''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 23 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un populista contra todos

Trumpopulismo


En esta elección, no es el personaje de Trump lo importante. Es el fenómeno Trump. Un fenómeno que, como el Brexit hace unos meses, pero con una fuerza incluso superior, ilustra de forma espectacular el irresistible empuje del populismo en el mundo.
Alain de Benoist

17 de noviembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

 
¿Cuál es su sensación tras el anuncio de la elección de Donald Trump?
 
9 de noviembre de 1989: caída del muro de Berlín. 9 de noviembre de 2016: elección de Donald Trump. En ambos casos, el fin de un mundo. Nuestro último Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan, finalmente, se habría revelado como un buen profeta: ¡Los tiempos están cambiando! Es, en todo caso, un acontecimiento histórico al que estamos asistiendo. Durante décadas, la elección presidencial americana se presentaba como un duelo de floretes entre dos candidatos del “Establishment”. Este año, por primera vez, ha sido un candidato “anti-Establishment” el que se presentaba –y el que ha ganado–, “a pesar de sus excesos”, como decía un periodista. Más bien a causa de ellos, hubiera debido decir, ya que el electorado de Trump estaba cansado de lo políticamente correcto. 
 
De hecho, en esta elección, no es el personaje de Trump lo importante. Es el fenómeno Trump. Un fenómeno que, como el Brexit hace unos meses, pero con una fuerza incluso superior, ilustra de forma espectacular el irresistible empuje del populismo en el mundo. Nacha Polony ha dicho con razón: este fenómeno “no es sino la traducción de un movimiento de fondo que sacude a todas las sociedades occidentales: la revuelta de las pequeñas clases medias desestabilizadas en su identidad por la ola de una mundialización que había arrastrado ya a las clases obreras”. El hecho dominante, en el momento actual, se encuentra, en efecto, en la gran desconfianza que manifiestan los pueblos hacia las élites políticas, económicas, financieras y mediáticas. Los que votaron por Trump, inicialmente, votaban en contra de un sistema del que Hillary Clinton, símbolo decadente y decrépito de la corrupción institucionalizada, es un ejemplo representativo. Votaron contra la “marioneta de Washington”, contra lo políticamente correcto, contra George Soros y Goldman Sachs, contra la arrogancia de los políticos de carrera que buscan confiscar la democracia en su propio beneficio, contra el “show business” que los Clinton querían rescatar. Es esta ola de ira la que ha resultado irresistible.  
 
 
Más allá de esta victoria, el voto identitario es considerable. ¿Cómo se explica? ¿Es el último suspiro de los blancos y los indios de América, amenazados demográficamente por los negros y los latinos?
 
En los Estados Unidos el voto popular es una cosa, la de los “grandes electores” (el “colegio electoral”) es otra. Lo más extraordinario, y lo más inesperado, es que Trump también ha ganado en los “grandes electores”. Por supuesto, se puede estimar que, sobre todo, ha hecho pleno entre la clase obrera blanca, donde un cierto número de sufragios se habían decantado previamente por Bernie Sanders (en este sentido, el voto en su favor es también un voto de clase).
 
Pero, si esto es interesante, un análisis del voto en términos étnicos sería quizás bastante reduccionista. Los análisis que seguramente aparecerán en las próximas semanas mostrarán que Trump también ha obtenido el voto de los latinos (los “trumpistas”), e incluso de los negros. La auténtica brecha está en otra parte. Está entre los que consideran América como un país poblado por gentes que se definen, primero y sobre todo, como americanos, y los que sólo ven un campo político segmentado en categorías y en grupos de presión, todos ellos deseosos de hacer prevalecer sus intereses particulares en detrimento de los intereses del resto. Hillary Clinton se dirigía a los segundos, Trump a los primeros.  
 
La línea política de Donald Trump podría ser descrita, a grosso modo, como
bastante liberal hacia el interior de sus fronteras y bastante proteccionista hacia el exterior. ¿Este liberalismo “interior”, que está presente en el Front National, puede penetrar en Francia?
 
La situación de los dos países no es comparable, y la forma en que puede (o debe) tomar el populismo, tampoco. En los Estados Unidos, el resentimiento “anti-Establishment” es inseparable de la idea misma de los americanos de que el mejor gobierno es siempre el que menos gobierna. Esta aspiración liberal al “siempre menos Estado” forma parte del ADN estadounidense, mientras que en el caso de los franceses, dentro de la actual crisis, ellos demandan, por el contrario, más protección que nunca. Contrariamente a lo que se dice, el Front National, en mi opinión, debería poner más interés todavía en endurecer su crítica al liberalismo.
 
En cuanto a sostener el liberalismo “en el interior” y el proteccionismo “hacia el exterior”, parece algo propio de un contorsionista. No hay un liberalismo que diga una cosa y, de otro lado, un liberalismo que diga lo contrario. Del hecho mismo de sus postulados fundadores, el liberalismo implica, al mismo tiempo, el librecambismo y la libre circulación de personas y de capitales. Se puede, ciertamente, derogar (o excepcionar) esta regla, pero entonces estaríamos saliendo del juego liberal. Está bien claro que con Donald Trump, los Estados Unidos no van a dejar de ser una de las fuerzas motrices del sistema capitalista en la forma más brutalmente depredadora. Aunque no sea una figura de Wall Street, Trump se corresponde muy bien con la imagen de un capitalismo desenfrenado.
 
 
El FN da la bienvenida a la victoria de Trump. La derecha francesa institucional parece desmoronarse. ¿Quién va a sacar beneficio de todo esto?
 
No muchos probablemente. Marine Le Pen ha sido la primera (con Putin) en felicitar a Trump, y esto es lógico y natural. Lo que resulta bastante cómico es ver a todos los hombres políticos, de derecha y de izquierda, que se habían regocijado ruidosamente avanzando una victoria de Clinton que les parecía tan “evidente”, ver cómo mañana aceptan a Donald Trump como una buena figura de la política, lo acogen entre ellos en las cumbres internacionales, lo reciben, sin duda, en el Elíseo, después de haber vertido sobre él toneladas de insultos y menosprecios.
 
La clase dominante es la imagen de los maestros del circo mediático. La elección de Trump es tan “incomprensible” para ellos como lo fue el Brexit del pasado junio, el “no” de los franceses al referéndum de 2005, el ascenso del FN, etc. Es tan incomprensible para ellos porque comprenderlo sería algo suicida. Es por esto que no encuentran nada mejor que recitar sus “mantras” sobre el “discurso del odio”, la “demagogia” y la “incultura” en las que se complace el pueblo. Sus instrumentos conceptuales son obsoletos. No quieren ver lo real, a saber, que los pueblos están cansados de una democracia representativa que no representa mas que a una expertocracia que ignora sistemáticamente los problemas a los que la gente del pueblo se enfrenta en su vida cotidiana. Lenin dijo que las revoluciones se producen cuando la base no quiere más y la cabeza no puede más. Pero las élites establecidas son incapaces de darse cuenta de esta realidad, aunque el suelo ceda bajo sus pies. Les escuchamos intentando explicar lo que ha sucedido. Vemos sus caras descompuestas, aturdidas. Después de haber dado a Clinton como ganadora justo hasta el último minuto, se niegan a identificar las causas de sus errores. No comprenden nada. Esta gente es incorregible.
 
 
 
Marine Le Pen, ¿habrá tomado buena nota de todo esto, ella que habla de una “Francia apaciguada” con un discurso bastante moderado en relación con un Trump que juega la carta de la agresividad y la determinación?
 
Es un error creer que lo que ha funcionado bien en el contexto particular de un país funcionará automáticamente en otro. Trump, el “payaso millonario”, a este respecto, ha mostrado durante su campaña una violencia sideral que sería impensable en Francia. La determinación, por su parte, no implica forzosamente la agresividad. El eslogan de la “Francia apaciguada” se justificaba bastante bien hace unos meses. No se nos debe escapar que ante la proximidad de los plazos electores, la dirección del FN ha abandonado este enfoque.
 
 
La candidatura de Donald Trump estuvo claramente apoyada e impulsada por la “Alt-Right” (Derecha alternativa) y un ejército de jóvenes militantes que han utilizado montajes de video, reportajes fotográficos y dibujos humorísticos para sostener a Donald Trump con humor. ¿Es el fin del militantismo tradicional? ¿Es éste el comienzo de una nueva era del activismo digital y de la utilización del humor?
 
Está claro que internet y las redes sociales juegan ahora un papel decisivo en la vida política, pero los partidarios de Trump no son los únicos que las han utilizado. Los partidarios de Hillary Clinton incluso los han superado. Pero si hablamos de “activismo digital” han sido, sobre todo, las revelaciones de Wikileaks las que dan que pensar. Han tenido, como es sabido, un rol decisivo en la campaña electoral americana. Junto a Donald Trump, el gran vencedor del escrutinio se llama Julian Assange.
 
 
¿Qué consecuencias se pueden esperar en Europa? ¿Y en el mundo?
 
Hay muchas razones para pensar que las consecuencias serán tan numerosas como considerables, pero es demasiado pronto para especular sobre eso. Si Hillary Clinton era previsible (con ella la guerra con Rusia era casi segura), las intenciones de Donald Trump siguen siendo relativamente opacas. Deducir las grandes líneas de lo que será su política en la Casa Blanca, de sus atronadoras declaraciones de campaña sería, cuando menos, demasiado audaz, cuando no demasiado ingenuo. Trump no es un ideólogo, sino un pragmático. No debe olvidarse (el paralelo entre Francia y Estados Unidos es también engañoso) que el presidente de los EE.UU., constreñido entre el Congreso y la Corte Suprema, está lejos de tener todos los poderes que se le atribuyen a este lado del Atlántico. Sobre todo considerando que el complejo militar-industrial continúa en su sitio.
 
Pienso, por otra parte, que los “trumpistas” europeos no deberían esperar grandes sorpresas. Que Donald Trump se preocupe prioritariamente de los intereses de su país es algo bastante normal, pero de ello no se deduce que favorezca los nuestros. “América primero” quiere decir también “Europa lejos por detrás” Tras décadas de intervencionismo sin cuartel y de imperialismo “neocón”, el retorno a un cierto aislacionismo sería una buena noticia, pero también puede tener su reverso, su lado negativo. ¡No olvidemos que ningún gobierno americano, intervencionista o aislacionista, jamás ha sido proeuropeo!
 
 
Algunos comentaristas juzgan la elección de Donald Trump como una reacción de la “América blanca”. Algunos se felicitan, otros la denuncian, mientras que Marine Le pen asegura que “no debe racializarse” este escrutinio”. ¿Cuál es vuestra posición?
 
Los Estados Unidos han sido, durante mucho tiempo, una nación multicultural y, contrariamente a lo que sucede entre nosotros, las estadísticas étnicas son de uso habitual. Con respecto a la última elección presidencial, las cosas son claras: Hillary Clinton ha obtenido el 88% del voto de los negros y el 65% del voto de los latinos y de los asiáticos. Trump no ha obtenido, respectivamente, mas que el 8% y el 29% –lo que no está nada mal (es más de lo que captó Romney en 2012). Esta división no tiene nada de sorprendente, las minorías tienen, desde hace tiempo, el hábito de votar masivamente a favor de los demócratas: desde 1952, sólo Lyndon B. Johnson, en 1964, había cosechado una mayoría de votos de los blancos. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, a este respecto, que Obama mejoró a Hillary, habiendo recogido el 93% del sufragio negro en 2012 y el 95% en 2008.
 
El electorado blanco está más dividido. Trump ha recogido el 58% de los votos de los blancos (64% en Florida, 69% en Texas), frente al 37% de Clinton (50% en California), que mejora el de Carter en 1980 (33%), pero inferior al de Obama en 2012 (39%). La mayoría de los blancos ha votado a favor de Trump, pero eso no quiere decir que su victoria se deba únicamente al factor étnico. La verdad es que han sido los blancos de la clase obrera, de las clases populares y las clases medias las que han elegido a Donald Trump (entre los blancos no graduados, ha recogido el 67% de los sufragios), mientras que las élites blancas, las que se benefician de la mundialización neoliberal, se han dirigido hacia Hillary Clinton. Desde este punto de vista, el voto a favor de Trump es también un voto de clase. Entonces, hacer un análisis “racial” del escrutinio es un error (el “racialismo” es una forma clásica de impolítica). Hillary Clinton ha jugado, en efecto, el rol de un verdadero revulsivo para la clase obrera. No habría sido lo mismo si Bernie Sanders hubiera representado al partido demócrata. En mi  opinión, en un caso similar, Sanders habría ganado.
 
 
Desde el día de su victoria, el nuevo presidente parece haber “suavizado” su discurso. Lo contrario habría sido sorprendente, ¿no?
 
¿Esperaba usted que lanzase piedras a Obama cuando fuera recibido en la Casa Blanca? Pero de nuevo: no debemos confundir el personaje Trump y el fenómeno Trump, que son dos cosas bien diferentes.
 
Los comentaristas que bramaban en ese momento al grito de “¡Viva Trump!” son bastante ingenuos. En el anuncio del escrutinio, el embajador de Francia en Washington, Gérard Araud, declaraba que “un mundo se desmorona ante nuestros ojos”. Esto es también lo que ha dicho Marine Le Pen (pero ella no por desolación). El problema es que ignoramos todo sobre ese “nuevo mundo” que deja entrever la victoria del candidato populista americano. Como no tiene ninguna experiencia de poder (sólo se había batido en algún telereality), no tenemos referencia de su pasado. Sabemos también que no es un ideólogo, sino un pragmático. Deducir de sus atronadoras declaraciones de campaña el anuncio de lo que hará efectivamente en la Casa Blanca sería, la menos, demasiado audaz. En fin, ignoramos completamente quiénes serán sus consejeros y principales miembros de su administración. 
 
Esta es la razón por la cual la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno, tras salir del desagrado o del shock que les había producido, se muestran ahora más reservados. Antes de pronunciarse, quieren saber más sobre las opciones sobre las que Trump se pronunciará. En lo inmediato, nos vemos reducidos a simples especulaciones sobre las nuevas líneas de fuerza que impulsará. Podemos llevarnos excelentes sorpresas, pero también podemos ver sorpresas desagradables. Como recuerda Jerôme Saint-Marie, “los Estados Unidos no tienen ni la misma cultura ni los mismos intereses que Francia”. Lo que quiere decir que lo que es bueno para América no es necesariamente bueno para nosotros.
 
 
Bajo los dos mandatos de Obama, los Estados Unidos comenzaron a desinteresarse de Europa. Donald Trump amenaza con salir de la OTAN si lo europeos no aumentos su participación financiera. En cierto sentido, ¿no es una buena noticia para Europa?
 
En teoría, es en efecto una buena noticia que podría favorecer la puesta en marcha de una defensa europea autónoma. Pero en la práctica, ¿quién quiere hoy una Europa independiente? Recordemos la lista de los siete candidatos a las primarias de la derecha y del centro. Todos ellos buenos discípulos de Bruselas bajo la batuta de un jefe de orquesta sin orquesta. Todos liberales (salvo uno), todos expertos en comercio, todos incompetentes en finanzas, todos silenciosos sobre los verdaderos problemas: los de la supervivencia de Francia y Europa. Todos ellos dispuestos a pasar por el aro que les tienden los medios de comunicación, como ha dicho Slodoban Despot, de conjurar la realidad más que de buscar comprenderla. ¡Siete enanos, con Ruth Elkrief en el papel de Blancanieves! ¿Quién puede imaginarlos conversando de igual a igual con Putin o Trump? 
 
 
© Entrevistas realizadas por Yann Vallerie para Breizh-info.com
y por Nicolas Gauthier para Boulevard Voltaire.
Traducción de Jesús Sebastián Lorente.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 25 de noviembre de 2016

sentido común

La ventaja de Trump en la casa blanca, para los europeos, será que se atreve a decirle a las cosas por su nombre, estoy cansado de ver gente educada defender sin sentidos porque los medios de comunicación les han pagado el cerebro... Que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo? Que todos somos iguales no importa el color de piel? Que todas las religiones son una forma de interpretar el mismo dios y que todas buscan el bien? Que la globalización traerá prosperidad a todo el mundo? Que el cambio climático es porque producimos mucho CO2?? Que los niños necesitan amor y da igual padre-madre, dos padres o tres??? Etc... Por favor un poco de sentido común!!!!

# Publicado por: Requiario (Madrid)
martes, 22 de noviembre de 2016

La irrestible ascención de Arturo Ui, (Trump).

Los humanos volvemos a tropezar con la misma piedra una y otra vez . Como bien lo decía Bertol Brecht : cuidado: ´´la perra que lo parió a (Hitler) esta otra vez en celo ... ahora ya parió a Trump´´ . En USA hubo e 46 de abstención. Trump ganó con un 27 y gracias al colegio electoral , ya que en votos sacó menos que Clinton. Los que decidieron la elección fueron los que se quedaron en su casa. Ahora cuando los vengan a buscar ya será tarde. Pues que se jodan !!!


# Publicado por: Roberto Crespi (Uruguay)
domingo, 20 de noviembre de 2016

Trumppopulismo

El tiempo (porque no hay ´´tiempos´´) no cambia. Lo que el orden mundial capitalista decadente y torpe requiere, es producir cambios para que todo continúe igual.

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
viernes, 18 de noviembre de 2016

La puridad de conceptos, la pureza y la política

Amigo Gonzalo Esteban:

Tiene usted, en puridad de conceptos, toda la razón del mundo (la de éste y la del otro, si lo hubiera). El problema es que la puridad de conceptos tiene que ver con lo conceptual y con lo puro: dos cosas que, cuando uno se arremanga la camisa y mete las manos (´´hasta mancharse´´, decía el poeta) en el sucio fango del mundo en general y de lo político en particular, más vale dejar de lado.

Qué más quisiera yo que apareciese de inmediato, de entrada y en un solo movimiento, el caudillo y el empeño políticos que, en aras de la cultura, acabaran con ese mundo decadente y caduco que conocemos. Pero eso, amigo mío, desengáñese: en ningún caso se hará de entrada y en un solo movimiento. Si Donald Trump consigue librarnos, aunque sólo sea de una pequeña parte de los males que nos afligen, ¡congratulémonos de ello! Siempre, si mejoran las condiciones, será más fácil luchar por la consecución del resto.

# Publicado por: Javier Ruiz Portella (Madrid)
viernes, 18 de noviembre de 2016

Seamos cautos

Más nos vale esperar acontecimientos. De momento, me alegro por su entrada triunfal en la Casa Blanca, básicamente por haber abatido a la tía Hilaria y por poder personalmente asistir al berrinche colectivo de los prebostes y perros del sistema de este y aquel lado del Atlántico. Que, a parte de eso, Trump se convierta en el líder identitario que todos solicitamos es ya otro cantar.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid)
jueves, 17 de noviembre de 2016

La Alt Right y la Nouvelle Droite

La ND debe ser la versión europea de la AR. Especialmente cuando se ha adelantado a la AR nada menos que 48 años. La ND carecía de Internet y además carecía del momento apropiado. Pero no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento, y la pasta ya está fuera del tubo. Ambas escuelas tienen en común ser corrientes de pensamiento y foros de debate más que movimientos políticos. La AR tiene un componente Agitprop que no tiene la ND, que se mueve más en el foro clásico del café y de sala de conferencias, lo cual está muy bien.
Otra cosa: ¿cuantos votantes potenciales de Sanders han votado a Trump? Esto sería interesante saberlo.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
jueves, 17 de noviembre de 2016

DONALD TRUMP

Reconozco mi asombro al constatar cómo la elección de Donald Trump como presidente de los EE.UU ha sido recibida con alborozo en ciertos sectores de la derecha identitaria europea.

Simpatía despertada ante los ataques furibundos sufridos por el personaje desde todas las instancias progresistas y defensoras de lo políticamente correcto. Esto, aun siendo verdad, no debe distorsionar el juicio sobre el futuro presidente estadounidense.

Benoist destaca su pragmatismo. Olvida otros rasgos de su persona. A saber, la frivolidad y el cinismo. Barrunto que, de igual forma que defiende ahora ciertas ideas, podría hacerlo, con igual éxito, de sus contrarias. Y lo que es casi peor en política: nos hallamos frente a un hortera de tomo y lomo. Máximo exponente del materialismo más desenfrenado y del enriquecimiento capitalista sin escrúpulos.

Carece de aquello que Nietzsche buscaba con ahínco entre los hombres y presente sólo en unos pocos a lo largo de la historia: el GENIO. Aunque para ser justo, ¿quién lo posee actualmente? Nadie.

Resumiendo: Europa no debe tomar como ejemplo lo sucedido en EE.UU. Si materialmente nos hallamos en una situación complicada, más crítica lo es aún en el plano espiritual. Sin un renacimiento de lo segundo, no será posible una mejora en lo primero. Una verdadera y genuina ´´cultura´´ europea frente a la ´´civilización´´ liberal decadente y caduca.


# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |