''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases


"La lucha de clases resurge políticamente con ocasión del duelo que enfrentará en la segunda vuelta al liberal Emmanuel Macron y a la soberanista Marine Le Pen", se dice en este artículo publicado —esto es lo más significativo— en "Le Figaro", el periódico de la burguesía conservadora.
Mathieu Slama

26 de abril de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

MATHIEU SLAMA


Se creía que estaba superado el concepto de lucha de clases. Los intelectuales de izquierdas, Chantal Mouffe y Jean-Claude Michéa, aunque nutridos en el pensamiento marxista, declaraban recientemente que se debía volver a pensar dicho concepto. Ningún candidato de izquierdas, con la salvedad de Nathalie Arthaud [candidata trotskista,
N. d. T.], ha evocado tal concepto durante la campaña electoral.
Pero no hay tal. La lucha de clases resurge políticamente con ocasión del duelo que enfrentará en la segunda vuelta al liberal Emmanuel Macron y a la soberanista Marine Le Pen.
El electorado de Macron aglutina la Francia a la que le van bien las cosas, la Francia optimista, la Francia que gana bien su vida, esos viejos faros del antiguo mundo: esa Francia “abierta”, generosa porque tiene los medios de serlo. La Francia de Marine Le Pen es la Francia que sufre, la que se inquieta. Se inquieta de su futuro, de sus fines de mes, sufre viendo cómo los grandes empresarios ganan enormidades de dinero, protesta frente a la increíble arrogancia de esa burguesía que le da lecciones de humanismo y de progresismo desde lo alto de sus 5.000 euros mensuales.
La Francia de arriba se dispone a confiscar a las clases populares la elección presidencial
La Francia de Le Pen perderá sin duda frente al “frente republicano” que se está preparando. Piénsese lo que se piense de la candidata del Frente Nacional, hay en su previsible derrota una especie de injusticia patente: la Francia de arriba se dispone a confiscar a las clases populares la elección presidencial, la única elección en la que se empeña verdaderamente su destino.
Bastaba constatar la noche del pasado domingo la diferencia entre los militantes de Macron —consultores famosos, estudiantes de empresariales, seguros de su superioridad de clase— y los de Le Pen, gente sencilla, tímida, que no domina los códigos sociales y mediáticos. ¡Qué contraste también entre el ambiente vulgar, de discoteca, en la fiesta de Macron, y el baile improvisado en donde Le Pen!
Tras esa lucha de clases se esconde un enfrentamiento entre dos concepciones del mundo. La concepción liberal y universalista, que no cree ni en el Estado ni en la nación; y la visión que hoy se denomina populista o también soberanista, que quiere restaurar el Estado, las fronteras y el sentido comunitario frente a los desastres de la globalización. Es el gran combate que, en últimas, sigue en pie desde 1789.
Pese a su indiscutible talento, el antiguo banquero Emmanuel Macron no revoluciona nada. Karl Mar ya lo describía en el Manifiesto del Partido Comunista: la burguesía —decía— ha roto sin piedad los complejos lazos entre los hombres, “de tal forma que sólo subsisten, entre hombre y hombre, el frío vínculo del interés, las duras exigencias del pago al contado”; “la burguesía ha hecho de la dignidad personal un simple valor de cambio”; “les ha quitado su aura a todas las actividades que hasta entonces eran venerables y se consideraban con santo respeto. El médico, el jurista, el cura, el sabio los ha convertido en asalariados por cuenta suya”. Ha dado “carácter cosmopolita a la producción y al consumo”, al tiempo que ha “sometido el campo a la ciudad”. Con su concepto de hombre-empresa, Macron prosigue la lógica implacable del capitalismo que reifica al Hombre y relega la política a un mero instrumento de apoyo a los intereses privados. La forma en que ha utilizado todos los códigos empresariales y de gestión a lo largo de su campaña presidencial es algo que no es en absoluto baladí y que habría que analizar muy detenidamente.
El error de Mélenchon [el candidato izquierdista, N. d. T.] es haber creído que era posible jugar con todas las barajas. Ha tenido indudablemente una intuición genial al dejar de dirigirse a la izquierda para hacerlo al conjunto del pueblo que es víctima de la globalización salvaje. Pero ha fracasado porque se ha negado a ir hasta el final de esta lógica y abrazar la causa populista y soberanista. También ha fracasado porque no se puede defender al pueblo con un régimen parlamentario, régimen de todas las componendas de los que se benefecian los lobbies y los intereses privados. La justicia social sólo es posible con un Estado fuerte y un presidente que decida soberanamente sobre la base del mandato que le ha confiado el pueblo.
El error de la derecha en esta campaña ha sido simétrico al del Partido Socialista: creer que la política podía apartarse de los intereses de clase. La recomposición política de la que tanto se habla se efectuará, en parte, en torno a este objetivo que subyace a todos los demás: la relación con la globalización, con el Estado y con la nación. Y quizás se asista, en un lejano futuro, a la reunión de la Francia de Le Pen y de Mélenchon, opuestas ambas a la Francia de los liberales.

© Le Figaro


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 03 de mayo de 2017

peligroso elogio de la dictadura

un dislate total, un conservadurismo sin brújula apela a cualquier cosa para obtener el poder del que se siente cerca solo porque su candidata no tuvo un fracaso total ante la división del espectro republicano.
Hacia el final vemos el verdadero demonio que los guía: el desprecio a las legislaturas y un presidente que les pase por encima, dictadura,a bsolutismo. Bonapartismo plebiscitado - usando la categoría que Marx aplicó a Napoleón III - para ser suave en la catalogación .
Ninguna salvación traerá el abandono del republicanismo.
Por otra parte, en el mundo global, ningun bien puede obtenerse del estado nación y solo los organismos regionales pueden proteger inscribirse favorablemente en ese proceso. Ya se ve en UK que andan buscando la escupidera porque se dan cuenta de todo lo que perderán con el Brexit para única satisfacción de la monarquía y la voluntad tory de retener el poder a como de lugar.
Cuanto más pierda Le Pen más gana Francia.


# Publicado por: Pablo Balonga (Buenos Aires)
miércoles, 26 de abril de 2017

Marx afrancesado

¿Quien le iba a decir a Marx que una heredera de Maurras le iba a a afrancesar? ¿No fue en París donde conoció a Engels?

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
miércoles, 26 de abril de 2017

aun no

Aun no es el momento de Le Pen. No olvidemos que Macron ha sido designado por los banqueros y si hace falta falsear datos electorales, se hará sin contemplaciones. Este proceso del despertar de los pueblos llevará tiempo, pero hay que insistir sin desfallecer.

# Publicado por: miguel (madrid)
miércoles, 26 de abril de 2017

Marine

Excelente articulo. Socialismo y patria van de la mano.
No sólo los proletarios van a votar a Marine; puede también que la parte menos estúpida de la clase media tradicional lo haga; no olvidemos al votante de Fillon, que defenestró a Juppé y Sarkozy. El público de Marine es interclasista y este electorado de derechas puede dar un bandazo. Objetivamente, Marine está más cerca del antiguo RPR que Macron.
Por cierto, los cadáveres que se han sacado del armario de Fillon tienen toda la pinta de una ´´vendetta´´ del Sistema. Fillon, personaje que no me gusta nada, es católico, ´´tradicional´´y ´´patriota´´ al modo obtuso y suicida de las derechas europeas, pero con un nuance cocardier. ¿Demasiado ´´francés´´ para el establishment?
Macron es el sustituto perfecto para aquellos que apostaron por Juppé. No lo olvidemos: Emmanuel Macron dio su nombre a la ley de reforma laboral más dura que ha conocido Francia, la que provocó una oleada de protestas que fueron el principio del fin de Hollande.
No le va a temblar el pulso a la hora de pauperizar a los franceses. Por eso es el candidato de Bruselas.
Esperemos que el pueblo francés actúe en consecuencia y vote por quien garantiza su supervivencia no sólo nacional, sino física:Marine.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Francia: ganan los «Bobos»
Valeriana para Juncker
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?
Homenaje a Pascual Tamburri
Video electoral de Marine Le Pen
Donald Trump cumple sus promesas
Seis meses de cárcel por manifestarse contra una agresión sexual cometida por un migrante
¿En que consiste la Alt-Right?
Rusia: ese "pequeño país"… de mayor inteligencia
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (y II)
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (I)
La oligarquía sigue tropezando
Lo que ha pasado en Austria
Compañero Fidel
John Wayne cruza el Rhin
Sólo los kurdos luchan para liberar Mosul
Arabia Saudí invierte 8.000 millones en difundir el islam más sectario
1.700 emails de Hillary Clinton prueban que vendió armas a Daesh
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |