''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 20 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Antiamericanismo?


Nunca he demonizado a América; para mí es un adversario, no una figura del Mal. Hablar de "principal enemigo" no lo convierte tampoco, como a veces se cree, en un enemigo absoluto. En política, no hay absolutos.
Alain de Benoist

14 de abril de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

 
Desde sus orígenes, los Estados Unidos tienen una cuenta pendiente con Europa. Cuando las primeras comunidades de inmigrantes se establecieron en el Nuevo Mundo querían romper las reglas y principios que existían en Europa. Pero los estadounidenses no sólo deseaban romper con Europa. También querían crear una nueva sociedad/empresa que fuera, probablemente, la mejor para regenerar la humanidad. Querían iniciar una "nueva Jerusalén", que podría convertirse en un modelo para una República universal. Este tema bíblico, que está en el centro del pensamiento puritano, se repite como un leitmotiv en toda la historia de América, desde la época de los Padres Fundadores. Fueron ellos quienes dieron a luz a la idea del "Destino Manifiesto", quienes inspiraron la "Doctrina Monroe", que es lo que les ha seguido permitiendo definirse como "nación universal que persigue ideas universalmente válidas" (Thomas Jefferson).
 
Los estadounidenses siempre han sentido que sus valores y su forma de vida eran superiores a los demás y tenían validez universal. Ellos siempre pensaron que tenían la tarea de difundir estos valores e imponer esta forma de vida en toda la superficie de la tierra. Creer en la división moral binaria del mundo, creen que encarnan el bien y se imaginan, en palabras del presidente Wilson, que el "privilegio infinito" estaba reservado para ellos con el fin de "salvar al mundo". Su tendencia al unilateralismo y al hegemonismo, por tanto, no es cíclica. Viene de muy lejos. El problema es que, hoy en día, los mitos fundadores de la nación americana se han convertido en políticas operacionales.
 
De 1993 a 1994, entramos en la era "postatlántica" caracterizada por la disolución, de hecho, de todo un sistema en el que la Alianza Atlántica era su  corazón, disolución en que los mismos Estados Unidos han asumido la responsabilidad de exigir a sus aliados que se comporten como vasallos. A la guerra fría le sucedió una paz caliente; un mundo bipolar, una globalización en la que Estados Unidos representa la fuerza principal, pero en la que la lógica subyacente es tecno-económica y de carácter financiero, ya que se caracteriza, sobre todo, por la dominación global de la Forma-Capital.
 
En los últimos años, las tensiones entre Europa y los EE.UU. han seguido empeorando. Ellos ahora se extienden a casi todas las áreas. No hay duda de que la globalización va a agravar estas tensiones entre ellos, aunque sólo sea porque, desde un punto de vista geopolítico, Europa es más que nunca una potencia continental, y los Estados Unidos, una potencia marítima.
 
Durante mucho tiempo reservados sobre el asunto de la integración europea, los Estados Unidos, ahora, son abiertamente hostiles a la misma. Ellos juegan abiertamente a la división (o dilución) de Europa, ya que su interés es mantener a Europa débil y dividida.  Thomas Friedman –uno de los cronistas más influyentes de la prensa política exterior estadounidense–, escribió en el New York Times que entre los Estados Unidos y Francia se ha desatado "la guerra". «Es hora de que los estadounidenses se den cuenta, escribió [...] que Francia se ha convertido en nuestro enemigo». Por lo tanto, las cosas están claras. Quien nos designa como enemigo, automáticamente deviene en nuestro enemigo. No creo que esto sea un crimen.
 
Los americanos hace una lectura, al mismo tiempo, de tipo “hollywoodiense” y mesiánica de la vida internacional. La visión del mundo a la que se adhieren es una visión en la que cada poder independiente es visto como un enemigo potencial. Esto significa que el pensamiento norteamericano no tiene otra referencia que a sí mismos, que los estadounidenses ya no ven el mundo más que a través de ellos mismos. Es por eso, que toda doctrina estratégica estadounidense tiende a impedir que sus rivales alcancen la paridad militar y tecnológica con los Estados Unidos, que cualquier persona que pretenda contradecir este principio se denuncia de inmediato como cómplice del "eje del mal". Es por ello, que no resulta exagerado decir que los Estados Unidos son, actualmente, el principal factor de inestabilidad en el mundo, el principal factor de embrutecimiento de las relaciones internacionales.
 
El "antiamericanismo" puede entenderse de dos maneras: como una crítica de los Estados Unidos (y de manera más amplia, del "americanismo" o de la americanización), o como sinónimo de americanofobia. Suscribo la primera definición, pero no la segunda. No soy americanófobo, simplemente porque rechazo todo tipo de fobias. Si bien es cierto, que yo también tengo poca simpatía por el mundo de las cheer leaders  y de los golden boys, por los red necks y los "veteranos" del Vietnam, hay muchas cosas de las que tuve la oportunidad de disfrutar durante mi estancia en los EE.UU., ya fuera a partir de la gran literatura norteamericana (Steinbeck, Dos Passos, Mark Twain, Melville, Faulkner, Hemingway, etc.), o por el gran cine americano, cuando éste no se limitaba a los efectos especiales fundamentados en un absurdo e infantil moralismo.
 
Diré que nunca he demonizado a América; para mí es un adversario, no una figura del Mal. Hablar de “principal enemigo” no lo convierte tampoco, como a veces se cree, en un enemigo absoluto. En política, no hay absolutos (excepto en la imaginación de George Bush y su alter ego Bin Laden). El enemigo de hoy todavía puede ser el aliado de mañana. El enemigo principal no es necesariamente aquel con el no que se siente la menor afinidad. De todos los enemigos posibles, simplemente los Estados Unidos son los más fuertes como para convertirse en la principal amenaza.
 
Hoy podemos ver el nacimiento de una verdadera opinión pública europea. Europa está empezando a redescubrirse como algo distinto de los Estados Unidos. En los próximos años, la brecha transatlántica se profundizará. Aparecerán nuevas líneas divisorias. De momento, el espíritu de la resistencia o de la colaboración atraviesan todos los campos. Yo estoy del lado de la resistencia.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 20 de abril de 2016

EEUU no es América

Eso de confundir Estados Unidos con América me parece una deformación muy europea, subconscientemente, colonizadora. El
artículo de Benoist tiene desde el título esta deformación. Sepa usted que los únicos americanos de esta parte del mundo somos los que tenemos raíces autóctonas y nada de invasores. Como tal somos profundamente antiestadounidenses y antihegemónicos en general. Por lo tanto, antifranceses cuando Francia asume la misma moral sionista para agredir e invadir territorios donde asentó su poder colonial y pretende hoy querer asegurar su continuidad.

# Publicado por: alizo rojo (perú)
jueves, 14 de abril de 2016

France is a weird country

No hay que confiar de quien cree que Francia es un estado comunista. Tampoco de quien tiene la brillante idea de plagar la Francia rural de McDonald´s. Tampoco de quien cree que los franceses son alcohólicos por beber un litro de vino per capia diario. Tampoco de quien dice esta cosas: ´´Why is France considered as latin country? Some of the people looks latin, as does some of its music, but there is no latin ´feel´ when I´m there. South America is much more latin than France´´. Tampoco entienden eso de dedicar tanto tiempo al almuerzo o de pasar el rato en cafés que no sean Staurbucks.

# Publicado por: Progre descarriado (Navalcarnero con esteroides)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ¡Viva usted como James Bond, oiga!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |