''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 16 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Dixie

JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
¿Tedio existencial o "Sí a la vida"?


Nuestro amigo don Cosme nos propone hoy una aguda y original interpretación de los dos grandes emblemas del existencialismo.
Cosme de las Heras

8 de junio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

COSME DE LAS HERAS


La interpretación habitual de los personajes Mersault y Ronquentin de sendas novelas El Extranjero y La Nausea, es la del "absurdo". Sus propios creadores, Albert Camus y Jean Paul Sartre, así lo consideraban. Sin embargo, lancemos otra mirada acerca de ambos personajes.

Mersault, quien ciertamente padece una cierta anestesia emocional, no es un personaje anhedónico ni depresivo en absoluto, y mucho menos se le puede ver flotando el "vacío" en medio de una existencia absurda.

Mersault vive en la soleada Argel colonial, se dedica a un trabajo que no parece demasiado desagradable, tiene una novia, amigos, va al cine a ver comedias de Fernandel, a la piscina, a los cafés, a la playa...

Por su parte, Ronquentin es un flâneur en la ciudad de provincias marítima en la que habita, se dedica a escribir una especie de tesina acerca de un aristócrata local, cuenta con algunos compañeros de café con quienes comparte tertulias, tiene una amante en la ciudad y además una novia en París, come bien, bebe buen vino y fuma su pipa.

Es cierto que Ronquentin sufre una experiencia sobrecogedora en un parque de Bouville: a partir de la observación de una raíz de castaño, es tomado por sorpresa, abrumado, sobrepasado... por la visión de la Existencia en crudo, como si se hubieran abierto las puertas de su percepción.

Ronquentin percibe la gratuidad de la Existencia, y su absurdo. Yendo aún más lejos, Ronquentin se da cuenta de que la lucha por la existencia darwiniana es una falacia: lo existente no quiere perseverar sino desaparecer; sólo persevera por inercia.

Sin embargo, pasado este momento, la experiencia terrible, va dando paso a una epifanía. La Náusea se transforma en un Éxtasis.

Mersault vive levemente anestesiado y Ronquentin, por el contrario, posee una percepción híper aguda, pero ambos viven, en general, en una existencia tranquila, sencilla y al mismo tiempo, no exenta de placeres. Una vida muy epicúrea. Nada más alejado de ambos personajes que lo depresivo o lo angustioso. Son caracteres envidiables. Admirables.

La insistencia en lo supuestamente desagradable de la vida de ambos radica, sin duda, en que ellos se escapan de la Matrix, de la Cañada Real, de la Rueda del Hámster, de la convencionalidad..., pero lo hacen de manera muy sutil, camuflados entre el rebaño, en la corriente principal, sabiendo que, demasiado cerca de la sociedad, uno se quema, pero demasiado lejos uno se hiela. No viven una vida conservadora comme il se doit, pero tampoco viven comprometidos con ninguna gran causa que les extraiga ni un segundo de su valioso tiempo. Quizá por eso son blanco de las iras de tirios y troyanos.

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 08 de junio de 2017

Si a la Vida! Si a la Interacción Individualista!

La Evolución Social Trinitaria es posible!

# Publicado por: Manuel Godofredo Rodriguez pacheco (Escuela de Arte Presidente General Augusto Pinochet Ugarte)
jueves, 08 de junio de 2017

El mito del extranjero

Decía Camus que había que imaginarse a Sísifo feliz. No resulta nada difícil ver a Mersault feliz.

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
¿Es el animal una persona?
La gran pintura europea culpable de violencia de género
Dead white men
Los nuevos reaccionarios
"El Manifiesto" cumple 10 años
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Dixie
2 JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)
3 JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta
4 Se acabó la Crisis
5 Locas, encoñadas y desarraigadas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |