''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Unir no es sujetar

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ni son de izquierdas ni intenciones que tuvieron nunca...

La izquierda insostenible


Esa izquierda es insostenible. No puede impugnar aquello establecido que la sustenta ni puede debatir con movimientos radicales que la señalan como colaboradora necesaria en esta farsa.
José Vicente Pascual

22 de abril de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 Desde hace muchísimo tiempo los marxistas de manual son capaces de predecir las tremendas crisis cíclicas del capitalismo, pero nunca han podido evitarlas ni ofrecer alternativas reales para superarlas. Cierto es que la izquierda rigurosamente de libro nunca ha ejercido el poder en España (ni necesidad que hay, ni ganas), pero sí lo han hecho los partidos que fundamentan su ideario en un análisis marxista (“materialista“) de la realidad, aunque dicho ideario haya experimentado transformaciones de mayor o menor alcance en función de apremios electorales y otras circunstancias tácticas.

Parece aceptable que ningún partido de izquierdas en su sano juicio pretenda alcanzar el gobierno de la nación con un programa netamente marxista, mas resulta desconcertante, un poco irritante incluso, que quienes bebieron y teóricamente aprendieron de aquellas fuentes se demuestren impotentes del todo no ya para solucionar sino, incluso, prever una crisis económica tan devastadora como la que sufrimos, tal cual fue el caso de los sucesivos gobiernos de aquel ínclito leonés cuyo nombre me he propuesto no escribir nunca más.

Hay quien sostiene (sus razones tendrán), que esa gente nunca aprendió los rudimentos del materialismo histórico porque en puridad ni son de izquierdas ni intenciones que tuvieron. La evidencia de su gestión alumbra la certeza de que en tiempos ya remotos cambiaron la teoría por la propaganda, la acción política por la agitación, el análisis por la demagogia y el debate ideológico por el sectarismo; todo ello a beneficio de una casta social tenazmente enriquecida, enquistada en el poder, anclada a sus privilegios y compuesta básicamente por ellos mismos. Se reputan imprescindibles para defender a los colectivos desfavorecidos contra los abusos del sistema, pero jamás intentarán cambiar lo esencial de ese mismo sistema. Como mucho, se postularán gestores del tinglado, bajo promesa de dar “aspecto humano” a una sociedad injusta. Eso sí, únicamente podrán cumplir el compromiso cuando haya sobrantes acumulados y a disposición del Estado, en épocas de bonanza económica o períodos de intensa especulación financiera, con activos y circulante “hinchados” que permitan el ejercicio de políticas sociales benefactoras, a las cuales, no se sabe porqué, se considera “progresistas” cuando son de elemental sentido común. En definitiva, esa izquierda que en alguna ocasión he denominado “para los días de fiesta”, piensa y actúa como una ONG instalada en la administración de lo público: cuando haya, repartirá con mayor o menor acierto; cuando no haya, ingeniará las cabriolas ideológicas necesarias para echar la culpa de todo al sistema que ellos no cambiaron ni cambiarán nunca.

Esa izquierda es insostenible. No puede impugnar aquello establecido que la sustenta ni puede debatir, sin caer en delatora incoherencia, con movimientos radicales que la señalan como colaboradora necesaria en el entramado de intereses (los económicos en primer lugar), sobre el que se mantiene toda esta farsa. No es de extrañar que a pesar de sus 110 diputados en el Congreso, el PSOE haya perdido su aura de “principal partido de la oposición”, ni que transmita una sensación difusa, vagante y un poco despistada entre su condición institucional y su teórica obligación de apoyar las protestas de los afectados por la crisis, es decir: la mayoría. Tampoco hay nada de raro en que otras formaciones como IU (especialistas en “estar y no estar”, “ser y no ser”), así como los nacionalismos radicales y fuerzas afines, experimenten un auge en la simpatía hacia sus propuestas, aunque a la hora de las urnas esa inclinación decaiga notablemente. En este último caso, tanto en lo que concierne a IU como a los nacionalistas, la verdad última de su posición es que sólo podrán mantenerla en tanto no se acerquen al poder ni por lo remoto. Es decir: sus propuestas de alcance sirven únicamente cuando no se ponen en práctica, lo que les permite permanecer “incontaminados” aunque los sitúa en el mismo círculo mágico de lo insostenible. El problema que acucia a esta izquierda alternativa es administrar su tiempo de puesta en escena, todo el que pueda conseguir hasta verse en la dura necesidad de declararse alternativa de nada.

En esa tarea andan. Ante las reclamaciones reales de la ciudadanía ofrecen ocurrencias ideológicas o gestos simbólicos. Viven instalados en la protesta y la acción puntual, sin más ideas que el NO ni muchos más argumentos que el grito. Y por supuesto, continúan achacando los problemas actuales de la sociedad real a una especie de perversa “noche de los tiempos”, la cual continuaría ejerciendo su tirana potestad desde los prolegómenos de la guerra civil (me refiero a la guerra civil española, la que terminó hace 74 años). Para la izquierda insostenible, ese panorama de foto fija es perfecto: ningún compromiso eficiente con la realidad y muchas décadas por delante para seguir denostando al “franquismo y sus herederos”. La política como arte del absurdo retroactivo era posible y se están encargando de demostrarlo. Parafraseando el título de la última obra de su gurú cinematográfico, Isabel Coixet, les vendría de molde que el ayer no terminase nunca. Mientras nada cambie, seguirán donde suelen: en el limbo feliz de quienes sobreviven gracias a que nunca se atreven a vivir.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 24 de abril de 2013

DE ACUERDO EN TODO.

Así es, pero el PP está en el centro-izquierda. La ideología de izquierdas es mayoría en el Planeta. Únicamente cabe diferenciar pues entre izquierda y extremo-izquierda. La globalización nos ha traido ese progresismo mundial que amén de apestar, va a cambiarnos de tal forma que no nos va a reconocer ni la madre que nos parió (Alfonso Guerra dixit).

# Publicado por: españolito (Granada)
lunes, 22 de abril de 2013

No da la talla

La izquierda siempre ha sidoasí de impresentable,ver como actuaba en br la II República y no digo del 36 al 39,hay oirlo de los que lo vivieron y leer un poco,con ellos no hay salvación,de la derecha..bien está que br tenemos es todo menos eso tiene tod lo malo de la izquierda sobre to br do los mismos valores y princípios,francamente son unos degenerados traidores como digo yo cuando me lo preguntan:esa izquierda de sofa br burgues barriga agradecida y cobarde que no se organiza ni que la ma br ten,?porqué no salen a la calle a contrarestar los vandalos de la izquierda,les falta....c,no prefieren que sea la policia que de la cara,así br les va,los agentes no estan disùestos a perder el trabajo por defender br un domicilio de un cagueta que se esconde bajo el sofa habitual.En fin br que necesitamos otra derecha como Dios manda,esa no da la talla.

# Publicado por: josepxicot (Barcelona)
lunes, 22 de abril de 2013

LA IZQUIERDA ES UNA PATOLOGIA MENTAL

ESTAN SITUADOS EN EL CIRCULO MAGICO DE LO INSOSTENIBLE..: muy buena definicion de marxismo¡¡¡
La izquierda, el cuadro pintado, son los profesionales del slogan y la GUERRA SEMANTICA. Qué politico no la hace ? Todos. Pero en la IZQUIERDA ES RELIGION DE LA NADA PERFECTA. Para descargarlos de ´´culpa´´ habria que recordar que en realidad son los AGENTES DE LA AGITACION ....despues de todo siempre hay ´´PODEROSOS´´ que necesitan mantener a la sociedad en estado de ´´CONFLICTO CIVIL´´.....


# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
lunes, 22 de abril de 2013

Izquierdas y derechas: tenazas ideológicas.

Creo que de entrada el articulista cae en la trampa liberal de hablar de izquierda y por tanto de derecha. Parecería que considera que puede existir una ´´izquierda sostenible´´, cuando en realidad lo insostenible no son ni las izquierdas, ni el centro o las derechas. Lo insostenible es el propio sistema. Al estar asentado en la irresponsabilidad, el igualitarismo, la representación por partidos politicos y la falta de jerarquía, tiene todos los males que lo convierten en insostenible. Por ello es necesario quemar el Sistema y que del mismo surja una nueva Europa y con ella un nuevo Occidente, fiel a los principios eternos que la crearon: jerarquía, orden, organicidad, reconocimiento de la desigualdad de los hombres, defensa de la sangre y del suelo frente a quienes lo invaden. En una palabra: la muerte del liberalismo y el quiebre del yugo plutocrático al que nos tiene sometidos desde siempre. Podemos seguir despotricando contra las izquierdas o contra las derechas. Ello no cambiará nada. Esa es la mejor baza de un sistema que tiene en su propio seno su oposición, para mantenerse siempre. Volver a las concepciones tradicionales del poder, basado en la unidad y totalidad del mismo y expresado en un Estado que sea órgano de síntesis, conciencia y mando de la sociedad. Con hombres concientes de su deber con su Sangre y con su Suelo. Por allí va el camino y no buscando partidos políticos o ideologías más o menos demoliberales ´´sostenibles´´..

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
lunes, 22 de abril de 2013

LA MENTIRA DE LO POLITICO.-

Sinopsis acertada de cómo no se debe hacer política. Pero el gran fraude reside en que nos vamos acostumbrando sin darnos cuenta a alabar o criticar la acción de ciertos grupos llamados partidos políticos cuya única vocación es tirarse los trastos unos contra otros. Como bien dice el Sr. Pascual, el fin inmediato de estas pandillas de ineptos es mantener su escaño mediante patrañas, acusaciones sin argumento, tu más, etc., dedicando un porcentaje raquítico a la defensa de las necesidades públicas. Pero esta inadecuada actitud no es privilegio de la izquierda exclusivamente. Es patrimonio de una clase política mediocre, oportunista y advenediza, que se alimenta de la mediocridad de una sociedad sin una base cultural suficiente para exigir profesionalidad, cordura y sensatez política. br Por otro lado, si pedimos a cualquier político una explicación de una hipotética mala gestión personal, siempre tendrá una salida a su favor, echando balones fuera y justificando su acción. De ahí que sea imposible aunar competencias para avanzar en el único objetivo que debiera alcanzarse, cual es el beneficio de los españoles. br Releo lo escrito de este y otros comentarios sobre los políticos y me entra un rubor vergonzoso difícil de disimular, porque doy en pensar que están los que no debieran estar, cuando con seguridad hay gente muy preparada política e intectualmente que se está desperdiciando.

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
lunes, 22 de abril de 2013

Y todo esto también es aplicable al PP

Tiene mucha razón el articulista.Solo añadiría que el PP de Rajoy también es parte de esa izquierda insostenible.

# Publicado por: Paco (PAMPLONA)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
5 JAVIER R. PORTELLA
¿Nos vamos a tragar el sapo?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |