''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 21 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable
 
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Marine Le Pen y Emmanuel Macron pasan a la segunda vuelta en Francia

¿Y ahora qué?


Ha quedado claro que si un 20% del pueblo francés está por defender su razón de ser, la razón de ser (o de no ser) es algo que le importa estrictamente un bledo al 80% restante del mismo pueblo.
Javier R. Portella

24 de abril de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

¿Y ahora qué? Ahora: cuando ha resultado a la vez… victoriosa y derrotada la fuerza política que, con todas las carencias y defectos que se quiera, representa en Francia la única posibilidad de romper con el sistema de la globalización multicultural y apátrida.
Ha habido una victoria, sí. No es cualquier cosa haber pasado a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, como tampoco es cualquier cosa haber puesto de manifiesto que, pese a todo, existen en Francia siete millones y medio de personas que se siente concernidas por el destino colectivo de su patria (siete millones y medio: la cifra más alta alcanzada por el FN en toda su historia electoral). No es ello cualquier cosa cuando el conjunto de los grandes medios de comunicación del Sistema no han dejado un solo instante de vapulear, insultar, desfigurar como siempre al FN (basta que los medios del Sistema recurran a los sambenitos habituales, raídos hasta el polvo, pero aún eficaces: “extrema derecha”, “xenófobos”, “racistas”, “fachas”… y para el común de los mortales, para la mayoría del Pueblo, nada más hay que decir ni discutir).
Pero se trata de una derrota también. Salvo improbable milagro, todo el pescado está vendido y ninguna posibilidad tiene Marine Le Pen de imponerse en la segunda vuelta al hombre del Sistema y de la globalización. Todos los demás candidatos (salvo Mélenchon, que ha llamado a votar en blanco) ya se han apresurado a decirles a sus electores que voten a Macron. Lo cual nos promete para el 7 de mayo un espectáculo altamente divertido: ver a progresistas e izquierdistas votar por el candidato de los bancos y del gran capital (o abstenerse de votar a fin de facilitarle el paso)… Como también será divertido ver a la derecha de toda la vida ("la derecha más imbécil del mundo", dice Alain de Benoist, que no conoce demasiado a la española), es decir, ver a los conservadores, carcas y electorado católico de Fillon votar por el candidato que llegó a declarar que “la identidad de Francia no existe” y que, consecuentemente, seguirá aplicando la política inmigracionista y apátrida… que un Fillon habría aplicado igualmente, pero con algo menos de descaro.
Una derrota, en fin, por la sencilla razón de que ha quedado claro que si un 20% del pueblo francés está por defender su razón de ser, la razón de ser (o de no ser) es algo que le importa estrictamente un bledo al 80% restante del mismo pueblo. Quitémonos las anteojeras y reconozcamos que así es el Pueblo —el francés… y ya no digamos otros. Tal vez haya llegado el momento de plantearse si tiene mucho sentido seguir confiando tanto como confían los populistas en el ente denominado “Pueblo”. Y en el otro ente que le está aparejado: la Democracia”.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 24 de abril de 2017

Habrá que esperar...

De acuerdo con lo expresado en el primer párrafo del artículo...
También con: ´´...todo el pescado está vendido´´... (ya se sabía que podía ocurrir... y es lo que ha ocurrido)
Supongo que lograr que las ideas y concepto general de la propuesta del FN (a través de M. Le Pen), tomará algo más que lo que dura una campaña presidencial. Me quedo con la última oración de lo publicado por Sertorio.
Por lo demás, está claro que con Macron en el poder, los cambios de fondo que necesita Francia para recuperar algo de su identidad y personalidad ancestrales, no se dará (al menos no por ahora), y, seguirán permisivos ante la ´´invasión´´ desmedida de inmigrantes, entrando como ´´Pedro por su casa´´...

# Publicado por: ricardo (lima)
lunes, 24 de abril de 2017

Dijo Marine: que es un ´peronismo a la francesa´

De acuerdo con el comentario de Javier Portella sobre las elecciones de Francia; solo agregaria en el final de mismo, que el planteo no es
desconfiar del pueblo, sino que decidamente la reacción debe ser el ´voto en blanco´ o la abstención; me parece que esta claro que la denominada ´democracia´ debieramos decir ´partidocracia´, es definitivamente un instrumento de engaño manipulado por los poderosos medios de la globalización; aquí en Argentina cuando se proscribió el peronismo, puede servir al francés, se constituyo un Partido Blanco que inundo las urnas con votos de ese color, con casi un 70 del electorado, que desligitimo en su origen el ´triunfo´ del candidato del sistema. Lo cito como ejemplo, porque habrá otras alternativas dentro de una inteligente ´estrategia antisistema´; lo que de veras estoy seguro para los que nos identificamos con un pensamiento nacional e identitario, es que no debemos seguir el camino tramposo que se nos impone, o lo que es peor legalizar a todas luces un mecanismo de ´fraude´.

# Publicado por: carlos (La Plata - Argentina)
lunes, 24 de abril de 2017

¿Qué hacer?

Lo de Marine es muy meritorio, un triunfo de la férrea voluntad del clan Le Pen. Lo primero que hay que hacer es alegrarse de que siete millones de franceses no se dejen engañar por el impresionante y abrumador despliegue de medios en contra del FN. ¡Ojalá tuviésemos el mismo amor a la patria aquí! No lo olvidemos: ha sido una campaña de toda la anti-Francia (bancos, UE, partidos, intelectuales, oenegés, etc) contra Marine.
¿Y Macron?: un espantajo al que Soros le ha creado un endeble partido ad hoc. Su presidencia será muy difícil, incluso dentro del Sistema; un tente mientras cobro, un ersatz de Obama, un interludio inane. Necker en 1789.
Por otro lado, continúa el lento despertar de la conciencia étnica entre los nativos de Europa. Ahora hay que crear partidos comunitarios, movimientos sociales que integren y defiendan al europeo en un medio hostil, que lo protejan cultural, económica y jurídicamente frente a la oligarquía que pretende aniquilar las patrias mediante la americanización y la importación masiva de inmigrantes.
Hay que seguir creciendo y fortaleciéndose, pero sin olvidar que cuando el movimiento se consolide habrá que jugar con otras reglas, que no serán la cartas marcadas de la ´´democracia´´ y sus infames segundas vueltas.
Y habrá que abandonar las necias recetas liberales en economía que todavía lastran a AfD, por ejemplo. El socialismo será el motor de un movimiento popular de masas.
Marine está dando los primeros pasos de un camino muy largo.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
lunes, 24 de abril de 2017

Aún no

No estoy completamente de acuerdo con el artículo en el sentido de que que todo el pescado esté vendido. Eso es cierto para las presidenciales pero no para las legislativas que son en Junio y según lo que obtenga el FN así será su capacidad de maniobra. Es más el hecho de que la victoria de Macrón se deba al ´´cordón sanitario antifascista´´ hace que no se puede dar la batalla por perdida. Es el momento de reagruparse y tomar posiciones.

# Publicado por: Eiztarigorri (Toledo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Locas, encoñadas y desarraigadas
5 Pagamos a nuestros asesinos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |