''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)

JAVIER R. PORTELLA
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
Heterodoxia

elmanifiesto.com

14 de octubre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Siempre he tenido la impresión de que a quien no haya sabido escuchar o no haya querido entender a Manuel Ruiz Amezcua a la primera, no merece la pena insistirle. Su (forzosa) heterodoxia implica un compendio tan claro y tan sencillo como llamar a las cosas por su nombre. Ignorar su voz y enredar se destinan a significado semejante. Por ese motivo, muchos creen que Ruiz Amezcua es una voz “única”, “excepcional”. Se engañan. Toda voz literaria es única y excepcional. La gran virtud de la cultura de masas consiste precisamente en igualar voces y criterios, que nadie destaque, que nadie replique. Que nadie sea otro impensado, o mucho peor: imprevisto.

Si, como decía Ortega y confirmaba Gasset, la política y la cultura son la superficie de la historia, no queda otro recorrido para la creación artística en general y la literatura en particular que clamar en lo profundo de esa realidad inmediata, la que justo por su abrumadora presencia obnubila nuestra capacidad para ver y sentir “más allá de las cosas”. Desde este punto de vista (si hay otro que alguien me lo presente, yo encantado), hablar de heterodoxia literaria es un pleonasmo grande como el Panteón de Gallegos Ilustres. La literatura, por definición, es heterodoxa o no es nada; o todavía peor: se degrada hasta la propaganda. Ejemplos del malentendido hay muchos: la literatura “para entretener”, la literatura “comprometida”, “para concienciar”, ese híbrido entre el cotilleo y el aderezo naif que algunos editores titulan “historia novelada” y otros ingenios, a cual más autocomplaciente y convencido de su relevancia, como aquel loro flaubertiano que moría de inmodestia, satisfecho por la atención con que el desierto escuchaba su graznido. Empero, no estoy en contra ni me parece mal que numerosos autores y legiones de lectores se encuentren tan cómodos, tan como en casa, arañando la superficie de la cultura, mas sería conveniente, de justicia, poner a cada santo su milagro y no los del vecino en el calendario: una cosa es la taquilla y otra el espectáculo; pues pasar por taquilla, acompañado de jubilosas multitudes, es poco mérito en el arte aunque luce mucho en el fútbol (otra cultura en la superficie de lo vano y entretenido, según se mire).

Me acudían estas reflexiones al santiscario, otra vez, hace breves fechas, cuando llegó a mi domicilio la impresionante reedición que Galaxia Gutenberg ha publicado de “Lenguaje tachado”, de Manuel Ruiz Amezcua. Otros poetas y críticos, escritores y gente del oficio, han llegado más lejos, mucho más lejos. Incluso han conseguido perfección en el salto inverosímil desde la modesta engañifa de la cultura de masas al simpático momio de la política. Pero ninguno, que yo sepa, ha conseguido que su obra completa (poesía, artículos, ensayos), haya sido publicada por una editorial del prestigio y exigencia de ésta que, desde hace un par de años, se ha volcado con la obra de Manuel. Y, desde luego, muy pocos autores implicados sin reservas con la tradición literaria española y con esa tendencia (tan española igualmente), de llamar pan al pan y vino al vino, lograron que sus escritos figuren en catálogo junto a clásicos como García Lorca, Blas de Otero, José Ángel Valente… Todo lo cual devuelve a Galaxia Gutenberg, lo admito, cierta presunción de heterodoxia. Y convierte a Manuel Ruiz Amezcua en algo que, por principio y mera lógica, no se puede ser: una voz excepcional en los páramos de la mediocracia intelectual española. Con perdón.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
Del azul nacen los caballos
Por qué Le Pen no va a ganar en Francia
Control mental - El arma oculta de las élites
Cervantes, inventor del doctor Watson
Cicatriz
La dependencia de Cataluña
Un país imaginario
Muerte o muerte
Capitalismo, mentira, mito y realidad
"Rebeldes", la seducción de la aventura
La fantasía de la razón en el universo holmesiano
Los bárbaros
Autores indie
El vuelo del águila
El PP se suicida
Este artículo, hace cuatro días, se titulaba "El PP salva los muebles"
Podemos, un partido para los días de fiesta (II)
Podemos, un partido para los días de fiesta (I)
Algo por la vida, la verdad y la belleza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
3 Los nuevos reaccionarios
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |