''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 29 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición

ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Cultura y democracia no hacen buenas migas

Todos al cole


«Todos al cole», dice Dragó en esta nueva columna. O lo que es lo mismo: cultura y democracia no hacen buenas migas. O hasta se dan de patadas.
elmanifiesto.com

13 de febrero de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos


«Todos al cole», dice Dragó en esta nueva columna. O lo que es lo mismo: cultura y democracia no hacen buenas migas. O hasta se dan de patadas. Véanlo.

Es asombroso que para ser notario, registrador de la propiedad, médico, profesor, secretario de ayuntamiento, barrendero o chupatintas haya que acreditar unos estudios, ganar unas oposiciones, presentarse a un concurso o poseer un mínimo de adiestramiento profesional y que, con absurda asimetría, quepa ser diputado, ministro o jefe del gobierno sin aportar diplomas ni esgrimir méritos ni, poniéndonos en lo peor, saber hacer la o con un canuto. En teoría, y en la práctica no digamos (ahí están no pocos podemitas), cualquier menda analfabeto provisto de carnet de identidad y sin cuentas pendientes con la Justicia y con Hacienda puede ascender a Señoría, sentarse en el banco azul o llegar a La Moncloa. Cabe dentro de lo posible, e incluso de lo probable, que tan descabellado mecanismo laboral también rija en otros países de los que llaman civilizados, pero allá ellos. Si semejante contradiós (y contra la lógica aristotélica) no es un abuso de la democracia, que los santos padres de la Constitución nos lo expliquen. Firmar con una equis o con la yema del índice cuando se jura ante el Rey y ante las Cortes lo que ante las Cortes y el Rey se jure no es obstáculo para que cualquier maestro Ciruela, como ése del que se aseguraba que sin saber leer puso escuela, dirija nada menos que el país, su economía, su industria, su mercado laboral, su diplomacia, su policía, su ejército y todos sus restantes entresijos, incluyendo los de la cultura. De sobra sé que proponer la obligatoriedad de oposiciones de alto listón para convertirse en político es como esperar que los burros vuelen, pero en estricta obediencia jacobina de aquel delirante eslogan del mayo francés que aconsejaba pedir lo imposible, lo hago. ¡Qué diantre! La verdad es la verdad aunque la digan los progres. Y, ya puestos, sometería también a un riguroso examen psicológico y de cultura general, administrativa y económica (ideológica no) a cuantos pretendan ejercer su derecho al voto. ¿No asusta tanto el alza del populismo a quienes todavía, aunque acaso en fase de tente mientras cobro, nos gobiernan? Pues que dosifiquen el café para todos del sufragio universal sustituyéndolo -¡oh, herejía!- por el servido sólo a quienes tengan cacumen, criterio, altruismo, idealismo e interés por la res pública, y arreglado. ¡Es la pedagogía, estúpidos! ¡Leña a los políticos hasta que hablen inglés y a los votantes hasta que demuestren haber leído el Quijote!
© El Mundo

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 15 de febrero de 2017

Diputados, senadores y empleados de Las Cortes.

Una persona de provincias que quiera ser funcionaria, o personal laboral de las Cortes Españolas, tiene que pasar una oposición acreditando la titulación requerida. Si aprueba, tiene que buscarse la vida en Madrid para vivir y acudir todos los días al trabajo, cobrando menos de la mitad de un diputado o un senador.
Un diputado, o un senador, entra por los votos de la lista en la que está incluido, cobra mucho más que el empleado de Las Cortes y después cobra una ´´Pasta´´ en dietas.

# Publicado por: Burt1985 (Ciudad Real)
lunes, 13 de febrero de 2017

El examen para obtener el derecho al sufragio

Entiendo la tirria de Don Dragó a los podemitas, pero mucho me temo que el Fumanchú tiene dos carreras.
En cuanto a ese supuesto examen para ejercer el derecho al sufragio... me temo que alguien tan bruto como para querer privatizar el patrimonio histórico-artístico español y vendérselo a los chinos (es decir: Don Dragó) no aprobaría el tal examen.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
lunes, 13 de febrero de 2017

democracia mala

Muy bien don Dragó, siempre dando en el clavo.

La democracia, esa religión donde el hombre es dios tiene algunos dogmas muy cantosos.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Defensa de los populismos
Intrusos en casa y otras impotencias
La salvación de la cultura europea. ¿A través de la comunidad o de la individualidad?
Mi reputación
Un joven obrero explica su paso de la extrema izquierda al patriotismo de derechas
¿Derechos humanos?
La Reacción
Alt-Right: La Derecha Alternativa estadounidense que llena de pánico al Sistema
La merienda del niño
Carta a mis amigos oligarcas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
2 El secreto de los populistas
3 JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición
4 Nenes mimados, adultos blandengues



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |