''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La maldad buenista y animalista

Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero


Son tontos y malvados los animalistas. Pero su diagnóstico es certero.
Javier R. Portella

18 de julio de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
Son tan buenos… Se apiadarían hasta de una mosca. ¡Angelitos! Adoran a los animales (hasta los prefieren, a veces, a los humanos). Detestan con toda su alma la violencia: todos somos hermanos (y hermanas), dicen, mientras alzan la bandera de la gran compasión universal y abren de par en par las puertas a los millones de hermanos y hermanas que se agolpan prestos a invadir a Europa.
 
Pero he aquí que, de pronto, los bonachones de España, Francia y otras partes (ya sean pobres o ricos, poderosos o del montón), estallan de rabia, se estremecen de ira, revientan  de odio (recordemos los mensajes eructados en las redes sociales: “¡Has merecido tu muerte, cabrón!”, “¡Iremos a mear sobre tu tumba!”). Semejante violencia resulta tanto más asombrosa cuanto que es vertida… ¡sobre un muerto! Sobre Víctor Puerto, el joven torero caído en acto de servicio en la plaza de Teruel.
 
En acto de servicio, sí: el de un servicio que le resulta tan insoportable al espíritu bienista que, en el fondo, no hay ninguna contradicción entre dicho espíritu y el odio viscoso que le produce un héroe muerto por todos y ante todos.
 
Un héroe (basta semejante palabra… y ya se ponen a vomitar), un héroe que arriesga su vida en público, ante todos (no en privado, como el alpinista o quien practica un deporte de riesgo). Lo hace con la muerte en frente —la de la bestia y, a veces, la suya—, ritual, simbólicamente expuesta a la luz pública, ante todos; con la muerte —tanto la vuestra como la mía— lanzada a la cara de un mundo que se niega obstinadamente a verla; con la muerte entrelazada a la vida a través de una belleza en la que, por el arte de los hombres, también la bestia se halla implicada, pese a lo cual seguirá siendo ella misma (no hay nada más opuesto al circo que la tauromaquia). Heroicidad, belleza, intensidad de la vida, y vida ligada a la muerte: he ahí lo que le resulta insoportable, intolerable, al mundo cuya angélica bondad no es sino expresión de la gran nada en la que se encharca y muere.
 
¡No, dejémonos de tanta hipocresía! Lo que a nuestros contemporáneos les resulta insoportable en los toros no es en absoluto la muerte o los sufrimientos de un animal. Todos los días, después de haber padecido en los corrales y mataderos industriales sufrimientos al lado de los cuales las banderillas y puyazos son un juego de niños, “se matan en Nueva York / cuatro millones de patos —escribe Lorca en su poema—, / cinco millones de cerdos, / dos mil palomas para el gusto de los agonizantes, / un millón de vacas, / un millón de corderos / y dos millones de gallos”. Y nadie mueve ni una ceja. Es más, su carne se la zampan encantados los mismos que se rasgan las vestiduras cuando la muerte más digna de un toro tiene lugar, no en la siniestra oscuridad de un matadero, sino ante todos, públicamente, ritualmente, simbólicamente. Con la belleza de por medio.
 
Son tontos y malvados los animalistas (os recuerdo sus escupitajos lanzados contra el torero Víctor Barrio, su viuda y sus padres). Un odio miserable les roe el corazón tan pronto como perciben a un hombre vestido de luces, un toro en frente, y la vida, la muerte y la belleza entre ambos. Son tontos y malvados, es cierto, pero su diagnóstico es certero. Sienten con infalible precisión que ahí está su enemigo: el de un mundo empantanado en la nada, el de un mundo que pretende ignorar la muerte y, con ella, la vida. La vida de los mortales que sólo alcanza su sentido entre lo grande, lo bello y lo heroico.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Javier R. Portella
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Europa estará muerta en 20 años
2 SERTORIO
El khmer rosa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |