''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?


La barbarie islamista del Daesh nos amenaza, mientras que el régimen de Bashar el-Assad nunca nos ha amenazado. Contra la primera, hay que apoyar al segundo.
Alain de Benoist

30 de marzo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


En los últimos meses estamos asistiendo a la reaparición de Rusia en la escena internacional. Algo que, al parecer, no le agrada a todo el mundo. ¿Es éste un paso hacia un mundo multipolar?
La declaración de guerra de Rusia a Daesh es un hecho de primera magnitud. Al imponerse como un actor clave en la cuestión siria, ha sorprendido a los EE. UU. y sus aliados. Por su realismo, su sentido geopolítico, su inteligencia estratégica, Vladimir Putin, consecuentemente, confirma el estatuto de potencia internacional de Rusia. Más aún, se está constituyendo, con Irán, China y otros países emergentes, un bloque eurasiático que transforma toda la situación geoestratégica. La OTAN debe ahora tener en cuenta a la Organización de Cooperación de Shanghai. De hecho, es un paso hacia la emergencia de un mundo multipolar, es decir, un reequilibrio de las relaciones de poder en el mundo.
Veremos en el futuro cómo evoluciona la situación sobre el terreno. Pero de momento ya podemos ver que, a diferencia de Francia, que sólo efectúa ataques homeopáticos, y a diferencia de los Estados Unidos, que hacen la guerra sin intención de ganarla, el Kremlin ha movilizado todos los medios necesarios. Putin, de quien dijo la prensa occidental, pretendiéndose perspicaz, que se preparaba para “dejar caer el régimen sirio”, fue autorizado por su Parlamento y garantizó el apoyo de veinte millones de musulmanes que residen en su país. Contrariamente a los norteamericanos y sus aliados, interviene de acuerdo con el derecho internacional, con el aval del Consejo de Seguridad de la ONU y a petición de los sirios. Y lo hace por varias razones. En primer lugar, porque es impensable para él dejar que los islamistas del Daesh  se apoderen de Siria, donde se encuentra Tartous, la única base rusa en la región. A continuación, porque representa una gran oportunidad para eliminar algunos miles de yihadistas rusos originarios del Cáucaso. Por último, y sobre todo, porque con este procedimiento se presenta de golpe como una gran potencia emergente con la que habrá que contar en el futuro.
En el caso de Siria, hay quienes quieren acabar con Daesh y otros para quienes derrocar a Bashar el-Assad es la prioridad. ¿Éste es realmente el problema?
Si nos preguntamos en abstracto lo que es peor, si una dictadura o el triunfo de una red terrorista como Daesh, entonces la cuestión es muy difícil de situar como problema. Lo “peor” es siempre relativo a una situación dada. La única pregunta es: ¿cuál de ellos es más contrario a nuestros intereses? Si es la dictadura, entonces tenemos que luchar contra la dictadura; si es la red terrorista, entonces es ésta a la que debemos enfrentarnos. En el caso de Siria, la respuesta es simple. La barbarie islamista del Daesh nos amenaza, mientras que el régimen de Bashar el-Assad nunca nos ha amenazado. Contra la primera, hay que apoyar al segundo. Pero en el fondo del problema está la rusofobia. Para los Estados Unidos como para Francia, el objetivo número uno es, principalmente, reducir la influencia rusa. Damasco es aliado de Moscú, la eliminación de Assad, por tanto, se convierte en la prioridad.
Entonces, también se censura que los ataques rusos se dirigen no sólo contra el Daesh, sino contra los rebeldes sirios que combaten contra el régimen legal de Damasco. Pero ¿por qué no habrían de hacerlo? Vladimir Putin sabe que, en el caso de Siria, no hay “islamistas moderados”, sino sólo rebeldes armados, aliados objetivos de los terroristas, que las fuerzas armadas sirias son las únicas que pueden combatir efectivamente al Estado islámico, y que la eliminación del régimen alauita en Damasco abriría las puertas a Daesh. Quiero llamar la atención, de paso, sobre la naturaleza grotesca de las reacciones indignadas y escandalizadas efectuadas por los miembros europeos de la OTAN en cuanto al hecho de que los aviones rusos sobrevolaron la frontera aérea de Turquía, justo cuando estos Estados aceptan que sus propias fronteras terrestres sean violadas cada día por miles de inmigrantes ilegales venidos principalmente de Turquía.
Por lo tanto, parece que Francia siempre juega con un gran retraso. Francia, de hecho, no sólo se alinea con los Estados Unidos, sino que siempre retrasa su tiempo de respuesta. En 2013, François Hollande anunció que iba a bombardear Damasco, pero luego cambió de opinión porque Washington decidió dar marcha atrás. Al año siguiente, se imponen sanciones contra Rusia, pero a continuación decide recibir a Putin porque Obama lo había recibido antes que él. Hoy en día, bajo la influencia del ministro de asuntos exteriores más execrable de la V República, Laurent Fabius, se insiste en la inmediata salida de Bashar al-Assad, que no exigen ni los estadounidenses ni los alemanes, porque es tan poco realista como si las democracias occidentales hubieran requerido la salida de Stalin antes de su alianza con la Unión Soviética contra Hitler.
Después de completar el trabajo de atlantización de la diplomacia nacional iniciado por Nicolas Sarkozy, Francia ha adoptado, frente a Moscú, una posición de Guerra Fría que nada puede justificar, si no es su total alineamiento con la política de la OTAN, y continúa con la pretensión de decidir en lugar de los sirios que deben dirigir Siria. Al no tener ninguna política exterior independiente, Francia, de hecho, está condenada a jugar un pequeño papel subordinado. Después de cuatro años de apoyo a las “petromonarquías” del Golfo y sus bandas islamistas anti-Assad, ve cómo se derrumban todas sus hipótesis y que no está en condiciones de actuar como mediador en ningún sitio. Nadie le escucha, no cuenta para nada, está fuera de juego.
Entrevista realizada por Nicolas Gauthier
y traducida por Jesús Sebastián Lorente

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 04 de abril de 2016

Rusia

Muy bien por Putin que sabe lo que quiere, le apoya su pueblo y mantendrá el orgullo y la defensa de su nacion cueste lo que cueste

# Publicado por: Patxicu (Pamplona)
jueves, 31 de marzo de 2016

El artículo anterior

Respecto al artículo anterior: lo mejor de los judíos son sus autores antisemitas (Weininger) o antisionistas (Finkelstein). También lo son los autores nazis of Volkish cuya obra no puede comprenderse sin sus maestros judíos (Heidegger o Jung). Y, sobre todo, lo mejor de los judíos es la industria del porno.

# Publicado por: Progre descarriado (Trujillo, Extremadura)
miércoles, 30 de marzo de 2016

Rusia

Europa se está debilitando a marchas forzadas y la UE no ha servido más que para que los países que la componen se conviertan en meros títeres de sus dirigentes y de sus extraños proyectos, como impulsar las invasiones de pueblos y culturas ajenas a nuestro territorio. Rusia,sin embargo, representa la fuerza y la voluntad de prevalecer ante las maquinaciones del capital mundial y la globalización. Rusia está empezando a ser un ejemplo para millones de personas que tememos perder nuestra identidad y disolvernos en meras masas consumistas y multiculturalistas a quienes quieren hacer sentir culpables de ser europeos, franceses, españoles, alemanes y desean convertir en otras cosas, apátridas, asexuadas, relativistas, acogedores de todas y cada una de las formas y manifestaciones del mundo proyectado por los EEUU y sus aliados. Los tiempos que se avecinan van a ser difíciles y es más importante que nunca saber si queremos recuperar el espíritu de lo que fuimos, mantener los logros de nuestra civilización y la dignidad como pueblos de la gran Europa que muchos compartimos con Rusia

# Publicado por: Fernando (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |