''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 19 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Soy feminista moderna"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
La conquista de Granada

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular

ANTONIO MARTÍNEZ
¿Tienen futuro los periódicos de papel?

ALBERTO BUELA
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Morir en Venecia


Los venecianos salen a 500 turistas por cabeza. Los precios son escalofriantes. La situación es insostenible y sólo el cerrojazo puede zanjarla. Reservemos la Belleza para las élites. No se hizo ese néctar para la boca de los turistas.
Fernando Sánchez Dragó

23 de diciembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ

 
Lo que hace unos días publicó El Mundo Mónica Bernabé me hirió en lo vivo. Contaba que Venecia está perdiendo población a un ritmo análogo al de 1630, cuando una epidemia de peste bubónica la devastó. Ahora lo hace otra dolencia igual de grave que lleva trazas de carecer de cura. Me refiero al turismo, versión posmoderna del Becerro de Oro al que rinden culto todos los poderes fácticos de la tierra. Tras la fuga en masa y las no menos masivas muertes de aquel año necesitó la ciudad más de un siglo para que en sus calles volviese a sonar el ruido de la vida y en sus canales el chapaleteo de las góndolas, las romanzas de los gondoleros y los chichisbeos de los galanes que embobaban a las mascaritas. Adoro esa ciudad, en la que tuve la suerte de residir en 1962 y 1963, siendo yo lector bisoño de español en un instituto de la ciudad de Padua, muy próxima a la Serenísima República de los Dogos. Venecia es la urbe más hermosa del orbe, a miles de leguas luz de la segunda. La recuerdo envuelta en el encaje de bruma que arropa los sueños. Había entonces muy pocos turistas y en los meses fríos, que allí son muchos, casi ninguno. Los vecinos eran los únicos dueños de los canales, los puentes, las plazuelas, los callejones, el celaje de mármol blanco y piedra roja de las fachadas, los islotes de la laguna, las pinturas de Tintoretto, los patos silvestres que Hemingway abatía en la isla de Torcello, las playas del Lido recorridas por Tadzios de cabello ensortijado y nalgas de fanciulla, las osterie en las que cocinaban a fuego lento granseole (centollos de caparazón tan blando como los de Nueva Orleans)...  Con la primavera llegaba la temporada de ópera de La Fenice y las noches se nos iban frente a ella cenando exquisiteces, bebiendo Valpolicella y charlando con el compositor Luigi Nono, con el pintor Védova, con Carmen, mi novia, tan guapa como la ciudad, y con otros soñadores antifranquistas. Venecia tenía entonces algo menos de 200.000 habitantes; ahora tiene algo más de 50.000; dentro de poco será Comala... Veinticinco millones de turistas la visitan cada año. Los venecianos salen a 500 vándalos por cabeza. Los precios son escalofriantes y suben a cada minuto. La situación es insostenible y sólo el cerrojazo puede zanjarla. Hay que blindar Venecia y que imponer en sus poternas un número clausus. Reservemos la Belleza para las élites. No se hizo ese néctar para la boca de los turistas.
© El Mundo

FE DE ERRATAS. Los "duendes de la imprenta" hicieron que, durante un breve lapso de tiempo, un error se deslizara en el nombre del autor del artículo. Corregido queda.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 26 de diciembre de 2016

Venecia, Venecia, Venecia.

Venecia suena a romanticismo, con tanta gente el romanticismo es imposible. La globalización lo corrompe todo, ¡qué bella era Venecia!. Estoy de acuerdo, la miel no se hizo para el paladar del burro.

# Publicado por: españolito (Granada)
viernes, 23 de diciembre de 2016

Que forma estupida de resolver los problemas.

El autor plantea correctamente un problema que se da en Venecia con el turismo masivo sin embargo su solución al problema es enfermizo. Pensar que solo las élites que no las definió, deben tener acceso a visitarla como si se tratara de entes superiores que si pueden apreciar en su justa dimensión la belleza e importancia del lugar. Me in afinó que el creyéndose un inalcanzable intelectual se incluye en esa población privilegiada. Pobre hombre!

# Publicado por: David mendez (Panama)
viernes, 23 de diciembre de 2016

El turista

... ese individuo estúpido, transportado en manadas, desde un sitio del que no debería salir, hasta otro lugar que estaría mucho mejor sin él.

# Publicado por: Frido (Toledo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Víctor Barrio, ¡presente!
Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra
Los griegos y nosotros
Aforismos para hacer frente
Así era la vida en una casa de Pompeya
El Gran Pan ha muerto
Cioran, ¿pensamiento reaccionario?
Aproximaciones al desarraigo
Pienso, luego… ¿estorbo?
Voluntad. La fuerza heroica que arrastra la vida
La crisis de lo divino y el laicismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Intrusos en casa y otras impotencias
2 Defensa de los populismos
3 Un capitalismo sin límites



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |