''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 27 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario


"Los reaccionarios les procuramos a los bobos el placer de sentirse atrevidos pensadores de vanguardia."
Alberto Buela

21 de diciembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALBERTO BUELA

                                                                                          
Es sabido que Colombia es el único país suramericano con condiciones geopolíticas de imperio debido a su carácter bioceánico y a la calidad intelectual de sus hombres. Pero también es sabido que está partida en dos desde el bogotazo, a causa de asesinato del líder popular Eliécer Gaitán en 1948, sin contar que en 1905 los yanquis le quitaron la provincia de Panamá.
 
Sumémosle además que desde hace casi medio siglo conviven allí el régimen liberal más pro norteamericano de Suramérica y la guerrilla marxista más antigua del continente (las FARC). Extraña  es esta guerrilla que no tiene adeptos ni en los países vecinos ni el régimen marxista de Castro en Cuba. Extraña también esa adhesión incondicional a los Estados Unidos, de un liberalismo a ultranza, que no tiene ningún aliado en la región. ¿Qué habrá tras los bastidores?.
 
En orden a la jerarquía espiritual e intelectual de Colombia recordemos a media docena de sus mejores hombres, aquellos que la policía del pensamiento y el complot del silencio intentan sepultar. Digamos simplemente que nació, se educó y murió allí (no en Ginebra como Borges) Miguel Angel Caro (1843-1909) quien llevó a cabo la primera traducción en verso de la Eneida de Virgilio al castellano, trabajo ciclópeo realizado en 1890, un trabajo que dejó admirado a Ernst Curtius el más grande filólogo latinista del siglo XX. Encontramos un educador y ensayista como Carlos Arturo Torrres (1867-1911) con su descollante Idola Fori (Idolos del foro) de 1910.  El historiador de Tunja, Luis Corsi Otálora (1932-), el desmitificador de Bolivar. El eximio poeta y novelista Alvaro Mutis (1923-2013), que dio su público apoyo a Javier R. Portella en el lanzamiento del Manifiesto contra la muerte del espíritu y la tierra, el cual está en los orígenes de este periódico, así como el pensador Nicolás Gómez Dávila (1913-1994). Y es este último el que me da motivo para el presente artículo.
 
Gómez Dávila es un pensador que tuvo la desgracia o la suerte de que un accidente de a caballo lo limitara al ámbito de su impresionante biblioteca familiar, donde se encerró, dedicando el resto de su vida al estudio de las humanidades: literatura, filosofía, historia, teología, lenguas vivas y muertas, etc. Fue autor de un solo libro, Escolios a un texto implícito que fue elaborando a lo largo de su vida a través de Sucesivos Escolios[1] publicados en varios volúmenes.
 
Se trata del único pensador, que yo sepa, que realiza el elogio al reaccionario de manera explícita y no vergonzante.
 
Así como la contraposición izquierda-derecha se utiliza sobre todo en la caracterización  política, en el orden amplio de la cultura la más difundida es la dupla reaccionario-progresista. Y la paradoja es que en el orden cultural todos se dicen progresistas, nadie quiere ser reaccionario. Nicolás Gómez Dávila es la excepción, sabe y sostiene que reaccionario es aquel que puede reaccionar ante el totalitarismo democrático del progresismo, ante la homogenización cultural del izquierdismo infantil, ante la globalización económica del capitalismo salvaje, ante la pornografía y vulgarización de la vida. Y lo puede hacer porque es reactivo. Esto es, porque conserva la capacidad de rechazo, la fuerza para decir no a pesar de que su causa está perdida.
 
Vayan aquí algunos escolios de muestra:
 
-        Los reaccionarios les procuramos a los bobos el placer de sentirse atrevidos pensadores de vanguardia.
-        Los textos reaccionarios les parecen obsoletos a los contemporáneos y de una actualidad sorprendente a la posteridad.
-        La prensa de izquierdas le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican.
-        El moderno ignora la positividad del silencio, pues ignora que son muchas las cosas de las cuales no se puede hablar sin deformarlas automáticamente.
-        El reaccionario no es un pensador excéntrico, sino un pensador insobornable.
-        La raíz del pensamiento reaccionario no es la desconfianza en la razón, sino la desconfianza en la voluntad.
-        El que reclama igualdad de oportunidades acaba exigiendo que se penalice al bien dotado.
-        El hombre es animal educable, siempre que no caiga en manos de pedagogos progresistas.
-        El vicio que aqueja a la derecha es el cinismo, y a la izquierda la mentira.
-        Hablar de Dios es presuntuoso, no hablar de Dios es imbécil.
-        La objeción del reaccionario no se discute, se desdeña.
-        En la teoría democrática pueblo significa populus, en la práctica democrática pueblo significa plebs (plebe).
-        Marxismo y psicoanálisis han sido los dos cepos de la inteligencia moderna.
-        Ser feminista es ridículo; pero ser antifeminista es vulgar.
-        Frente a la pluralidad de civilizaciones y culturas no debemos ser ni relativistas ni absolutistas, sino jerarquizantes.
-        A la tentación de estar a la moda sólo escapa el reaccionario.
-        Las humanidades clásicas educan porque ignoran los postulados básicos de la mente moderna.
-        Burke pudo ser conservador, pero los progresos del progreso nos obligan a ser reaccionarios.
-        El estado liberal no es la antítesis del estado totalitario, sino el error simétrico.
-        Sólo el pensamiento reaccionario no lleva el estigma ideológico, porque es desnuda y franca defensa del privilegio de la diferencia.
-        El perfecto conformista de nuestro tiempo es el ideólogo de izquierdas.
-        El reaccionario no es consejero de lo posible, sino confesor de lo necesario.
-        Si no se quiere ser conformista no se debe ser progresista.
-        El error del cristiano progresista está en creer que la polémica perenne del cristianismo contra los ricos es una defensa implícita de los programas socialistas.
-        Ser reaccionario es haber comprendido que no se puede demostrar, ni convencer, sino sólo invitar.
 
Más allá de la elegancia y la galanura en el manejo de la lengua castellana, propia de los escritores colombianos, se destaca aquí, la brevedad y concisión en la expresión, lo que da al traste con la remanida afirmación del progresismo cultural, según la cual sólo Borges podía decir mucho con poco. Estos escolios, elegidos al azar, muestran la insobornable profundidad de un pensador que pudo estar o sentirse vencido, pero no convencido.
 
Post scriptum: se me ha ocurrido rescatar este artículo escrito hace algunos años al tener la satisfacción de leer en El Manifiesto el estupendo artículo de Fernando Sánchez Dragó titulado La reacción, en donde rescata el concepto.
Artículo relacionado: "El reaccionario auténtico". Un ensayo inédito de Nicolás Gómez Dávila. Ver aquí.


[1] Nicolás Gómez Dávila: Escolios a un texto implícito, Atalanta, 2009.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 03 de enero de 2017

Reaccionario

Con este artículo, su autor prueba que no es de los reaccionarios de los que habla Gómez Dávila. Su ´´reacción´´ es de la otra especie. De la que pretende confundir al lector tergiversando la historia o divulgando mezquindades. La ´´bio-oceanidad´´ no define el carácter geopolítico de un país. Cualquiera lo es, tenga o no mar adyacente. Geopolítica no es lo mismo que imperialismo. Y la condición que identifica a los gobernantes reaccionarios colombianos -liberales, neoliberales o conservadores, y no a Colombia, es su obsecuencia pro OTAN. No hay tal FARC marxista. No la huno nunca. Gabriel García Márquez, a quien podría considerarse un ´´reaccionario´´, tal cual la definición de Gómez Dávila, es una ´´omisión´´ que rubrica a qué tipo de reaccionario pertenece Buela. Los mejores hombres de Colombia o de cualquier otra latitud no se definen por ser traductores, apologistas, ensayistas de escritorio, lideretes liberales, ´´novelistas´´ menores. Colombia es de los ´´estados´´ surgidos de las ambiciones imperiales a través de la historia desde su desmembramiento del Tahuantinsuyo.

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
lunes, 26 de diciembre de 2016

Reacción a la revolución.

Las revoluciones vienen muchas veces para no cambiar nada y si acaso dejarlo peor de lo que ya estaban. Revolución francesa, revolución rusa, primavera árabe de Libia, de Túnez, revolución cubana, revolución bolivariana. Basta ya de revolucionarios de pacotilla, si total la evolución es un proceso natural, ha existido desde que el mundo es mundo y no ha necesitado de salvadores del pueblo que precisamente éstos han sido los peores sátrapas de la Historia.

# Publicado por: españolito (Granada)
miércoles, 21 de diciembre de 2016

Marx y Freud

El marxismo como análisis del capitalismo y de la Historia es una herramienta muy útil. Como ideología sí es un cepo. Lo mismo puede decirse del psicoanálisis: es una herramienta. En cuanto se convierte en una ideología ya entramos en el cepo.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alberto Buela
¿Cuál es el verdadero pueblo original de América?
Borges y la irreverencia argentina
Un nuevo realismo en lengua inglesa
La metapolítica (o más allá de la política)
La primacía de la política como poder ser
El sentido profundo de la identidad
Tango, política y mal gusto
El gran engaño de los "derechos humanos"
El castellano, mal llamado español: lengua del mundo
Multiculturalismo o interculturalismo
Notas sobre el resentimiento
Una crítica del anarquismo al marxismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
4 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |