''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
 
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha


¿Conviene atacar sin ambages al enemigo, enfrentarlo de frente, a cuerpo descubierto, provocarlo incluso, combatiendo los principios más sacrosantos que ha conseguido que arraiguen en la sociedad? O por el contrario...
Javier R. Portella

3 de febrero de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


La cuestión es: ¿conviene atacar sin ambages al enemigo, enfrentarlo de frente, a cuerpo descubierto, provocarlo incluso, combatiendo los principios más sacrosantos que ha conseguido que arraiguen en la sociedad? O dado precisamente dicho arraigo, ¿no se impone combatir dichos principios adoptándose sagazmente a las circunstancias, no infringiendo como locos suicidas los mínimos parámetros aceptados por todos?
La más elemental prudencia, la simple cordura política indica que es esto último lo que se debe realizar. Lo contrario sólo lo puede pretender el fanatismo descerebrado y suicida de quienes, encerrados en su gueto, toman sus fanfarronerías como principio de realidad. El término “friki-fachas” da cumplida cuenta de ellos.
No hay que provocar inútilmente al enemigo, no hay que vulnerar, formalmente al menos, los límites imposibles de franquear. Es obvio. Y sin embargo...
Y, sin embargo, no otra cosa han hecho y hacen tanto un Donald Trump como la corriente de ideas que, componiendo un magma de variopintas tendencias, constituye el entorno ideológico que, bajo el nombre de “alt-right”, se reclama de Donald Trump…, y del que, a veces, hasta él mismo puede divergir —o hacer como si divergiera.
Cuando de lo que se trata es de demoler todos los dogmas de lo que bajo el nombre de “Corrección política” constituye el paradigma de una época; cuando lo que se emprende es la lucha contra el nihilismo que, en forma de ideología de género o de “hembrismo” (¡el feminismo era otra cosa, por Dios!) pretende disolverlo todo —hasta el orden impuesto por la naturaleza— en la nada que, engullendo a los sexos, sólo dejar chapotear los caprichos del pobre mortal que se toma por “individuo soberano”; cuando lo que se ataca es la multiculturalidad que concibe al mundo como un recipiente de átomos intercambiables en el que identidades, culturas y patrias no marcan a nadie ni nada; cuando, vulnerando una de las más severas prohibiciones, se defiende la identidad que nos marca a nosotros, a los integrantes de la raza cuyos blancos genes hacen, por ejemplo, que nuestros filósofos no puedan ser enseñados en ya no sé qué universidad británica; cuando el gobierno norteamericano deja de intentar imponer el “destino liberal” (o el que sea) a los demás pueblos del orbe; cuando a lo que se pone término es a la globalización apátrida que disuelve todas las diferencias; cuando los desvaríos, en suma, de los bienpensantes son combatidos de forma tan manifiesta como provocativa (“grosera”, dicen los media): no con la boca chica, sino abriéndola de par en par; cuando tales cosas suceden es evidente que se está yendo mucho más allá de los parámetros mínimos que todos aceptan y que nos parecían, hace un instante, imposibles de vulnerar.
Hay que vulnerarlos, en efecto. No hacerlo puede convertirse en un mero sinónimo de cobardía o dimisión. Si nunca se vulneraran tales límites, todo seguiría siempre igual, nunca se producirían cambios, jamás habría revolución. Es imprescindible traspasar los lindes de lo comúnmente aceptado y acatado. Pero sólo tiene sentido hacerlo cuando se reúnen las condiciones para ello, cuando el terreno es propicio…, cuando la vulneración se despliega de forma tan inteligente como adecuada.
¿Cuándo y cómo ocurre tal cosa?... ¡Ah, la gran cuestión! Difícil, inextricable. En cierto sentido, todo el arte de lo político se juega ahí. Toda la inteligencia política consiste precisamente en decidir tal cuestión sin fallar en el diagnóstico: sin caer ni en la pusilanimidad de mantenerse pacatamente detrás de las cercas, ni en la fatuidad de saltar precipitadamente fuera de ellas.
En ninguno de ambos escollos han caído hasta ahora las provocaciones que efectúan un Trump y sus amigos de la alt-right. He ahí la gran diferencia con las bravatas que suelen caracterizar al gueto “friki-facha”. Pero las diferencias no concluyen ahí. Afectan también a las cuestiones de fondo, por más “Heil Trump”, “Heil people”, “Heil victory”  que, entre brazos en alto, lanzara un Richard Spencer, presidente del National Policy Institute —una de las corrientes de la alt-right—, pocos días después del histórico 8 de noviembre. La provocación, fue manifiesta, su sarcasmo grandioso. Y tal vez sí, tal vez tengan razón: puede que sea ésta la mejor manera de acabar con la reductio ad hitlerum con la que los apátridas persiguen sañudamente cualquier planteamiento identitario: una forma de burlarse de ellos diciéndoles: “¿Ah sí? Como Hitler defendía la patria y nosotros también…, ¿resulta entonces que somos nazis? Pues ¡hala, imbéciles, ahí lo tenéis! Ni siquiera vale la pena discutirlo en serio”.[1]
Pero las altas dosis de insolencia y humor que la alt-right despliega en su discurso apuntan también a otra cosa. ¿Qué mensaje subyace, por ejemplo, en todos esos incontables memes o en todos esos numerosos videos en los que, al son de clarines, tambores y trompetas, la rubia cabeza de Trump sustituye a la de los héroes de películas tan emblemáticas como Terminator, Gladiator, Los trescientos de Esparta…? ¿Qué nos dicen esas parodias en las que con un humor tan truculento como desopilante se exagera la fuerza y grandeza del Héroe que, venciendo a los villanos, se impone contra todos y contra todo? ¿Cabría imaginar algo mínimamente parecido —volvamos a la dichosa cuestión que obsesiona a los apátridas— en aquellos regímenes tan serios y engolados, amén de otras cosas, que fueron los fascismos? Ni siquiera hay que ir tan lejos. ¿Cabría imaginar algo parecido en cualquiera de los nacionalismos entre los que se ha desgarrado nuestro mundo a lo largo de siglos y, muy en particular, de los dos últimos?
El mensaje que se desprende de todo ello parece claro: sí, necesitamos héroes, patria, un destino que deje de ser vil y vulgar; necesitamos unas razones de vivir y morir que sean grandes, poderosas, hermosas. Lo necesitamos como el aire que respiramos, pero sólo lo mereceremos, sólo lo lograremos, si acabamos de una vez por todas con las bravuconadas pomposas y hueras, sectarias y petulantes, en las que la patria, la identidad y los héroes, degenerando en patrioterismo, se han quedado tantas veces encharcados a lo largo de nuestra historia.
 
Adendum. Huelga decir que las anteriores consideraciones sobre la política del nuevo presidente estadounidense se ciñen al frente de lo que cabría denominar “lo cultural, ideológico o societal”. En cuanto al otro gran frente abierto tanto en Estados Unidos como por doquier —el frente del economicismo cuyo espíritu lo domina y sumerge todo—, ahí ya es harina de otro costal.


[1] Ahora bien, si la provocación es espectacular, no deja de resultar arriesgada. Yo mismo me eché las manos a la cabeza la primera vez que vi el video de la reunión de Richard Spencer. “¡Ya está, ya volvemos a las andadas!”, me dije. Ni que decir tiene que Donald Trump se vio obligado a desmarcarse categóricamente de lo dicho y hecho en la referida reunión. Además, cuando la ironía no resulta inmediatamente obvia para todos, cuando hay que ponerse a explicar su sentido, mal van las cosas.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 06 de febrero de 2017

A Derechón

´´ha derogado la sanidad pública yanki´´
http://www.infobae.com/america/eeuu/2016/10/04/bill-clinton-critico-el-obamacare-no-ha-funcionado/

´´quiere destruir la UE´´ Supongamos que es así: ¿nos beneficia a los europeos esta UE?

´´se burla de un discapacitado´´. Se burló de un periodista del NYT, buque insignia de esa prensa del Sistema que se burla todos los días con prepotencia y total impunidad de la verdad y del más mínimo sentido de la decencia. Ya es hora de que alguien con poder les plante cara, aunque sea con malos modos. Comparar esas burlas de Trump con las mentiras de la prensa del sistema en colaboración con los crímenes de éste es como comparar un pellizco con una bomba atómica.

´´sospechas de maltrato a su señora, sospechas de incesto con su hija´´
¿Sospechas de quién?, ¿con qué fundamento?

Por lo demás,por sus hechos como presidente de EE.UU. conoceremos a Trump.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
domingo, 05 de febrero de 2017

Trump, caballo de Troya?

Ceremonia de los Goya: cada vez que oigo ´´cine español´´ me llevo la mano a la pistola.
Dicho esto ojo con Trump: ha derogado la sanidad pública yanki y quiere destruir la UE. ¿Es Trump un caballo de Troya del neoliberalismo?
No hay que fiarse un pelo.
Hay ciertas cosas de Trump que son de psicópata: se burla de un discapacitado, sospechas de maltrato a su señora, sospechas de incesto con su hija, etc.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |