''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España
 
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los 300 de Ceuta


Una gota de agua, es cierto, al lado de los millones que nuestros oligarcas van a seguir enviándonos —o dejando entrar, que para el caso es lo mismo.
Javier R. Portella

14 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


No, no, nada que ver con los 300 de las Térmópilas, aquellos valerosos espartanos que, a costa de su vida, salvaron a Europa de la invasión de los persas. O sí, tiene mucho que ver, pero…. exactamente al revés. Aquí, aparte de que no ha habido que “deplorar ningún muerto”, como dicen las gacetillas, sino sólo las dos piernas rotas de un policía español, los 300 en cuestión no eran los defensores de Europa, sino sus invasores: los ciudadanos de piel de color oscuro que el pasado 7 de agosto volvieron a dar el salto en Ceuta y penetraron por la fuerza en territorio de los ciudadanos de color blanco.

Disculpad esas ridículas perífrasis, pero no sé cómo llamarlos para no incurrir en grave delito contra la biempensancia. Negros, ni hablar; de raza negra tampoco (¡las razas no existen!, ¿no será usted nazi?); subsaharianos es una ridiculez, y africanos, una falsedad, pues los magrebíes son igual de africanos y, en este caso, “no había moros en la costa”, como decimos en España desde que los berberiscos asaltaban nuestro litoral para llevarse a la gente como esclavos.

Llamémoslos, pues, remplazantes, dado que a lo que vienen, en la migración de mayor calado que "jamás vieran los siglos", como decía de la batalla de Lepanto aquel celebérrimo escritor y soldado que acabaría como esclavo en Argel, es a una sola cosa: a efectuar el Gran Remplazamiento (como lo llaman en Francia) de una población europea cuya base étnica y cultural quedará transformada de arriba abajo cuando hayamos llegado a ser minoritarios —tal es el objetivo de los “globalizadores” que nos democráticamente nos sojuzgan— frente a los millones de remplazantes venidos de otras etnias y culturas (razas no, puesto que están prohibidas).

Volviendo a los 300 del otro día, ¿los habéis visto? ¿Habéis visto cómo estaban de dichosos después de su “hazaña”? Gritaban, saltaban, se revolcaban por el suelo, brincaban como salvajes. Helos aquí.


Lo curioso de esta última penetración es que esta vez ya ni se han tomado la molestia de intentar franquear la valla. ¡Por Dios (por Alá, perdón)!, es demasiado cansado y arriesgado encaramarse hasta ahí arriba, sobre todo cuando hay una solución mucho más sencilla en la que hasta ahora no habían caído: entrar como Pedro por su casa, pero corriendo y en masa, por la puerta principal, ahí donde a las cinco de la madrugada sólo había tres o cuatro policías que, teniendo prohibido usar sus medios de defensa contra los agresores, no pudieron obviamente hacer nada para impedir su entrada, salvo dejarse uno de ellos las piernas en la acometida.

Es de esperar que las autoridades tomen las medidas pertinentes (nuevas barreras, una valla aún más alta, un puente levadizo quizás…, ¡qué sé yo!) para impedir que otros asaltantes puedan repetir tal astucia. Es otra cosa, sin embargo, lo que deberían hacer las autoridades —pero tranquilícense las bellas almas y los colaboracionistas de toda calaña: no ocurrirá—: acabar una vez por todas con esa argucia formalista, con esa triquiñuela de picapleitos según la cual tan pronto como un invasor ha pisado el suelo de un país ya no se le puede devolver, en el acto, al lugar del que procedía.

Sólo entonces se dejarían de ver imágenes tan lastimosas como la que ofrecen esos “nuevos españoles”: los últimos 300 remplazantes venidos a remplazarnos. Una gota de agua, es cierto, al lado de los millones que nuestros oligarcas van a seguir enviándonos —o dejando entrar, que para el caso es lo mismo.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 14 de agosto de 2017

Guerra mundial Z

Ya que no se puede repeler ni devolver a los señores reemplazantes pero tampoco se les puede internar en centros, es pertinente sugerir a los señores podemitas que los vayan acomodando en sus casas.

# Publicado por: Derechón (Costa de la Luz)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |