de cuero y setenta pesetas. Allí también recibió la oferta del doctor Velasco: 2’50 pesetas diarias, vitalicias, bajo condición de vender su cuerpo a la ciencia: o mejor dicho: a la ciencia considerada como espectáculo, una rama del conocimiento muy en boga en aquellos tiempos.

Esa es la historia a grandes rasgos de Agustín Luengo Capilla y su relación con el doctor Velasco, el hombre que compraba gigantes. Y la novela de Luis Folgado es justo lo que promete: un subrayado y una indagación. Decir que el gigante extremeño trabajó desde muy joven en un circo es bastante simple. Lo difícil es reconstruir para el lector ese circo, con sus vidas ambulantes y su hedor permanente a bostas de mulas y deyecciones de grandes felinos desdentados. Un circo que recorre la España profunda del siglo XIX y que “se lee” justo como tal: los pueblos remotos, el público embrutecido, los caminos llenos de barro, las pasiones grandes y pequeñas en el ámbito cerrado, claustrofóbico para el protagonista, de la comunidad de artistas y monstruos que forman su gremio… La España del XIX se ve y se huele en esta novela, y yo creo que es el mayor mérito de su autor. Ha construido un escenario muy grande y muy exacto para una humanidad enorme. El gigante extremeño no cabía en aquella España, y seguramente la vida, tan ancha para algunos, a él le resultaba tan difícil como entrar en una habitación sin golpearse la barbilla con el dintel, o echarse a dormir en la cama de una pensión donde apenas cabía la mitad de su esqueleto.

Así de complicado se manifestaba lo cotidiano para Agustín Luengo Capilla. Hay personalidades imposibles y también hay presencias físicas inviables. La del gigante extremeño fue una de ellas. Todo por haber nacido a destiempo. Pero claro, esa ha sido la desgracia de muchas personas. Venir a este mundo con un cuerpo o una mente demasiado grandes siempre fue un problema para los dueños de esos cuerpos y esas mentes. La virtud está en saber contarlo y que el lector se extrañe de lo evidente como si fuese la primera noticia que recibe sobre el asunto. Ese es el otro gran mérito de Luis Folgado en esta novela: asombrar al lector con lo que el lector ya sabe (o debería saber); en este caso, emocionarnos con una verdad muy sencilla: ser raro, por lo general, es una putada.

No se la pierdan.

(No me refiero a la putada sino a la novela.)
 
 
 
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 20 de mayo de 2013

METAFORAS ANTROPOLOGICAS

......Como respuesta a ´´destiempo´´.......para quienes gustan de estas lecturas....paso dato/ FILM: ´´Man to Man´´ (año 2005, Co producción UK:FR, Dirección R.Wargnier)...en vez de un gigante hay un par de pigmeos....

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |