''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Houellebecq: «Los intelectuales han abandonado a la izquierda»

Michel Houellebecq, en Buenos Aires el pasado 10 de noviembre

«Las ideas populistas son calificadas por las élites de abyectas y nauseabundas. Y me parece muy elocuente el insulto de nauseabundas, es decir, que huelen mal. Porque las élites dicen al pueblo: oléis mal».
CARLOS E. CUÉ

15 de noviembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

CARLOS E. CUÉ


La relación de Buenos Aires con la cultura hace de esta ciudad un lugar único. Solo así se explica que en el país del fútbol como religión, a la misma hora en que Argentina jugaba un partido clave con Brasil (que perdió 3-0), un millar de personas hicieran horas de cola para escuchar a Michel Houellebecq, el autor de
 Sumisión, que subió al escenario rodeado por los dos guardaespaldas. Le acompañan a todas horas después de que sufriera amenazas por este último libro, en el que imagina una Francia en 2021 gobernada por un partido musulmán moderado que impone la religión en la educación. Houellebecq no decepcionó esa expectativa de los porteños, que hace 100 años estaban acostumbrados a ver cómo todos los intelectuales europeos pasaban largas temporadas allí –aún se conserva la habitación que usó García Lorca–. Y logró una enorme atracción de público muy joven con su visión demoledora de las élites francesas y europeas y de la situación política actual.
Para él, la clave está en el derrumbe de la izquierda. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, está perdiendo incluso a los intelectuales. "Los intelectuales han abandonado la izquierda, pero sin unirse a la derecha. Han encontrado la libertad de pensamiento". Houellebecq reafirma las ideas que expresa en Sumisión, esto es que las élites odian al pueblo y viceversa y esa tensión es la que está provocando el hundimiento del sistema político. Aunque su visita coincidió con la victoria de Donald Trump, el intelectual parece más pendiente de Europa y cree que lo importante son las corrientes de fondo, no los fenómenos como el del magnate estadounidense.
Él ve una especie de rebelión de las élites contra el pueblo. Y de ahí surge la crítica al llamado populismo. «Las ideas populistas son calificadas por las élites de abyectas y nauseabundas. Y me parece muy elocuente el insulto de nauseabundas, es decir, que huelen mal. Porque las élites dicen al pueblo: oléis mal», dijo en una de sus conferencias. Y pone ejemplos. "En 2005 hubo un referéndum en Francia sobre la UE en la que hubo un 'no' masivo, pero después fue adoptado por el Parlamento. Me pareció una negación de la democracia como hacía años que no se veía en Francia. No es algo específico de Francia, pasó lo mismo con el Brexit, algunos quieren repetirlo porque dicen que el pueblo ha votado mal”. De hecho en Sumisión el origen de la llegada al poder en 2021 de un partido musulmán, aliado con los socialistas, es la unión de todos contra Le Pen en 2017, que lejos de resolver el problema lo complica aún más.
Provocador en cada una de sus frases, Houellebecq se autodefine como “reaccionario”, ataca la democracia representativa y cree que "la izquierda está en un estado de pánico, arrinconada". Ataca sin piedad a popes de la intelectualidad francesa como Camus y Sartre y confiesa su odio por el gran diario de referencia de su país, Le Monde. "Entre las élites y el pueblo hay que hablar de odio y también es de odio mi relación con algunos diarios, en especial Le Monde. No pierdo la esperanza de asistir en vida a la muerte de algunos diarios. Es difícil porque están financiados por el Estado, pero todos los medios, en especial los de izquierdas, pierden lectores y están en claros problemas", sentencia.
La publicación de Sumisión en Francia provocó tal polémica, y acabó con su vida vinculada a esos dos escoltas, que ahora él se plantea que no podrá estar en su país cuando salga su próximo libro. “Yo tenía la impresión de que el escritor era inimputable. Subestimé el peligro, sobre todo con el islam. Yo no había calculado eso”, asegura. “Tal vez la próxima vez me iré a Argentina cuando salga mi libro”, bromea. Aunque él sostiene que Sumisión no es antimusulmán. “No hay nada contra el islam porque no hay verdaderos musulmanes en el libro. No hay fanáticos, hay políticos que se aprovechan de la religión. Nada más”.
Pero tal vez la faceta más provocadora de Houellebecq sea su visión machista del mundo. “Puede que sea un poco machista, pero yo digo que me gustaría que encontráramos un sistema que funcione. El patriarcado no fue sustituido por un sistema que funcione. La palabra de los hombres ha desaparecido, porque el hombre se dio cuenta que era más prudente callar. Porque se arriesga a no gustarle más a las mujeres. Se calla, disimula, y la mujer piensa tontamente que cambió. Por eso creo que las feministas deberían leerme para conocer el punto de vista de los hombres, que es poco conocido”, lanzó. Houellebeq se fue de Buenos Aires dejando una última polémica, con su defensa a ultranza de la prostitución: "abolir la prostitución es uno de los aspectos del suicidio europeo".
© El País


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 20 de noviembre de 2016

Houellebecq:

Aunque él sostiene que Sumisión no es antimusulmán. ´´No hay nada contra el islam porque no hay verdaderos musulmanes en el libro. No hay fanáticos, hay políticos que se aprovechan de la religión. Nada más´´. Léalo y entiéndalo y diga usted si es o no antimulsuman.

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
jueves, 17 de noviembre de 2016

Para Puig y para Ricardo

Puig, yo creo que cuando se convoca un referendum la última palabra la tiene el resultado de dicho referendum. El caso británico parece ser una peculiaridad (más) de su sistema.
Ricardo, estoy de acuerdo en casi todo con Houllebecq, señalo justo los puntos con los que discrepo. Sobre todo con el discurso anti parlamentario, que es justo con el que tenenos que lidiar en España a diario con los infames podemitas (los neocomunistas).

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Democracia Representada

Imaginen que un parlamento vota ´´Prohibida la pena de muerte´´
Pero se hace un referendum y resulta que los votantes, en un 80 vota ´´pena de muerte al terrorismo, al secuestro y al asesino´´ y vota si tambien, el empleo de drogas en esas investigaciones.
¿Que es lo aplicable? ¿Lo votado por la masa o lo votado por el parlamento? que es mas, o menos, lo que ha pasado con el Brexit y la decision judicial de que lo vote el Parlamento Ingles.

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Extremos y pasiones no son buenos!

Estoy parcialmente de acuerdo con Pablo, con Derechón Alternativo, con Octavio y, también con Houellebcq...
Todos tienen algo que decir.
Sin embargo, creo que los ´´comentaristas´´ están mas orientados a criticar y opinar acerca de la persona de Houellebcq antes que al análisis objetivo del fondo de lo que éste quiere dejarnos como reflexión!

# Publicado por: Ricardo (LIMA)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Terminología y realidad europea

Estoy de acuerdo con Pablo. Además pregunto: ¿Podría el Sr. Houellebcq (y otros) construir su argumento sin referirse a la ´izquierda´ abandonada y en proceso de desaparecer, o a la ´derecha´ o a la ´Nueva Derecha´, etc.? ¿Esa terminología no ha perdido actualidad y precisión? La presión de los musulmanes en Francia y en toda Europa están creando una situación difícil y un reto muy grande para el continente. Por lo relativamente sorpresivo del fenómeno, los países se encuentran actualmente en una posición defensiva. Creo que la manera de salir adelante es propiciar políticas basadas firmemente en los principios y las normas del Estado de derecho, que incluyen el principio del laicismo (es decir colocar a las religiones en ámbito de lo estrictamente privado y personal). Estos principios y normas deben ser acatados por todas las personas que deseen residir en algún país Europeo, inclusive las que vayan llegando. La integración de todos en esos valores parece esencial para que no ocurran estallidos a mediano o largo plazo. Desde luego, la ´´rebelión (u odio) de las élites contra el pueblo´´ no es real, salvo quizás en el plano puntual de individuos con olfato demasiado sensible (¿será el caso del Sr. Houellebecq?).


# Publicado por: Octavio (Lima)
martes, 15 de noviembre de 2016

Matizando a Monsieur

´´Épater la gauche´´ es el nuevo ´´epater la bourgeoisie´´. Dice Houllebecq: ´´abolir la prostitución es uno de los aspectos del suicidio europeo´´. No puedo estar más de acuerdo. Sin embargo hacer una desautorización ´´in toto´´ de la izquierda no me parece un movimiento inteligente. Lo que hay que hacer es atraer a cierta izquierda descarriada de la línea oficial, a la Nueva Derecha, o acordar con ellos. En Francia esa izquierda es muy abundante: se encuentra en zonas ideológicas como las de José Bové, Camus o Malraux. Por otro lado, desautorizar la democracia representativa es hacerle un favor a los neocomunistas.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
martes, 15 de noviembre de 2016

Intelectuales sin orilla

Houellebeq es un provocador. No ilumina; solo dispara. Nos entretiene porque dispara contra quienes nos irritan. Se podrá decir que es solo un contador de cuentos. Pero yo creo que es del mismo cuño de aquellos contra quienes dispara. Forma parte de una categoría de intelectuales, hoy muy de moda: los energúmenos. Hay mucho de; Pour epater le bourgeois

# Publicado por: Pablo (Chile)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Del matrimonio conservador al progre
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Todos al cole
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Defensa de los populismos
Intrusos en casa y otras impotencias
La salvación de la cultura europea. ¿A través de la comunidad o de la individualidad?
Mi reputación
Un joven obrero explica su paso de la extrema izquierda al patriotismo de derechas
¿Derechos humanos?
La Reacción
Alt-Right: La Derecha Alternativa estadounidense que llena de pánico al Sistema
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |