''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 21 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El hombre sin atributos


Turulato me quedo al leer que los servicios de Sanidad de Canadá han admitido la petición formulada por un zopenco de registrar a su hijo, nacido al margen del sistema médico y no sometido, por deseo de sus progenitores, al preceptivo reconocimiento genital, como criatura humana de género desconocido.
Fernando Sánchez Dragó

19 de julio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Lo digo en el sentido literal de la expresión y no en el que Musil le dio en su célebre novela, indigna, por cierto, a mi juicio, de tanta celebridad. Hombre, reitero... O sea: ser humano, de sexo masculino o femenino, aunque en esta ocasión sin necesidad de ponerle allí donde los muslos se juntan la púdica hoja de parra que el puritanismo de la Iglesia impuso a las estatuas del arte pagano. Suele decirse que en Asnalfabética, vulgo España, no cabe un tonto más, y razón llevan quienes lo dicen (yo entre ellos), pero en Canadá, que tan buena fama tiene, también los hay. Turulato me quedo al leer que los servicios de Sanidad del país citado han admitido la petición formulada por un zopenco de registrar a su hijo, nacido al margen del sistema médico y no sometido, por deseo de sus progenitores, al preceptivo reconocimiento genital, como criatura humana de género desconocido. Sí, sí, han oído bien. La razón aducida para ello es la de que la pareja que lo trajo al mundo, provista, se supone, de los usuales atributos yin y yang, no quiere que su descendiente crezca oprimido por una construcción arbitraria de género. ¿Arbitraria? Pues sí: tal cual. Mientras leía yo la noticia en el parque infantil de Castilfrío, mi hijo Akela, de cuatro años, y su sobrina Maya, y nieta mía, de tres, correteaban alrededor. Él blandía una espada de juguete tras haberme pedido que le comprase una pistola y aseguraba ser Peter Pan persiguiendo al capitán Garfio. Ella, disfrazada por voluntad propia con un vaporoso vestidito de hada y los labios tiznados por el carmín del neceser de su abuela, acunaba una muñeca. Akela, de repente, detuvo su batallar, vino hacia mí con una sonrisa de pícara inocencia y me preguntó si es verdad que los bebés nacen cuando los niños meten el pito en la rajita de las niñas. Flipé. ¡Qué nivelazo! «¿De dónde te sacas eso?», le dije. Y me zambullí en la lectura del periódico aliviado por la evidencia de que mi hijo y mi nieta no carecen de atributos. Mi amiga Espido Freire, a todo esto, capitaneando una tropilla de trescientas mil personas, encabezaba un manifiesto financiado por una empresa de alimentación infantil (¡acabáramos!) y enviado a la RAE para que ésta añada a su diccionario una nueva acepción de la palabra «madre». Todo cuadra. El drama padre, diría Jardiel Poncela. A Puleva no le conviene que los niños sean amamantados por... ¿Por quién?

© El Mundo

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 20 de julio de 2017

!QUÉ FUTURO, QUÉ NEGOCIOS,QUÉ SOCIEDAD!

Ya estamos más próximos de la igualdad. Ser madre no es parir un hijo (no lo serán los vientres de alquiler, que no madres) . Basta tener vínculos emocionales con cualquier ente, tenga dos o cuatro patas o tres como las trébedes, por parte del que lo ha pagado, sea un matrimonio estéril, o que no quiera ´´sufrir´´ la maternidad biológica , o cualquier otro contratante con cualquiera de las 28 iniciales del alfabeto.
Todo muy coherente con el principio de la homosexualidad, es decir todos los sexos son iguales y como ya no hay diferencias, habrá igualdad radical ¿Seguro?. ¿Cómo hay, pués, desigualdades en las personas del mismo sexo actual?.
La opinión de la escritora citada en esta materia vale lo mismo que cuando el El Director de la Banda de Tambores de Bollullos del Condado opina de energía atómica excepto para los 300 000 asnalfabéticos que la secundan.
A Puleva le saldrá el tiro por la culata porque con un único sexo humano habrá que clonar a la gente o perderá la clientela. ¡¡¡ ideología de género en tu vida!!!. Esta sociedad no tiene futuro

# Publicado por: lusaot (cuenca)
miércoles, 19 de julio de 2017

La mujer virago

Siendo la feminización del hombre una simple y llana mariconada, hay que reconocer que la masculinización de la mujer, tipo Charlize Theron en ´´Mad Max´´ o Demi Morre en ´´G.I.Jane´´ tiene mucho morbo.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Locas, encoñadas y desarraigadas
5 Pagamos a nuestros asesinos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |