''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Nueva novela de José Vicente Pascual,

Isla de Lobos


Las personas se preocupan mucho por lo que habrá más allá de la muerte, pero nadie se pregunta y a nadie le interesa saber qué hacían y dónde estaban antes de venir al mundo, en qué momento de la eternidad fueron y cuándo tomaron conciencia de su ser.
Humberto Bell Alonso

28 de octubre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

HUMBERTO BELL ALONSO


Si un náufrago llega a una isla en la que el tiempo permanece detenido en un perpetuo inexacto como la espuma de las olas, y si el náufrago no tiene memoria y la isla está habitada por gentes con vago recuerdo sobre cuándo llegaron a esa excepción entre los mares, y su única certeza es que de la isla nunca se sale, entonces nos hallamos ante la creación del mundo. El protagonista de
Isla de Lobos es el tiempo, pero no el tiempo como categoría filosófica sino como aventura existencial: el significado y sentido (si lo hubiere) del tiempo en el que cada uno de nosotros concurre en este mundo, a este lado de la realidad manifestada. Lógicamente, la aproximación al interrogante sólo puede hacerse desde la perspectiva de lo poético. Isla de Lobos es también, por dicha causa, un riesgo literario que implica la construcción del lenguaje y el pensamiento sobre la nada de un ámbito no-existencial. Algunos lectores se han preguntado sobre la época histórica en que está ambientada la novela, y para mí la respuesta es evidente: antes de que el mundo existiera, antes de que cada uno de nosotros naciera.

Las personas se preocupan mucho por lo que habrá más allá de la muerte, pero nadie se pregunta y a nadie le interesa saber qué hacían y dónde estaban antes de venir al mundo, en qué momento de la eternidad fueron y cuándo tomaron conciencia de su ser. Lo cierto es que vivimos atrapados en el bucle de lo eterno, un condicionante objetivo del que no es posible salir ni vivos ni muertos. Naturalmente, los filósofos, los poetas y los científicos han argumentado con tenaz profusión sobre este asunto, construyendo un ideario más o menos razonable sobre el origen y sentido de nuestra pertenencia a lo real. En el ámbito literario, que es el más interesante para mí, la humanidad ha construido hermosos mitos, casi siempre relacionados con el renacer desde las aguas y la edificación de la conciencia en torno a principios establecidos en vínculo inalterable (sagrado) con el poder.

La divinidad de la corona no es una “gracia de Dios” sino una necesidad del ser humano: si lo mundano y lo sagrado no se fusionan en un acto de radical voluntad de ser, entonces el ser mismo no tiene sentido. Cosa distinta es que la modernidad haya sustituido la potestad suprema de lo divino por la omnímoda presencia del Estado. Puede que la política sea nuestra nueva religión (en Isla de Lobos, la Primera Ministra y Magistrada Única, doña Aguas Santas Rivero, encarna esa deificación del poder); pero la realidad nos indica que el rito de vinculación entre lo eterno y lo individual-contingente, es el mismo: sin el poder, divino y humano, el cosmos es impensable.

Los relatos literarios sobre el mito del “renacido de las aguas” son numerosos, a cual más apasionante. La Biblia establece una primera aunque no definitiva noticia sobre este asunto, en el libro de Jonás. En Isla de Lobos, se aprovecha el paréntesis durante el que se bautiza al náufrago sin nombre para traer a colación algunas de estas referencias:

“—… fuiste rescatado de las aguas como al patriarca Moisés lo sacaran del gran Nilo, renacido de ellas igual que de Jesucristo fue dada a conocer su divinidad por el mismo Dios Padre, nada más zambullirlo y deszambullirlo el santo Bautista en el Jordán, aunque el ejemplo sea un poco exagerado, en fin, la emoción me desata la lengua, tanto que, incluso, tengo efusión para acordarme del aciago artúrico Mordred, pequeño abandonado a la tempestad y salvo de ella por un buen hombre de la costa, quien lo entibió y llevó a su mujer para que lo amamantase, anécdota esta que, definitivamente, no viene a cuento.

Interrumpió Ramiro la perora del sacerdote antes de que acabara de emparentar al náufrago con Odiseo en la isla de Calipso, con Álvar Núñez en Aguas Claras, con Próspero en La Tempestad, con el gongoriano que llegó exhausto a la rompiente cuando era del año la estación florida y, de haber sido ya redactados sus infortunios en aquel tiempo, cosa que ignoramos y que no nos interesa aprender para esta ocasión, con el mismísimo Robinson Crusoe en la desembocadura del Orinoco”.

Se echan en falta, sin embargo, en esta relación de eventos mitológicos relaciones con el renacer desde las aguas, dos nombres capitales en la cultura española: el rey don Pelayo (Pelagius, llegado del mar), y la aparición milagrosa de los restos del apóstol Santiago, quien llegó a Hispania tras cruzar el mar más allá de las columnas de Hércules.

Isla de Lobos, en definitiva, es una aportación lúcida y entusiasmada a esta larga tradición literaria sobre la figura del náufrago, sus desventuras y conocimientos; su aprendizaje del mundo y su llegada a la certeza de que, en efecto, a este mundo se llega pero de él nunca se sale. Como dijera el poeta, “por más que yo me muera no lo podré olvidar”.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 01 de noviembre de 2016

Algunos conceptos

Filosofía píldora roja de Matrix. Desde la Antigua Grecia, sino antes.
Rezar hablar con Dios.
Intuición Dios habla con uno.
Cristianismo denodado esfuerzo contra la Nada.
Espacio sagrado / lenguaje religioso en ese contexto, Dios, ciertamente, existe. Fuera de ese contexto, no. (Wittgenstein).

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos)
viernes, 28 de octubre de 2016

Aporístico Robolmo

Contradicción implícita: el ser humano es capaz de reflexionar sobre la transcendencia (o no) de la conciencia, pero hacerlo, según Robolmo, es petulancia, soberbia. Vaya, como si a Euclides se le achacara presuntuosidad por haber demostrado que los números primos son infinitos; ninguna falta hacía. Vanitas vanitatum ...

# Publicado por: José Vicente Pascual (Tenerife)
viernes, 28 de octubre de 2016

creencias bellas y feas

Interesante referencia de Alfonso Bell y buen contrapunto de Robolmo. A este último le observaría lo siguiente: Es tan plausible su creencia de intrascendencia como la de los autores del libro y del comentario de trascendencia, La diferencia es estética: Es más bella la segunda

# Publicado por: Pablo (Chile)
viernes, 28 de octubre de 2016

Nacer y morir.-

La soberbia del ser humano se encarga de hacer transcendente nuestra existencia a base de estudios filosóficos, apariencias poéticas y conclusiones dificilmente sostenibles. La aparición del homo sapiens en la Tierra es simplemente la de cualquier ser vivo. Sin otro objetivo que medrar y poblarlo, como tantos y tantos otros seres. La capacidad de razonar no nos autoriza a creernos superiores hasta el punto de inventar antiguos orígenes y posteriores destinos. Somos lo que somos. Aparecemos en este mundo, nos alimentamos, procreamos y morimos sin más transcendencia.
Si nos ocupáramos de ser auténticos, otro gallo nos cantaría. Pero la petulancia, el orgullo, la importancia de ser más que el otro, nos lleva a multitud de situaciones engañosas, que acaban perjudicándonos. La filosofía: escuela de interpretación personalizada de la importancia y categoría que el hombre tiene sobre el resto de los seres vivos.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
Los nuevos reaccionarios
"El Manifiesto" cumple 10 años
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Víctor Barrio, ¡presente!
Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra
Los griegos y nosotros
Aforismos para hacer frente
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |