''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Soy feminista moderna"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular

ANTONIO MARTÍNEZ
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Gloria a Víctor Barrio, muerto en la plaza de Teruel

Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra


Cuando un hombre, ritualmente vestido de luces, plantándose ante una fiera, se juega la vida, son dos cosas las que persigue.
elmanifiesto.com

11 de julio de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

 
Cuando un hombre, ritualmente vestido de luces, plantándose ante una fiera, se juega la vida, son dos cosas las que persigue. Una, inundar de belleza, hacer llegar ese “no sé qué” (decía san Juan de la Cruz) que en el arte “se queda balbuciendo” hasta una naturaleza, una animalidad, una salvajidad que en sí misma —sin el latir de la presencia del hombre— nada sabe ni de belleza ni de arte, ni de muerte ni de vida. Otra cosa busca también, ante el animal y en connivencia con él (pero la connivencia, como ayer, puede quebrarse) el hombre vestido de luces. Busca enseñarnos a todos, al pueblo reunido en ese remedo del ágora que es una plaza de toros, que de lo que se trata ahí es nada más ni nada menos que de la muerte. Es la muerte, ritual, simbólicamente puesta en escena, lo que se expresa. No la muerte del animal: la de todos. La tuya, la mía: la muerte sin la que no puede haber vida, la muerte sin cuya punzada insostenible no puede haber, entre tantas otras cosas, ni arte ni belleza.
Por eso los abanderados de la Nada, los que quieren acabar con el arte, el espíritu y la vida, no soportan el escándalo que es una corrida de toros. No soportan semejante puesta en escena, semejante simbolización. Y por eso también, en esa otra cara de la abyección y de la muerte por vulgaridad masificada en que pueden convertirse las “redes sociales”, la plebe animalista eructa hoy, feliz y alborozada, ante la muerte de quien se sacrificó para enseñarnos a morir y a vivir.
 
Así cuenta Zabala de la Serna, cronista taurino del diario El Mundo, cómo el torero Víctor Barrio subió a la eternidad que aguarda a los héroes —y sólo a ellos— el sábado 9 de julio de 2016, “a las cinco, a las cinco en punto de la tarde”, como lloraba Federico García Lorca a Ignacio Sánchez Mejías.
Javier R. Portella
 

 
Lloraban los toreros de plata a las puertas de la enfermería de Teruel. Las cuadrillas que habían trasladado el cuerpo inerte desde el ruedo se abrazaban desconsoladamente. Lo contaba David Casas desde Pamplona, anunciaba la tragedia por televisión, la muerte global de un torero: «Nos confirman lo peor. Víctor Barrio ha muerto». A las 20.25 de la tarde también lo confirmaba la doctora Ana Cristina Utrillas y firmaba el parte de defunción: «Certifico la muerte del torero Víctor Barrio Hernanz, a las 20.25 horas, tras sufrir cornada en tórax derecho, donde se realizan maniobras de resucitación cardiopulmonar con intubación orotraqueal. Se realiza toracotomía derecha, apreciando perforación del pulmón derecho, rotura de la aorta torácica con disección posterior hasta hemitórax izquierdo».
 
Un toro de la ganadería de Los Maños, un toro lucero y burraco, fiel a su encaste Santa Coloma en pinta y en lo certero, había atravesado el pecho de Víctor Barrio de lado a lado, contra el suelo. Había entrado como tercero en el sorteo. Maldita la suerte. De 529 kilos. Número 26. Y el nombre que ahora lucirá en los anales de la España negra con Perdigón, Bailaor, Islero, Avispado, Burlero, los toros que se llevaron en sus pitones las vidas de El Espartero, Gallito, Manolete, Paquirri, Yiyo. Lorenzo mató ayer a Víctor Barrio; Lorenzo, hijo de la vaca Lorenza. Lorenzo había derribado a Barrio, descubierto por el viento cuando toreaba con la izquierda. Su largo cuerpo tendido a merced de los pitones: Víctor medía uno noventa. O más. Ni tiempo a hacer la croqueta como escapatoria. Veloz como una piraña el santacoloma. En el vídeo se ve. A los pocos minutos ya lo estaba viendo toda España por Internet. Por la red. Por Twitter. Y el pitón se hunde con la ayuda del contrafuerte del suelo. Se hunde como si el costado derecho de la chaquetilla fuese manteca. Se hunde hasta la misma cepa. Y el gesto del torero es de dolor en la sacudida, en el certero empujón. Cuando lo suelta y se gira, yace. Ya no hay gesto, es un rictus. El revuelo de los capotes de las cuadrillas se hace inútil. Cuando lo recogen del suelo, con su terno grana y oro, el terno de los valientes, una mano del torero, aún con vida, se desliza yerta, ausente, como sin pulso. Raquel está en el tendido. Como siempre. Raquel es la mujer de Víctor, que apenas ha cumplido los 29. Y baja como una exhalación a las puertas de la enfermería, donde su marido acaba de entrar con un aliento insuficiente para que las maniobras médicas los resuciten: «Cornada en tórax derecho. Entraba en parada cardíaca en la enfermería. Se le iniciaron las maniobras de reanimación con intubación, se le ha hecho una traqueotomía de urgencia. Hemos podido apreciar que era una cornada mortal con perforación del pulmón, de la aorta torácica y disección del plano posterior de la aorta hasta llegar al hemitórax izquierdo...». Y a las 20.25 la certificación de la defunción. Casi a las misma hora en Arévalo (Ávila), El Juli, Miguel Ángel Perera y Andrés Roca Rey, se están repartiendo un saco de ocho orejas de una corrida de Garcigrande, pero ya lo saben. Conocen la muerte de su compañero en Teruel, en la Feria del Ángel. Del Ángel caído. Y no quieren salir a hombros. La muerte (global) del torero de Sepúlveda se había conocido al instante en todo el planeta. Y el caso es que el toro estaba siendo bueno. El tal Lorenzo. La tarde se había anunciado como un duelo de ganaderías: Los Maños versus Ana Romero. Y Curro Díaz y Morenito de Aranda figuraban como compañeros de cartel. La corrida se suspendió. Curro no quiso seguir. Hoy nadie querría. Raquel seguía el coche fúnebre ya de noche; Víctor seguía persiguiendo sueños.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 12 de julio de 2016

Viva la fiesta!!

A la chusma insensible, brutal, lobotomizada y podemita que pretende acabar con la fiesta habría que meterla en un campo de fútbol y soltarles a los hinchas rusos. Lo peor de todo es que esa misma chusma come rabo de toro en las tabernas. No son vegetarianos.Sin embargo, mis respetos por la gente a las que no les gusta la fiesta pero respeta a los que nos gusta y no pretende prohibírnosla.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempo, La Mancha)
martes, 12 de julio de 2016

ES UNA TRAGEDIA

No voy a defender las corridas de toros, creo que finalmente y por fortuna desapareceran por si solas. Pero la muerte de un ser humano siempre es una tragedia. Me da lo mismo que sea en un ruedo, en una guerra o en accidente de coche. No puedo entender a los que dicen defender a los animales y se alegran de la muerte de un hombre. No puedes amar a los animales si no amas a tus semejan tes, no puedes amar a los animales si odias y predicas odio al torero y a sus familiares. Es vergonzoso los mensajes de alegria y odio que han corrido por los medios. Si eso es ser animalista yo dejo de serlo. Mi más sentido pésame a la mujer, padres y familia de Victor Barrio.

# Publicado por: Cecilia (Vinaròs)
martes, 12 de julio de 2016

Ninguna tragedia

Todas la palabras poeticas dichas en éste artículo, se resúmen solo a describir un hecho puntual, murió por la forma en que decidió vivir, abatido en una justa por un rival que en desventaja demostró ser mejor.

# Publicado por: Silvia (Buenos Aires )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Víctor Barrio, ¡presente!
Los griegos y nosotros
Aforismos para hacer frente
Así era la vida en una casa de Pompeya
El Gran Pan ha muerto
Cioran, ¿pensamiento reaccionario?
Aproximaciones al desarraigo
Pienso, luego… ¿estorbo?
Voluntad. La fuerza heroica que arrastra la vida
La crisis de lo divino y el laicismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Flashman, metapolítica del antihéroe
2 Un capitalismo sin límites
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |