''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 21 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La guerra de las Galias


Todos nos jugamos mucho el próximo domingo y más aún quince días después, con la segunda vuelta. De Gaulle hablaba de algo de lo que sólo Marine Le Pen se atreve a hablar ahora: de la Grandeza.
Fernando Sánchez Dragó

22 de abril de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Sólo dos de los libros escritos por Julio César han llegado hasta nosotros. Uno de ellos es el dedicado a la guerra de las Galias. Alta literatura, manejada con la precisión de un bisturí de cirujano, y certero pulso de historiador son sus dos virtudes principales. De Gaulle se inspiró en él para escribir sus Memorias, que son otra obra maestra. Yo, de niño, cuando aún se estudiaba latín en este país sometido ahora a la barbarie de los planes de estudio que la democracia nos ha traído, traducía, a trompicones, ese libro. Gallia est omnis divisa in partes tres... Así empezaba.
Y todo un coro infantil / va cantando la lección: / mil veces ciento, cien mil...
Muchos años después caí fascinado por la egregia figura del general De Gaulle. Su sombra, o su luz, sigue gravitando sobre la política francesa y condicionándola. De los cuatro candidatos que aspiran a ganar las inminentes elecciones presidenciales de Francia sólo hay dos que empuñen el testigo dejado a la posteridad por el gigante (y prócer) de Colombey-les-Deux-Églises: Fillon y Marine Le Pen. Sus adversarios son poca cosa. Macron, un tontito sin sustancia, lleva, dicen, las de ganar. O sea: las de perder, porque si llega al Elíseo, Francia seguirá haciendo lo que empezó a hacer cuando De Gaulle dimitió en 1969: caminar lentamente hacia el desastre. O Mélenchon: un millonario castrista, chavista, madurista y oportunista. Un payaso. Un botarate. Con él llegaría la miseria moral y la económica.
Todos nos jugamos mucho el próximo domingo y más aún quince días después, con la segunda vuelta. De Gaulle hablaba de algo de lo que sólo Marine Le Pen se atreve a hablar ahora: de la Grandeza. Vean este vídeo (subtitulado)...


 

¿Algo que objetar?

Me irrita sobremanera oír a casi todos los periodistas españoles, esos loritos que siempre cantan con la voz de sus amos, el sonsonete facilón de ultraderechista aplicado a la única candidata que garantiza el fin del terrorismo y que es, en realidad, una socialdemócrata -nadie es perfecto- cuyo programa se asemeja en muchos puntos al de la extrema izquierda. Pese a ello, y en nombre del euroescepticismo, del identitarismo, de la lucha contra el terrorismo y del sentido común, ahí va mi voto, señora... Platónico, por supuesto, ya que tengo la desgracia de no ser francés.
© El Mundo

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 26 de abril de 2017

esta vez no, Fernando

con todo el aprecio que me merece Fernando, en esta ocasión creo que no conoce el percal, el francés, en este caso. De Gaulle erra un aristócrata que hubiera sentido un gran desprecio por la vulgaridad de los le Pen. Y efectivamente la grandeur tiene que ver en ello. De todas formas, da igual, los que votan son los franceses, que no pueden ni ver al Frente Nacional

# Publicado por: enrique (Scheveningen)
domingo, 23 de abril de 2017

La Le Pen

Dragó lo ha clavado: Marine es una socialdemócrata identitaria.

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
sábado, 22 de abril de 2017

una razón para no votar a Marine

Si Marine se parece a De Gaulle, entonces no hay que votar al FN. De Gaulle traicionó a los pieds noirs, a los harkis, a los coroneles de Argel, a Soustelle, a Salan y a todos los que defendieron la Argelia francesa frente a la barbarie genocida del FLN. Fue nuestra primera derrota frente al Islam... sí, ´´nuestra´´, de todos los europeos. De aquellos polvos vienen estos lodos.
No entiendo la veneración que sienten los franceses por un general que nunca ganó una batalla, por el megalómano de Colombey, el ego más infatuado del siglo XX.
Sólo le reconozco dos méritos: era un perfecto maquiavelista y siempre supo cultivar su leyenda (de hecho a Francia se la consideró ´´vencedora´´ de la II Guerra Mundial) ... y también evitó el asesinato jurídico del mariscal Pétain, que sí ganó batallas.
Si hay que comparar a Marine con alguien, que sea con Juana de Arco, que lideró la lucha (ayer como hoy) contra la Bestia sajona, o con San Luis, el rey cruzado.




# Publicado por: sertorio (cáceres)
sábado, 22 de abril de 2017

Pobre de Francia si la Le Pen habla como De Gaulle

Interesante descripción de Le Pen, pero por favor no me la asocien con ese perrito faldero de Churchill que fue De Gaulle, el Poncio Pilatos francés que se lavaba las manos mientras en medio del baño de sangre desatado por los estalinistas del patio en la Francia ´´liberada´´, mejor decir ocupada por los aliados en 1945, ese generalito de los micrófonos sólo sirvió como una suerte de virrey del imperio anglosajón con la tarea de hundir a su país; con el restablecimiento des valores tan ´´europeos´´ como son las partidocracias y la partición de poderes mediante los cueles se controla entre si un funcionariado que siempre responde a las élites, no al electorado, no se olvide que De Gaulle, para hacer ´´grande a Francia´´ desarmó su imperio transcontinental a costa del sufrimiento y asesinado de sus mas fieles defensores entre otros los desgraciados pies noir entre los que habían no pocos españoles, que permitió el relajo estudiantil del 68 al que tanto debe la mala educación de caso todo los países de la Unión, en resumen que desató la ola de homosexualismo, la putería y abortismo que tanto padece esa Francia libre, que tanto complejo de inferioridad, medias mediantes, siembra en el españolito nacido bajo el borbonato.

# Publicado por: Carlos (Estocolmo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
El hombre sin atributos
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Locas, encoñadas y desarraigadas
5 Pagamos a nuestros asesinos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |