''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Cambian los tiempos

Del matrimonio conservador al progre


Así funcionaba el matrimonio conservador: el marido era una bestia de carga que traía el pan a casa; su señora, a cambio, le trataba como a un sultán.
Cosme de las Heras

12 de abril de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

COSME DE LAS HERAS


Así funcionaba el matrimonio conservador: el marido era una bestia de carga que traía el pan a casa; su señora, a cambio, le trataba como a un sultán, y cuando llegaba a la morada después de una dura jornada de trabajo le traía las pantuflas y le traía una copa-balón de Soberano (“Es cosa de hombres”, decía en la radio la publicidad). La señora era una sirvienta del marido, y el marido era un siervo de Dios que hincaba la rodilla cada domingo en misa.
A lo largo de los años de matrimonio, la mujer encornudaba a su señor esposo y el marido se iba de putas. Ambos hacían la vista gorda y todos tan contentos. El matrimonio liberal se inventó dentro del matrimonio conservador.
El matrimonio progre de hoy en día funciona así: el marido sigue siendo una bestia de carga; su señora, a cambio, le trata como a una basura y le amenaza constantemente con el divorcio. La señora se niega a cumplir con el débito conyugal, y el pobre calzonazos no puede decir nada al respecto. Al marido no le está permitido irse de putas so pena de excomunión. Es importante señalar que hoy en día el marido ya no hinca la rodilla ante Dios los domingos, sino ante su mujer a diario. La mujer se ha convertido en el nuevo Dios del hombre.
Otro caso es el de la mujer cincuentona que tenía veintitantos años en los 80. En aquella época imitaba a Madonna en la vestimenta e incluso llevaba colgadas de las orejas unas cruces a modo de pendientes. La carcundia la llamaba “blasfema”.
Con el paso de los años, los harapos a lo Madonna se dejaron en el armario; sin embargo, esta mujer sigue conservando las cruces-pendientes y las lleva a diario. En una ocasión se le lanzan encima una jauría de feministas y de progres al grito de “¡Arderéis como en el treinta y seis!" y le arrancan las cruces de las orejas con violencia desgarrándole los pabellones auditivos.
En otra ocasión un tipo ya cincuentón, tendido en el suelo entre un charco de sangre, recuerda cómo una tarde de los años 80 se acercó a un videoclub para alquilar una película porno de Ginger Lynn, y en la puerta del videoclub se encontró a un grupo de católicos radicales armados con cruces y pancartas haciéndole un escrache al propietario del videoclub por “alquilar obscenidades”. Uno de los inquisidores le arreó un cruzazo en la cabeza abriéndole una brecha.
Treinta años más tarde, este ciudadano, sale de un puticlub a altas horas de la madrugada y es atacado por una turba de feministas y progres armados con tijeras podadoras al grito de “¡machete al macho!” y le emasculan allí mismo.
Los tiempos cambian que es una barbaridad.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Todos al cole
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Defensa de los populismos
Intrusos en casa y otras impotencias
La salvación de la cultura europea. ¿A través de la comunidad o de la individualidad?
Mi reputación
Un joven obrero explica su paso de la extrema izquierda al patriotismo de derechas
¿Derechos humanos?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |