''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
De hippy a facha


Se trata, por supuesto, de una historia ficticia, pero bien sabido es que muchas veces la realidad supera a la ficción.
Cosme de las Heras

29 de mayo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

COSME DE LAS HERAS

Primitivo, vecino de la Villa y Corte madrileña, decide un buen día cortar con todo e irse de viaje espiritual a la India. En Goa entra en un ashram, pero las cosas no van bien porque los gurúes le despluman y le drogan. Así que retorna a la Península seriamente desencantado.

Como Primitivo no soporta vivir en la gran ciudad se va a Caños de Meca, provincia de Cádiz, donde ingresa en una comuna jipi en la que están todo el día de amor libre. Primitivo se enamora de Saturnina, una jipi de la comuna, también madrileña, pero Saturnina pronto se queda encinta, de modo que han de regresar a la capital, donde Primitivo consigue un trabajo decente para sacar adelante a su familia. Saturnina da a luz y decide quedarse en casa a cuidar de la criatura porque “es lo más natural” y lo natural, ya se sabe, es cosa de jipis.

En breve Primitivo se ve rodeado de cuñados, de suegros, de padres de alumnos futboleros que le fuerzan a mantener inicuas, que no inocuas, conversaciones balompédicas... él, que quería huir de la convencionalidad... Por si fuera poco, Saturnina es un poco vaga y se pasa el día fumando hachís sin ocuparse de sus labores. Primitivo, al llegar a casa agotado, se tiene que hacer cargo de la criatura y ocuparse las labores domésticas. Si le pide colaboración a su señora, esta se pone a tratarle con gritos de “machista” y “opresor”. 

Last but not least, en el barrio se ha instalado una mezquita con un megáfono desde el que llaman a la oración cinco veces al día, habiéndoseles llenado el barrio de manteros subsaharianos, de modo que apenas se puede pisar el pavimento porque los manteros te dan una manta de hostias si les pisas un poco el tenderete. Primitivo quisiera protestar a la policía, pero su mujer le grita “racista” y “burgués”. 

Pero, al final, Primitivo se harta y decide cortar con todo, de nuevo. Lo primero que tiene que hacer es quitarse a la arpía de en medio. Él tiene ciertas sospechas acerca de su paternidad, ya que su retoño es mulato, y tanto él como Saturnina son blancos.  Recuerda que en la comuna había un par de jamaicanos que se pasaban el día tocando el tambor y fumando droga. Así que consigue que el juez ordene una prueba de paternidad, la cual da positiva.

Primitivo expulsa a la pécora y a su “mochila” del domicilio conyugal, al tiempo que decide emprender una nueva vida.

Para empezar, se va a pasar una temporada a un monasterio franciscano en mitad de la meseta castellana, donde los buenos frailes sólo le piden la voluntad por estar allí, y donde lo más fuerte que consume es añejo vino de la tierra. A su regreso a la Villa y Corte está completamente renovado y purificado.

Lo siguiente que hace en las elecciones municipales es votar a un partido xenófobo, que gana la alcaldía. Una de las primeras medidas del cabildo será silenciar los megáfonos de las mezquitas y expulsar a los manteros.

Luego Primitivo se va de picos pardos y allí conoce a su futura mujer: la madame del establecimiento. Una adinerada y maciza señora propietaria de varios pisos de señoritas.

Primitivo puede dejar su trabajo y dedicarse a tiempo completo a administrar el negocio de madame, cual Átila de Novecento.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 10 de junio de 2017

de facha a jipi

Acá en laicoChile ha estado ocurriendo un fenómeno inverso. Solo sera la judeomasoneria lo que modula esto. Quien sabe.

Agradable relato


# Publicado por: Manuel Godofredo Rodriguez Pacheco (Escuela de Arte Presidente General Augusto Pinochet Ugarte)
lunes, 29 de mayo de 2017

¿Ficción?

Lo menos creíble del relato es lo del amor libre: eso nunca ha existido ni existirá, al menos con mujeres. Por lo demás, con muchas historias que conozco un Plutarco urbano podría componer varias vidas bastante paralelas.
Primitivo, mon semblable, mon frère.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
¡Viva usted como James Bond, oiga!
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
Del matrimonio conservador al progre
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Todos al cole
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |