''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 24 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)


El gran historiador alemán Ernst Nolte falleció en Berlín el 18 de agosto de este año. Autor de una extensa bibliografía sobre el siglo XX cabe destacar sus obras sobre Nietzsche, Heidegger, la guerra civil europea, el fascismo y el comunismo. Su tesis según la cual el nacionalsocialismo surgió como un fenómeno de reacción defensiva contra el comunismo, provocó la famosa «Historikerstreit» (disputa de los historiadores), especialmente por la respuesta de Jürgen Habermas. Pedro Carlos González Cuevas explica los aspectos destacables y también criticables de su obra, pero subrayando que Nolte nos enseño a interpretar la turbulencia del siglo pasado sin complejos ni condicionamientos. Nolte fue, ante todo, un revisionista histórico, no un negacionista. Próximamente publicaremos la segunda y última parte de este ensayo.
PEDRO CARLOS GONZÁLEZ CUEVAS

26 de octubre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

PEDRO CARLOS GONZÁLEZ CUEVAS

 
 Introducción
 
El revisionismo, como concepto, surgió en Alemania en la segunda mitad del siglo XIX, poco después de la formulación del socialismo marxista, como intento de modificar y moderar algunos de los puntos esenciales de su proyecto político. El primer teórico que reivindicó como necesaria la autocrítica marxista fue Eduard Bernstein; de ahí que el término se empleara regularmente como sinónimo de socialdemocracia. El término fue utilizado despectivamente por los marxistas revolucionarios que homologaban la “revisión” con la traición  a la ortodoxia y la capitulación ante la burguesía (1).
 
Este concepto ha pasado luego a ser un término de aplicación general  como hábito de cuestionar doctrinas, teorías, leyes e interpretaciones comúnmente aceptadas como verdaderas o ciertas. En ese sentido, el revisionismo resulta inherente a la investigación histórica. Como señala François Furet, el saber histórico “procede por <revisiones> constantes de interpretaciones anteriores” (2). En el mismo sentido se expresa Ernst Nolte: “¡que sería la ciencia si no estuviera obligada sin cesar a volver a ejercer su crítica sobre la base del trabajo profundo, precisamente contra graves errores científicos, y a descubrir en los mismos errores otros núcleos de verdad!” (3). Renzo de Felice se muestra igualmente contundente: “Por naturaleza, el historiador sólo puede ser revisionista, dado que su trabajo parte de lo que ha sido recogido por sus predecesores y tiende a profundizar, corregir y aclarar su reconstrucción de los hechos” (4). 
 
Los periodistas y, en general, los políticos  suelen confundir revisionismo con lo que otros han denominado acertadamente “negacionismo” (5), tendencia que tuvo y tiene como principales representantes a Maurice Bardèche, Paul Rassinier, Wilhelm Stäglich, Henri Rockel y, sobre todo, a Robert Faurisson. Nada de esto tiene que ver con lo que aquí entendemos por revisionismo histórico europeo. Su aparición y difusión viene dada por la crítica, desde distintas perspectivas metodológicas, al paradigma histórico elaborado por los historiadores marxistas, a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, sobre el carácter y el significado de la edad contemporánea europea, centrada en dos temas íntimamente ligados para la historiografía marxista. Uno de ellos era la Revolución francesa de 1789, que, desde su perspectiva, suscitaba la sociedad capitalista y suponía, no sólo el orto de la era contemporánea, sino el necesario antecedente de la Revolución socialista de 1917; el otro era el fascismo, definido como la antítesis del socialismo y, en consecuencia, como arquetipo de la contrarrevolución burguesa y capitalista. Esta interpretación de la época contemporánea, muy influyente y extendida entre la opinión pública europea, entró en crisis, a partir de los años sesenta y setenta del pasado siglo, gracias a la labor historiográfica de los llamados historiadores revisionistas, entre los que hay que destacar a Ernst Nolte, Renzo de Felice, George L. Mosse y François Furet (7). Sus críticas fueron capaces de poner de manifiesto hasta qué punto la interpretación marxista de la época contemporánea resultaba poco válida y convincente no sólo a la hora de dar una visión plausible de la vida moderna, para prever el futuro o cultivar proyectos políticos de envergadura, sino para ofrecer una comprensión enriquecedora del pasado.
 
1. Una interpretación del fascismo
 
A diferencia de Mosse, De Felice o Furet, Ernst Nolte no procedía de la izquierda; sus orígenes ideológicos fueron conservadores. Nacido en Witten el 11 de enero de 1923, era miembro de una familia católica. Como diría en su correspondencia con Furet: “En mi familia no éramos deutsch-national, y cuando yo era niño mi primer amor fue para la reina oprimida María Teresa, y mi primera aversión para el agresivo rey de Prusia, su enemigo. Hicieron falta muchos acontecimientos para que yo pudiera verme llevado a tomar partido por Federico II” (8). Sus recuerdos infantiles son los del “asombro atemorizado de un niño de la comarca del Ruhr ante el desarrollo de los movimientos del comunismo y del nacional-socialismo durante los años inmediatamente anteriores a 1933”. No obstante, su memoria se centra igualmente en la figura de Martín Heidegger, de quien fue discípulo, señalando su fascinación “por el gran pensador que pareció ser el último metafísico y fue capaz de poner en duda la metafísica con mayor profundidad de lo que lo habían hecho los escépticos y pragmatistas” (9). La influencia del autor de Ser y tiempo en Nolte es manifiesta, incluso en el estilo literario. La prosa de Nolte resulta, con frecuencia, oscura, confusa, conceptista y zigzagueante. Su historiografía no es empírico-sociológica como la de Furet o De Felice; tampoco culturalista, como la de Mosse; es, en gran medida, conceptual,  filosófica.
 
En 1964, Nolte pasó a ocupar la cátedra de Historia Contemporánea en la Universidad de Marburgo. Su labor investigadora sobre los movimientos fascistas comenzó aproximadamente a finales de los años cincuenta. En 1963, publicó su obra más célebre, El fascismo en su época, al que luego siguieron La crisis del sistema liberal y los movimientos fascistas, El fascismo. De Mussolini a Hitler, etc. El conjunto de estos libros constituye la primera parte de la producción noltiana, centrada en la interpretación genérica del fenómeno fascista. Según Nolte, considerado en su aspecto más profundo, como fenómeno transpolítico, el fascismo sería una disposición de “resistencia a la trascendencia”, expresión en la que no hay que entender la trascendencia religiosa, sino lo que podríamos denominar la trascendencia horizontal, es decir, el progreso histórico o espíritu de la modernidad. El enemigo para el fascismo, en todas sus formas, debería ser visto en la “libertad hacia lo infinito”. Este enemigo, se identifica con las dos corrientes que, en el ámbito del pensamiento filosófico y la acción política, han ejercido mayor influencia en la historia europea: el liberalismo y el marxismo.
 
Para el historiador alemán, el fascismo, rechaza la esperanza en un “más allá” redentor con la misma fuerza que combate la idea de una emancipación inmanente  que aspira a la liberación terrena del hombre. Así, Nolte define al fascismo como una “tercera vía” radicalmente antitradicional y antimoderna, por la que discurrirá una “época” de la historia europea; o, dicho con mayor precisión, el fascismo cuestiona tanto la existencia de la sociedad burguesa como la sociedad sin clases marxista. En ese sentido, Nolte cree que debería hablarse de una esencia común que tendría diferentes formas en los países europeos según las diversas situaciones políticas, sociales, económicas y culturales. Nolte describe, en ese sentido, una línea unitaria de desarrollo, donde el primer peldaño estaría representado por Charles Maurras y su Acción Francesa; el segundo por el fascismo italiano; y el tercero por el nacional-socialismo. A su entender, el fenómeno fascista podría ser caracterizado sobre la base de algunos elementos fijos: el terreno de origen, representado por el sistema liberal; su autoritarismo; la combinación de elementos ideológicos nacionalistas y socialistas; el antisemitismo; el sustrato social mesocrático. Además, los diferentes fascismos tenían en común el principio jerárquico, la voluntad de crear un “nuevo mundo”, la violencia y el pathos de la juventud, conciencia de elite y capacidad de dirección de masas, ardor revolucionario y veneración por la tradición. Por último, el fascismo es un antimarxismo, que intenta destruir al enemigo mediante la elaboración de una ideología contrapuesta, aunque limítrofe, porque utilizaba medios casi idénticos, Era, en  fin, un fenómeno de difícil clasificación, “a un tiempo progresivo y reaccionario, minoritario y encandilador de las masas, favorable a los empresarios y al capitalismo de Estado, piadoso y blasfemo” (10).
 
La interpretación de Nolte no suscitó el consenso del resto de los historiadores revisionistas. De Felice nunca compartió los planteamientos del historiador alemán; y consideraba “inaceptable” su tesis sobre el prefascismo de Maurras y Acción Francesa. Tampoco le convencía el concepto de “época fascista”: “Si lo tomamos en el sentido de Nolte y de los noltianos, es decir, en un sentido rígido, entonces no tiene ningún significado. Si, en cambio, lo tomamos en un sentido lato, tiene cierto valor, sobre todo referido a Europa” (11). Mosse manifestó igualmente sus discrepancias con Nolte, porque, a su entender, el fascismo no podía ser considerado como un “antimovimiento”, una reacción al marxismo, producto de la Gran Guerra; lo que significaba negar su especificidad ideológica, cuyos orígenes intelectuales se encontraban ya en los movimientos culturales y políticos del siglo XIX. Mosse consideraba El fascismo en su época un “libro abstruso”, que venía a negar el propio dinamismo fascista, que no era reductible a un mero antimarxismo (12). Como tendremos oportunidad de ver, Furet mantuvo una correspondencia con Nolte, donde expresó sus discrepancias con las tesis del alemán.
 
 
[1] Véase Leszek Kolakowski, Las principales corrientes del marxismo. II. La edad de oro. Madrid, 1982, pp. 101-117 ss.
2  Francois Furet, “El antisemitismo moderno”, en Fascismo y comunismo. México, 1998, p. 103.
3 Ernst Nolte, “Sobre el revisionismo”, en op. cit., p. 89.
4 Renzo de Felice, Rojo y negro. Barcelona, 1996, p. 25.
5 François Furet, Fascismo y comunismo. México, 1998, p. 105. Henri Rousso, “Negationisme”, en Historiographie II. Concepts et débats. París, 2010, pp. 1119-1126.
7 Véase Pedro Carlos González Cuevas, “El revisionismo histórico europeo”, en Estudios revisionistas sobre las derechas españolas. Salamanca, 2016, pp. 25-53.
8 Ernst Nolte, Fascismo y comunismo. México, 1998, pp. 111-112.
9 Ernst Nolte, Heidegger. Política e Historia en su vida y pensamiento. Madrid, 1998, p. 11.
10 Ernst Nolte, El fascismo en su época. Barcelona, 1969, pp. 25 ss. El fascismo. De Mussolini a Hitler. Barcelona, 1975, pp. 126 ss. La crisis del sistema liberal y los movimientos fascistas. Barcelona, 1972, p. 15 ss.
11 Renzo de Felice, Entrevista sobre el fascismo con Michael Leeden. Buenos Aires, 1979, p. 106.
12 Véase Emilio Gentile, Il fascino del persecutore. George L. Mosse e la catastrofe dell'uomo moderno. Roma, 2007, pp. 66, 88 ss.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 28 de octubre de 2016

Para el amigo chileno

´´Las afecciones que hicieron nacer el fascismo´´. Dice usted bien. Las afecciones en aquellos años eran la fobia comunismo y a los abusos del capitalismo salvaje. Creo que Payne definió al fascismo como la radicalización de las clases medias, emparedadas entre esos dos monstruos. Hoy en día la afección que puede hacer renacer al fascismo es la aversión al TTIP, al marxismo cultural, al Islám, y a la inmigración masiva.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos)
viernes, 28 de octubre de 2016

¿El fascio renace?

Amigo Progre descarriado: La historia es la historia, no realidad contemporánea. El fascismo es historia. La historia no renace. Menos aun cuando la cinta transportadora del mundo contemporáneo nos tiene a kilómetros del mundo en que nació el fascismo. Es más, las afecciones de quienes hicieron nacer el fascismo, no podrían ser las nuestras. Mi abuela vivió en un mundo que más se parecía al de Alfonso El Sabio que al nuestro. Eso es lo que nos tiene azorados. No tenemos punto de comparación con la historia.

# Publicado por: Pablo (Chile)
jueves, 27 de octubre de 2016

El analisis de Sternhell

Como todo lo que tenido la suerte de leer del sr. González Cuevas me ha interesado mucho, he leido este articulo con el mayor interés, y desde luego no decepciona. Como no está completo, igual lo que voy a decir es superfluo, porque él mismo lo hará mas adelante. Me refiero a lo importante e interesantes que son los estudios sobre los origenes del fascismo de Zeev Sternhell. Los situa indiscutiblemente en la izquierda. Y no es extraño, ya que el marxismo como método de analisis del pasado puede aportar algo, pero como profecia es totalmente falsa. Dado que sus profecias sobre el triunfi del comunismo no se cumplian, surgieron el revisionismo de Bernstein, el leninismo (que revisa y muy a fondo a Marx) y, si seguimos a Sternhell, el fascismo.


# Publicado por: Carlos Caballero (Alicante)
miércoles, 26 de octubre de 2016

El fascio renace en la izquierda

Nolte y Payne se cuentan entre los más precisos analistas del fascismo.
El fascismo nació en la izquierda, como herejía marxista (curioso que la socialdemocracia también nació como herejía marxista, como bien señla el autor del artículo), y el fascismo está renaciendo otra vez en la izquierda, dentro del sector de la socialdemocracia que no comulga con la corrección política ni con el buenismo. Verbigratia: el autor del manifiesto no oficial del movimiento Alt Right es un judío homosexual que cree en la democracia parlamentaria y en el Estado laico, o sea, un progre. Lo que pasa es que no se traga las trolas multiculturales ni feministas. Hablamos de Milos Yannopoulos. Y de pronto, dentro del mundo progre de toda la vida de Yankilandia, surgen voces apoyando a Trump, como Susan Sarandon. Algo se está moviendo dentro el pensamiento progre más fino y menos burdo, y ese algo está alentando al fascio aggiornato que viene. Y bien hecho.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Víctor Barrio, ¡presente!
Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra
Los griegos y nosotros
Aforismos para hacer frente
Así era la vida en una casa de Pompeya
El Gran Pan ha muerto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
3 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
4 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
5 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |