''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 22 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
 
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Dos millones menos uno


Ahora, con la apertura de ese cajón de desastres afectivos que es el poliamor, todo el mundo maneja con desparpajo el término pansexualidad.
Fernando Sánchez Dragó

4 de julio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Ahora, con la apertura de ese cajón de desastres afectivos que es el poliamor, todo el mundo maneja con desparpajo el término pansexualidad. Permitan que lo expropie. Soy yo quien lo creó. Un escritor tiene que acuñar neologismos. Tengo la conciencia tranquila. He inventado varios: bullipolleces, martirimonio, causualidad y así hasta veintisiete topónimos para rebautizar España. En mi libro 
El sendero de la mano izquierda, que propone un código de conducta expuesto en ciento ochenta y un aforismos, se lee: «No seas heterosexual ni homosexual. Sé pansexual». Quod erat demonstrandum: la primera edición de esa obra es de 2002. Hasta hace poco los lectores, los periodistas y los curiosos me preguntaban qué es eso de la pansexualidad. Ahora la dan por sabida y que me zurzan. Pero no escribo estas líneas para reclamar el copyright, sino para refunfuñar un poco a cuento del morrocotudo follón que devasta Madrid. Hablo de oídas, porque el jueves salí huyendo, como tantos otros, de lo que ya había empezado y, sobre todo, de lo que se avecinaba. Ya lo habrá hecho. Séanle leves, amigo lector, el estrépito del Orgullo Gay, los excesos coreográficos de su desfile y la basura, los condones y los regatos de orina que emporcarán el centro de una ciudad que es ya, de por sí, una de las más sucias de Europa, pero no caiga en la tentación de achacarme un delito de homofobia. Siempre he defendido el derecho de los homosexuales, de los transexuales, de los pansexuales (yo), de los asexuales (allá ellos), de los crossdressers, de los queers y, por supuesto, de quienes sólo son heterosexuales a palo seco, a hacer con su libido, su anatomía y sus fantasías lo que les venga en gana, a condición de que no medie engaño, abuso, explotación ni violencia. Pero, una vez sentado ese criterio con inequívoca claridad, me declaro culpable de varios delitos de odio que nada tienen que ver con las preferencias sexuales ni emocionales. Odio las muchedumbres y las manifestaciones, odio la barahúnda, las avalanchas y los rebaños, odio todo lo que altere el silencio, la quietud, la soledad y el buen gusto. Tea for two, si hablamos de amor, o for many, durante un ratito, si hablamos de poliamor. Siento ser un aguafiestas, pero el Orgullo Gay me parece algo tan hortera como el Carnaval de Río, el Junts pel Sí, las paradas de Kim Jong-un, la final de la Champions o la Cabalgata de Reyes. Beatus ille, decían Horacio y Fray Luis.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 04 de julio de 2017

Mas respeto a la cultura

Me parece que por esta vez mi respetado Fernando Sánchez Dragó se ha confundido, el como el Carnaval de Río es una bella muestra de la rica cultura popular latinoamericana, el del Orgullo Gay propaganda pura y dura de la homosexualidad inventada en un medio anglosajón y copiada por decreto en el resto del mundo.

# Publicado por: Carlos Manuel Estefanía (Suecia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
El hombre sin atributos
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |