''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 16 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Dixie

JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¡Fora Don Quixot!


Calentitas todavía las celebraciones cervantinas, merece la pena rememorar brevemente la campaña hispanófoba que organizó el catalanismo hace un siglo.
Jesús Laínz

26 de mayo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Calentitas todavía las celebraciones cervantinas, merece la pena rememorar brevemente la campaña hispanófoba que organizó el catalanismo hace un siglo aprovechando el Desastre del 98 y el tercer centenario de la publicación del Quijote, que se celebró siete años después.
Porque, a pesar de haber sido Cataluña la región más patriotera y belicista durante toda la guerra, como lo demuestran los periódicos catalanes de le época, incluidos los de la extrema izquierda (La Campana de Gracia, La esquella de la Torratxa), a partir de la derrota aquellos mismos periódicos, y sobre todo los catalanistas (La Veu, La Tralla, ¡Cu-Cut!), comenzaron a echar la culpa de lo sucedido a la España castellana.
Por aquellos años se acuñó el concepto quijotismo para definir a una Castilla perezosa, fanfarrona y anclada en las glorias militares del pasado frente a una Cataluña industriosa, realista y moderna. Así pues, los únicos responsables de la pérdida de las provincias de ultramar, de las que tanto beneficio había obtenido la burguesía industrial –y negrera– catalana, habrían sido los castellanos, de espaldas a la realidad y empeñados en desfacer entuertos como el trastornado hidalgo cervantino, en quien los catalanistas personificaron el indeleble carácter castellano. Probablemente uno de los principales forjadores de esta idea fue Valentín Almirall, pues ya en 1886 había explicado que los pueblos europeos, según sus virtudes y características, podían ser clasificados en una escala cuyos extremos serían el positivismo basado en el sentido pragmático individualista y el idealismo basado en el afán de abstracciones. Según Almirall, el primer extremo estaría ocupado por los anglosajones y el segundo, por los castellanos, respectivamente representados por John Bull y Don Quijote.
A bote pronto, que es como suelen construirse las opiniones políticas, el enunciado parece atractivo, pero el problema es que no tiene nada que ver con la realidad. Porque la prensa catalana de aquella época reflejó que los catalanes fueron igual de patrioteros, fanfarrones y quijotes que los demás españoles. En cientos de ocasiones se rieron de los yanquis, los insultaron de todas las maneras posibles, sobre todo llamándoles borrachos y tocinaires –la versión regional del salchicheros nacional–, les acusaron de materialistas y echaron mano a las glorias militares del pasado para apoyar sus argumentos.
Un solo ejemplo entre mil: el 29 de abril, dos días antes del hundimiento de la flota española en Cavite, La Esquella de la Torratxa menospreciaba tanto el materialismo de los estadounidenses, "rassa de mercaders sense conciencia", como la superioridad técnica de sus buques. Y explicaba así el motivo por el que daba por segura la victoria española:
Y es que ‘ls barcos espanyols posseheixen lo que no tenen ni tindrán may los barcos de Nort-América. Los barcos d’Espanya tenen una ánima, l’ánima de la nació, que quan se tracta de un empenyo d’honra, no conta ‘l número, ni mediex lo poder dels séus enemichs. Tripulan los barcos americáns gent mercenaria, aventurera, reclutada per diners, qu’ estiman la vida per lo que ‘ls val y ‘ls reporta; tripulan els nostres los dignes successors del héroes de Lepant y dels mártirs de Trafalgar.
Muy rápida y desvergonzadamente iban a olvidar los periodistas catalanes, y una parte muy considerable de los catalanes en general, estas efusiones patrióticas tras la aplastante derrota ante los buques yanquis. Pues en cuestión de días, si no de horas, muchos se olvidaron de ello y comenzaron a acusar a los castellanos de los pecados que ellos mismos habían cometido más que nadie. Sobre esta interesantísima amnesia colectiva, de trascendental importancia en el origen del éxito del nacionalismo catalán, sigue pendiente un examen de conciencia por parte de la sociedad catalana.
Al concluir la lucha contra los Estados Unidos, los exultantes redactores del periódico La Nació Catalana (nuevo nombre del que hasta entonces se había llamado Lo Regionalista) consideraron que la derrota de España era una gran alegría para Cataluña. Éste fue el título de un artículo publicado el 15 de julio de 1898, con la sangre del almirante Cervera y los suyos todavía fresca: "Espanya agonizant. Descrèdit vergonyós del quixotisme y de la patriotería. Triomf del catalanisme".
Por su parte, La Veu de Catalunya explicó su poca fe en una regeneración española con el argumento de que
no hay símbolo como el de Don Quijote para la raza que ha llevado a España a la actual ruina (…) Hora es de que España aproveche la experiencia. Pero no temáis, no la aprovechará. Es la eterna patria de Don Quijote, como tal ha obrado y obrará siempre.
La principal víctima del antiquijotismo fue, naturalmente, el pobre Don Quijote, cuyo tercer centenario se celebró siete años después del 98 y que fue utilizado por la prensa catalanista radical para manifestar su rechazo a una España derrotada agitando la castellanofobia. Sobre todoLa Tralla y ¡Cu-Cut! arremetieron contra España con el Caballero de la Triste Figura como excusa.
"Estamos en plena epidemia de cervantorrea", lamentaron en ¡Cu-Cut!, pues temían que los catalanes perdieran la cordura "debido al contacto con toda la descendencia quijotesca". Por eso pidieron desde sus páginas que se quedaran los castellanos con su Quijote, "y buen provecho les haga, que nosotros no somos de su parroquia".
El 4 de de mayo de aquel cervantino año de 1905 ¡Cu-Cut! publicó una viñeta titulada "De ayer a hoy" en la que aparecía Don Quijote invitado a cenar por un paisano catalán durante su visita a Barcelona en el siglo XVI. Pero cuatro siglos después, con el paisano rojo de ira, el hidalgo castellano seguía abusando de su hospitalidad comiéndole los cargos y empleos encarnados en un pollo.
No crean que lo de España nos roba es invento de hoy.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 30 de mayo de 2016

De la Belle Epoque a la bancarrota

Tras el cogreso de Viena, Europa entró en un periodo de paz. Digamos que de valses y operetas. La burguesia y el obrero ganaban dinero. Y se lo gastaban. Fue la Belle Epoque.... Que les duraria hasta 1914, cuando ya estaban aburridos de tanta paz.
En España -siempre desincronozada- ese afán belicista.le llegó antes. Encima, perdiendo por goleada.
Lo primero que hace un mal perdedor es declararse inocente traicionado y echarle la culpa al que puede. En el caso de Barcelona, más que de Cataluuña. su bossanova o chacacha del tren.... fue Castilla. Los mas beneficiados de braguetazos y herencias -lease autarquia- culparon a su socio, hermano o primo. Primo mas bien.
El resto es historia, conocible como la que nos cuenta. Gracias por el resumen.

# Publicado por: P (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Dixie
2 JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)
3 JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta
4 Se acabó la Crisis
5 Locas, encoñadas y desarraigadas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |