''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
¡Viva usted como James Bond, oiga!


¿Qué está promoviendo el sistema? ¿Quieren promover la fabricación de futuros contribuyentes, quieren el Ejército Industrial de Reserva descrito por Marx?
COSME DE LAS HERAS

17 de julio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

COSME DE LAS HERAS


Fíjese usted bien en los anuncios de coches en TV. En los años 80 nos vendían una berlina con el "accesorio" de una 
tía buena en bikini. Se le hacía la promesa al potencial comprador de que adquiriendo ese vehículo podría fácilmente ligar con una tiorra como la que aparecía en el spot casi como un apéndice de la máquina.

Hoy en día ya no se "venden" más tías buenas adjuntas al coche; hoy en día lo que aparece siempre adjunto al coche es un kit compuesto por una señora y unos niños. A veces, incluso, ni siquiera aparece la señora, sólo los niños.

Y el conductor con una pinta de hípster, pseudo hípster o de ñoño sangre de horchata que no puede con ella, con una sonrisa de oreja a oreja, tan contento con su coche y su kit.

¿Qué está promoviendo el sistema? ¿Quieren promover la fabricación de futuros contribuyentes, quieren el Ejército Industrial de Reserva descrito por Marx?

El sistema necesita sus legiones de esclavitos.

¿Por qué habría usted de comprarse semejante producto?

Dirá usted: "don Cosme, no se trata de un compromiso con la especie, sino de un compromiso con la raza blanca".

¿Por qué habría usted de comprometerse tanto con la raza blanca? Eso en caso de que sea usted blanco.

Las mujeres blancas han desertado hace mucho y están produciendo mulatitos en masa en el Viejo Continente. A ellas les importa un carajo la raza caucasoide y va a ser difícil convencerlas de que vuelvan al redil. Se les ha metido la fiebre de la jungla en el cuerpo y no hay nada que hacer. Sólo los memos que retratan los anuncios de coches no se han enterado aún.

¿Se ha fijado usted en cómo pasean por la calle empujando un carrito de bebé los padres de hoy en día? Son el "hombre blandengue" descrito por El Fary, pero además con unos aires de pompa y superioridad..., como si estuvieran conduciendo un Ferrari Testarossa descapotable mirando al tendido. Se creen que han llegado. El sistema les ha vendido que empujar un carrito de bebé es lo máximo a lo que un hombre puede aspirar en esta vida, y ¡vaya si se lo han creído!

Cada vez que vea usted a un hombre empujando un carrito de bebé con aires de prepotencia, fumando un cigarrillo y con un ejemplar de la prensa deportiva bajo la axila, ya puede estar usted seguro de estar ante un triple esclavo.

¿Le gustaban a usted las películas de James Bond cuando era niño y adolescente? ¿Se imagina usted a Bond empujando un carrito de bebé?

Es tiempo de recapacitar.

¿No sueña usted con una vida de James Bond en lugar de una vida de esclavo?

Déjeme modestamente, proporcionarle las herramientas para lograr esa vida.

No vaya a veranear más a una de esas "ciudades de vacaciones", dese un salto a Tánger, una ciudad que se está "dubaizando" a marchas forzadas, pero con precios muy bajos. Contemple la danza del vientre, fume narguile, y relájese.

¿No tiene usted ni mundo, ni pasta, ni palique para levantarse a una espía-modelo rusa? Pues pague la razonable cantidad de 100 euros por un pivón del Volga en cualquier whiskería de su localidad.

¿No le da la sisa para ir al casino de Montecarlo? Pues vaya al bingo de su barrio, pero ¡hágalo con glamour, hombre de Dios! Acuda de smoking.

¿Tiene usted un seita en lugar de un Aston Martin? Pues tunéelo, pero no en plan hortera, con la franja de fuego en los laterales y el alerón, sino imitando a esas sofisticadas máquinas que conducía el agente 007.

Todo el mundo hincha su currículum, diga usted sin ningún problema que ha estudiado en Fettes College.




Respecto a jugar al golf... No se preocupe lo más mínimo: el espía jamás se ha rebajado a semejante ordinariez de actividad, ni siquiera cuando estaba estudiando en Escocia (en Fettes).

Tampoco se preocupe demasiado por pertenecer a un elitista círculo social. 007 lo dejó bien claro con una lapidaria frase: "Yo no tengo amigos".

Cómprese una pipa de perdigones réplica de una Walter PPK y colóquela en la estantería de su casa.

Pedir un martini vodka agitado, no removido, en un buen bar de cócteles no resulta tan caro ni tan complicado.

Y ¡por todos los santos! no haga usted caso de los anuncios de coches.

Cuando llegue la vejez usted se defecará y orinará encima en un asilo rodeado de enfermeras psicópatas como la de El nido del cuco, pero consuélese sabiendo que los del carrito, también. Sus hijos y nietos pasan de ellos como de la M.

Disfrute un poco del ínterin.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Todos al cole
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |